eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

June Fernández

Periodista vasca especializada en género, diversidad sexual y migraciones. Empecé en El País. Ahora dirijo la revista pikaramagazine.com, colaboro con Diagonal y con diversos medios locales y especializados.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1199

Hermanas nicas, yo sí os creo

Si escribo sobre Nicaragua no es para participar en un debate sobre política internacional. Es una forma de paliar un poquitito la impotencia; sentir que hago algo por mis amistades, por los colectivos que me acogieron, por el país al que decidí mudarme, aunque finalmente esa etapa duró menos de lo previsto. Por las y los estudiantes que se encierran en las universidades y por las madres de los muertos y desaparecidos que gritan verdad y justicia. 

Quiero sentirme conectada con ellas a pesar de que es imposible sentir en carne propia el terror que enfrentan. Miedo a que te peguen un tiro en una protesta; a que los parapoliciales te sometan a vejaciones sexuales; a que te secuestren; miedo a que desaparezcan a tu hermano, que cumple con el perfil de víctima mortal —varón, menor de 25 años, estudiante—; miedo a que apliquen contigo la amenaza de 20 años de cárcel por terrorismo, es decir, por ejercer el derecho legítimo a la protesta. Miedo cuando una persona de tu mismo pueblo publica tu foto en Facebook con la leyenda “golpista” encima, contextualizada con un mensaje de odio que termina con la palabra PLOMO. Miedo a exiliarte y sentir que abandonas a tu familia y a tu pueblo. Miedo a decidir quedarte sin saber cómo terminará esta historia: ¿guerra civil?, ¿dictadura sin disimulos?, ¿un país controlado por los paramilitares y los grupos de choque, cada vez más armados?

Seguir leyendo »

Antirracista a ratos

Llegué al feminismo a través del antirracismo. La primera organización en la que milité fue SOS Racismo Bizkaia. Leí El harén en Occidente, de Fátema Mernissi, mucho antes que El segundo sexo, de Simone de Beauvoir. La primera situación de hostigamiento machista en Internet que viví fue por ser portavoz de una acción que demostró la discriminación racista en el ocio nocturno bilbaíno.

La agenda de la comisión feminista de SOS Racismo incluía conocer los impactos específicos de la reforma de la Ley de Extranjería en las mujeres migradas, denunciar la situación de las trabajadoras del hogar y cuidadoras en régimen de internas o señalar a la política inhumana de fronteras como la principal causa de la trata de mujeres para la explotación sexual.

Seguir leyendo »

A los que miran a Irán

Me hice periodista movida por dos motores: la curiosidad y las ganas de escuchar. Me siento afortunada de que mi trabajo consista en algo tan nutritivo como escuchar y difundir discursos y vivencias distintas que me interpelan, sacuden mis prejuicios, me provocan cortocircuitos que me hacen seguir dudando y también afianzando algunas certezas. No muchas. Una de esas certezas es que todas las personas, incluso en los contextos más opresivos, tenemos agencia, es decir, poder de actuación. 

Como periodista, y como editora de un medio, me interesa poner el foco en las estrategias de las personas para defender su integridad y su libertad, de forma individual y también en colectivo, en sus formas de rebelarse contra las opresiones, de reapropiarse del insulto y el estigma y transformar la violencia en empoderamiento. No parecen compartir ese interés los ciertos de usuarios y usuarias de Twitter que nos han bombardeado esta semana con respuestas difamatorias, insultantes y de brocha gorda por publicar una entrevista de la que os hablaré más abajo. Extrañada de que ese torrente de odio fuera espontáneo, ya que llegó varios días después de que difundiéramos la entrevista, busqué en esos foros monopolizados por machos supremacistas y ¡bingo! parece que todo empezó con que en LaBurbuja.info un usuario compartió una cita de la entrevistada descontextualizada. 

