eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Silvia Benedí

Cosmopueblita ante todo. Siempre buscando proyectos que nos den la posibilidad de seguir soñando.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

Yo el mindfulness lo hago en el huerto

Vicente tiene 92 años, fue pastor (un gran gremio del que hablaremos otro día), cada día arranca su motocicleta y se va al huerto. Antes se echa un cafecico en el bar y lee el periódico. Vicente alcanzó la “conciencia plena” hace años, y él ni se ha enterado.

El mindfulness o “conciencia plena” es una corriente psicológica (de esas que de repente se ponen de moda) que dicen algo así como que tienes que vivir el momento y educar a tu mente para que en cada situación enfoques tus pensamientos (y de esta forma que tus ideas no se comporten como un “mono loco” saltando de un lado a otro).

Seguir leyendo »

La casa del pueblo

La casa que tienes en el pueblo se pueden catalogar en cuatro modelos: la habitas, la habitas en momentos puntuales (fiestas, verano, fines de semana, etc.), es la casa familiar y pertenece por lo menos a 4 personas (y a toda su descendencia), y por último, la casa familiar es la de tus tatarabuelos y pertenece por lo menos a 27 personas (y a toda su descendencia).

En los dos primeros casos vamos bien (aunque tienen un porcentaje muy alto de convertirse en el caso 3 y 4). En el caso 3 suelen ser casas que están cerradas y en el caso 4 suelen ser casas que están cerradas y prácticamente están en ruinas.

Seguir leyendo »

Mi hija no sabe que es de pueblo

¡Ya verás el día que se entere! Espero que cuando tenga 14 años, y con la terrible edad del pavo -“puede” que nos esté machacando la existencia- no utilice esto en nuestra contra. Pero ahora, que está a punto de cumplir 7 meses, aún no sabe que es de pueblo.

Digo que no lo sabe, porque por ahora cualquier niña de ciudad y ella han tenido la misma oferta y los mismos servicios.

Seguir leyendo »

Cosmopueblitas

Ojalá yo hubiera inventado esta palabra, pero no, se la escuché a mis amigas del “Mobu”. En cuanto la escuché sabía que me definía perfectamente. Vivo en un municipio en el que todos sus habitantes caben en un bloque de una gran ciudad, he viajado algo (más que me gustaría haber viajado y viajar) pero creo que no hay mejor sitio para vivir que un pueblo.

Y he de decir, atención: ¡que no estoy sola! Somos unos cuantos a los que nos gusta vivir en nuestro pueblo. Y que ya nos cansa ese mensaje lastimero y pesimista sobre nuestra vida aquí y nuestro futuro.

Seguir leyendo »