Seguir leyendo »

Las señoras del macramé

Desde que en Pikara Magazine alquilamos un local a pie de calle para establecer nuestra redacción, recibimos frecuentemente visitas que nos alegran el alma. La semana pasada hubo dos muy distintas e igualmente emocionantes. Elías Knörr, poeta gallego de origen e islandés de adopción, vino a preguntarnos referencias de literatura queer en euskera, y nos regaló una sobrecogedora actuación.

Dos días después, la redacción se llenó de representantes de las asociaciones de mujeres, como una actividad del Foro de Igualdad que dinamiza la Diputación de Bizkaia. Treinta y pico mujeres, la mayoría mayores de 60 años, nos preguntaron con mucha curiosidad sobre nuestro proyecto, hojearon con avidez nuestras revistas en papel y les vendimos unos cuantos ejemplares: “Os he conocido por mi hija, que es feminista y os sigue mucho”. “Quiero regalárselo a mi nieta, a ver si espabila, que la veo muy atontá”. “Yo ya tengo toda la colección; la primera me la regaló mi marido”. Varias se comprometieron también a proponer a su asociación hacerse colectivo amigo de Pikara. Las mujeres del grupo de teatro Diz-Diz de Mungia  —el pueblo en el que estudié secundaria e hice vida hasta los 22 años — nos contaron que cada 8 de marzo hacen una lectura dramatizada del testimonio de una sobreviviente de violencia machista publicado en nuestra sección de libre publicación, en 2011.

Seguir leyendo »

¿A quién le importa?

De niña quería ser bailarina o peluquera. Cualquiera que conozca mi aburrido pelo, resultado de mi falta de destreza con la cera, entenderá que lo de peluquera era por socialización de género. Lo de bailarina, en cambio, es vocación frustrada. La danza es, desde que tengo uso de razón, una de las cosas que más feliz me hace en la vida. A los cinco-seis años, me tomaba muy en serio las clases de ballet: el ritual de hacerme el moño, el empeño baldío en lograr hacer el espagat, el entusiasmo con el que ensayaba el gran jeté y las piruetas en el salón de casa y en cada paseo con mi familia por el campo. Se ve que no tenía ni condiciones físicas ni demasiada gracia, porque cuando por fin (creo que a los ocho años) me tocaba pasar al grupo de las mayores y cumplir mi sueño de bailar con puntas y tutú ‘El lago de los cisnes’, la profesora decidió que no, que tenía que seguir un año más en el grupo infantil. ¿Conocéis a alguien más a quien le hayan hecho repetir ballet?

Seré patosa pero tengo dignidad. Reaccioné a tamaña humillación dejando la escuela e iniciando mi carrera como la bailarina amateur más versátil que hayáis conocido. A lo largo de mis restantes 25 años he practicado baile moderno, danza contemporánea, danzas tradicionales vascas, danza oriental, jazz-funky, hip-hop, danza africana, danza afrocubana, un intensivo de bachata, y alguna clase puntual de contact, de salsa cubana y de reggaeton.

Seguir leyendo »

Es por Nicaragua

Hasta el pasado viernes, este iba a ser un artículo sobre ‘Fama ¡a bailar!’, el concurso televisivo de talentos de danza al que estoy enganchada. Estaba escribiéndolo mentalmente cuando recibí por Facebook un baño de realidad, de la mano de mis amigas nicaragüenses. Ese viernes por la tarde hora española, se hablaba todavía de las tres primeras víctimas mortales en l as protestas de jóvenes universitarios que fueron reprimidas por policías, con el apoyo de los grupos de choque de la Juventud Sandinista, que actúan motorizados y armados. Las movilizaciones iniciales respondían a una reforma del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que afecta a las pensiones, pero pronto supusieron una impugnación más amplia al Gobierno de Daniel Ortega. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos ha confirmado la muerte de 24 personas en las protestas en cinco días, la mayoría chavales menores de 24 años. Un periodista recibió un disparo a la cabeza mientras retransmitía las protestas en directo por Facebook.

Las escenas para no dormir que se han hecho virales incluyen policías disparando al interior de las universidades, el despliegue del ejército en la ciudad de Estelí, los antimotines (antidisturbios) entrando a la Catedral de Managua para quitar los víveres a quienes allí resistían y la denuncia de una mujer a la que los antimotines humillaron obligándola a desnudarse y hacer sentadillas. Según el periódico La Prensa, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) está armando no sólo a sus juventudes sino también a pandilleros, para enfrentarse a los estudiantes y protagonizar los saqueos que utiliza el Gobierno para criminalizar las protestas.

Seguir leyendo »

¿Y si las palabras salvasen vidas?

¿Os acordáis de la polémica en redes sociales cuando Leticia Dolera ironizó con “el campo de nabos feminista precioso” que les había quedado a los presentadores de la gala de los Goya? En Twitter, algunas voces señalaron que ese tipo de expresiones son desacertadas porque establecer esa correlación entre penes y hombres sigue una lógica que invisibiliza a las personas trans; en concreto, a las mujeres con pene.

Leticia Dolera rectificó en Twitter, lo cual no gustó nada a un sector del feminismo. Yo publiqué un reportaje en Pikara en el que tres mujeres trans opinaban sobre ese tipo de expresiones tan socorridas para las feministas (incluidas consignas como ‘Polla violadora a la licuadora’), y tampoco gustó nada a cierto sector del feminismo. Nos dijeron que somos las defensoras de los nabos (me pregunto qué opinarán los machinazis de esto). Las más desacomplejadamente transfóbicas nos dijeron que somos las amigas de los hombres con vestido.

Seguir leyendo »

El camino de nuestras ancestras

La revista Time ha reconocido como ‘persona del año 2017’ a las impulsoras del movimiento contra el acoso sexual #Metoo (#Yotambién). Aunque fue la denuncia pública por parte de actrices de Hollywood como Ashley Judd contra el productor Harvey Weinstein la que hizo que el acoso sexual normalizado fuera noticia durante semanas y meses, Time visibiliza a mujeres que han denunciado la violencia sexual en espacios muy distintos, como Isabel Pascual, trabajadora migrada mexicana dedicada a la recogida de fresas en Estados Unidos que denunció el acoso sexual al que estaban expuestas ellas y sus compañeras de trabajo.

Se considera que el detonante fue el ya célebre tuit de Alyssa Milano invitando a todas las mujeres que hayan vivido acoso a decir ‘Yo también’. Pero Time cuenta que la actriz se inspiró en el lema que usaba desde los años 90 la activista Tarana Burke para impulsar un proyecto comunitario que invitaba a las mujeres racializadas a hablar de violencia sexual. En una entrevista publicada ayer en este medio, Burke señala que “la sociedad está educada para responder a la vulnerabilidad de las mujeres blancas mucho más rápido que a la de las mujeres de color, y por eso reciben distintos tipos de atención”, y le preocupa que el movimiento #Metoo se haya “blanqueado”.

Seguir leyendo »

Comparaciones odiosas (segunda parte)

Hace tres años, en julio de 2014, leí en este medio el siguiente titular: "Con los delitos de odio y discriminación no hay la conmoción social que hay con el machismo”. Reaccioné dedicando un artículo titulado ‘ Comparaciones odiosas’, en el que consideraba estéril y contraproducente discutir si unas formas de discriminación siguen más arraigadas y toleradas que otras (además de recordar que las agresiones machistas son delitos de odio). Señalaba que también había escuchado afirmaciones en el otro sentido, igualmente desafortunadas, como que “si 70 inmigrantes o 70 gays fueran asesinados cada año por el hecho de serlo, esa violencia sería tratada como un asunto de Estado”. Este verano he escuchado en repetidas ocasiones, incluso en Pikara, el argumento de que las expresiones de misoginia gozan de mayor impunidad que las de xenofobia.

Así que ese artículo que escribí hace tres años sigue vigente, aunque hoy matizaría una afirmación: decía que lo que causa conmoción social es, en todo caso, sólo el feminicidio, mientras que otras formas de violencia siguen estando normalizadas. En 2017 hemos de reconocer algunos tímidos avances (porque no reconocerlos supone no reconocer los logros del movimiento feminista y de las comunicadoras feministas).

Seguir leyendo »

Cuatro retos sociales ligados al debate sobre la gestación subrogada

Aclaración previa: este artículo no pretende convencer a nadie a favor de la regulación de la gestación subrogada ni en contra del alquiler de vientres. Entre otras cosas porque yo misma no tengo una posición definida. Sí que tengo clara mi desconfianza hacia una regulación que favorezca el bien común y el respeto a los derechos sexuales y reproductivos. Lo que pretendo es alertar contra argumentos de brocha gorda que están abundando en los medios.

Resulta inevitable establecer paralelismos con el debate de la prostitución. Entre otras cosas, porque el discurso feminista más visible, el de #NoSomosVasijas, contextualiza la gestación subrogada en la violencia patriarcal que explota y mercantiliza los cuerpos de las mujeres para satisfacer deseos ajenas. Frente al riesgo de reproducir la misma polarización, el mismo desencuentro estéril, animo a una actitud abierta a la reflexión y el diálogo para poder encarar mejor un debate de una complejidad abrumadora.

Seguir leyendo »

  • +Pikara

    Es por Nicaragua

    #7 Este es un blog autónomo. eldiario.es no decide ni sugiere los temas que tratamos en él ni mucho menos los enfoques. En este post no hay agenda oculta. Hay emoción y hay compromiso revolucionario y antiimperialista. ¿Es propaganda del imperio que una lideresa indígena que defiende el territorio ante los megaproyectos fraudulentos de Ortega haya sido apuñalada cuando viajaba para sumarse a esas protestas?

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Yo también estuve en el "viaje secreto" a Venezuela

    #26 Lo hago el resto del año, créeme.

      • Votar a favor 10
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    La homofobia no es increíble

    #6 A las personas que ya cuestionan la heteronormatividad no las he nombrado en ese momento, no por excluirlas sino porque son las compañeras de viaje. Me interesaba dirigirme a quienes nos miran desde arriba, desde su posición inconsciente de privilegio. Los chicos gays y bisexuales seguro que sabéis de lo que hablo. ¡Un abrazo! (June)

      • Votar a favor 4
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    La homofobia no es increíble

    #5 Lo de "hetero tolerante" iba dirigido a las personas que se sitúan ahí, que se reafirman en su identidad heterosexual y que desde su posición de privilegio inconsciente dicen cosas como "pero yo no tengo nada en contra de los gays". Y por eso uso la palabra tolerante. En efecto, es fea, pero es lo que transmite mucha gente, que no normaliza la diversidad, sino que "nos toleran". A esas personas es a las que me interesaba hacer reflexionar. Pero muchas gracias por el toque.

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #24 Gracias por ilustrarme y sacarme de mi ignorancia. 'Los derechos del niño' tampoco es plural, y se utiliza como si incluyera a las niñas.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #23 Pikara se escribe con tilde y con 'k' porque es su grafía en euskera, dado que las cuatro fundadoras somos vascas. Hay que ver a lo que se agarran los machunos estos para desacreditar.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #15 (Soy la autora del artículo)

  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #14 Soy lesbiana. He excluido premeditadamente a las lesbianas (al principio, incluía la aclaración) por dos motivos: porque Nicole Kidman no es un icono erótico lésbico y sí una sex simbol para el público masculino heterosexual (vaya, no me imagino esa frase en una revista de lesbiana), y porque me parece evidente que ese tipo de formulaciones no se hacen pensando en las lesbianas, colectivo al que no ninguneo yo precisamente. He visto Mad Men entera y es de mis series preferidas, entre otras cosas por sus personajes femeninos. Pero, de entrada, la serie se centra en el misterioso Don Draper y sus compañeros de trabajo. No es una crítica a la serie, solo digo que una peli llamada "hombres locos/cabreados", con la silueta de un hombre trajeado, es atractiva para las mujeres, mientras que una serie llamada 'Chicas', no. Es lo mismo que expone Casciari, así que, si te parece que yo saco las cosas de quicio, imagino que él también.

  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #13 Soy lesbiana. He excluido premeditadamente a las lesbianas (al principio, incluía la aclaración) por dos motivos: porque Nicole Kidman no es un icono erótico lésbico y sí una sex simbol para el público masculino heterosexual (vaya, no me imagino esa frase en una revista de lesbiana), y porque me parece evidente que ese tipo de formulaciones no se hacen pensando en las lesbianas, colectivo al que no ninguneo yo precisamente. He visto Mad Men entera y es de mis series preferidas, entre otras cosas por sus personajes femeninos. Pero, de entrada, la serie se centra en el misterioso Don Draper y sus compañeros de trabajo. No es una crítica a la serie, solo digo que una peli llamada "hombres locos/cabreados", con la silueta de un hombre trajeado, es atractiva para las mujeres, mientras que una serie llamada 'Chicas', no. Es lo mismo que expone Casciari, así que, si te parece que yo saco las cosas de quicio, imagino que él también.

  • Fenómenos

    Tenemos que hablar de Adam Driver

    #3 Estoy de acuerdo con que el tipo tiene un magnetismo innegable y su voz es uno de tantos argumentos para ver las series en versión original. Ahora bien: lo que Adam le hizo a Natalia no es una cabronada, es una agresión sexual. Es ficción y soy la primera a la que le gusta que los personajes no sean maniqueos. Pero eso fue una agresión.

  • +Pikara

    Es por Nicaragua

    #4 Muchas gracias por el artículo. La invisibilidad de Nicaragua en la prensa internacional es alarmante. Aún se lucha en contra del proyecto del Canal de Nicaragua, que hemos denunciado, por el cual, se vendió la soberanía entera a un chino y se amenazó, persiguió y torturó a quienes se manifestaban pacíficamente. El gobierno de Nicaragua purgó a los verdaderos sandinistas hace ya mucho tiempo y es Ortega quien tiene asesores americanos en su gobierno. A ver si la pretendida izquierda progresista se entera ya de una vez, de cómo está el mundo. Pretenden apropiarse de ese bello país, amenazando su riqueza natural - la reserva Indio Maíz estaba ardiendo hace dos semanas- y a su bella gente guerrera a la que desde aquí mandamos un fuerte abrazo y mucho ánimo, y por supuesto que hay que escribir de Nicaragua y contar lo que nuestros amigos nos mandan en imágenes, porque esto es el verdadero periodismo, el que informa. Ya no hay un gobierno sandinista en Nicaragua, todos los que hicieron la revolución han sido apartados y/o represaliados.

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 2
  • +Pikara

    Es por Nicaragua

    #5 Ojalá llevases razón en tu comentario. Desgraciadamente Nicaragua ha estado gobernada por un sandinista que no ha sabido ni querido hacer mucho por su pueblo. En Nicaragua ha habido fraude electoral en varias ocasiones y desgraciadamente esto es un hecho. Cuando un presidente usa su poder para evitar unas votaciones libres no hay excusa que pueda valer. Cuando un presidente acumula riqueza para su familia, permitiendo que su pueblo las pase putas no creo que sea lógico hablar bien de él. Mucho menos pensar que está orquestado una corriente antisandinista, esa corriente es sencillamente 'antidanielista'. Y con razón.

      • Votar a favor 7
      • Votar en contra 1
  • +Pikara

    Es por Nicaragua

    #2 Ayer Venezuela Hoy Nicaragua Ayer llamábamos traidor a Lula Hoy lloramos su cárcel

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 3
  • +Pikara

    Es por Nicaragua

    #3 eldiario.es y, por supuesto, The Guardian en política internacional siempre apoyando las intervenciones de EEUU y sus homólogos europeos (pueden estar contentos: Honduras, Paraguay, Brasil, ...). Ahora toca Nicaragua, y eldiario.es hace y hará lo mismo que ha venido haciendo con Venezuela...

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 7