La portada de mañana
Acceder
El PP estira el 'efecto Feijóo' y ensancha su ventaja sobre el PSOE en más de tres puntos
Podemos intenta ganar peso en el proyecto de Yolanda Díaz
OPINIÓN | Isabel y Alberto, por Antón Losada

Domínguez (IGN): “El repunte de sismicidad y tremor pueden ser indicios de una subida de la actividad del volcán”

Itahiza Domínguez, sismólogo del IGN.

Efe


0

El repunte de la sismicidad y del tremor podrían ser indicios de que la energía del volcán de La Palma, en fase descendente en los últimos días, podría volver a subir, según Itahiza Domínguez, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

En declaraciones a Efe, Domínguez explica que la sismicidad intermedia, con hipocentro entre 10 y 15 kilómetros, bajó notablemente hace cuatro o cinco días, aunque la profunda se mantuvo.

“La cosa es ver si se mantiene o no. Muchas veces funciona a pulsos de varias horas. Si sigue así podríamos llegar a niveles máximos de finales de octubre”, avisa.

En cuanto a la señal del tremor, apunta que en las últimas horas se ha situado en valores de principios de noviembre, “cuando había dado los primeros bajones”.

La deformación del terreno sigue sin cambios.

¿Qué puede indicar este repunte de la sismicidad?

Itahiza Domínguez indica que probablemente tenga que ver con una realimentación del sistema con magma que viene de mayor profundidad.

Los terremotos en profundidades intermedias, cuyo repunte es lo novedoso en estas últimas horas, tienen una relación con el fluir del magma que llega de la corteza de la Isla y están relacionados con la actividad en superficie, explica el sismólogo.

“No sabemos si habrá cambios importantes en superficie. No siempre ha sido así. Puede haber mayor emisión de picoclastos, de lava o si acabará afectando al cono, que es la mayor preocupación”, ya que una nueva recomposición podría variar el rumbo de las coladas, esgrime Domínguez.

También se puede manifestar con un aumento de la explosividad y de la emisión de cenizas, como viene sucediendo desde ayer martes.

Lo que se sigue descartando es una nueva intrusión de lava en otro punto que no sean los centros emisores en la zona de Cabeza de Vaca.

“Al final todo esto tiene que ver con la tónica cambiante de la erupción y el volcán puede tener un nuevo pulso, aunque no llegaríamos a los niveles de otras fases”, desliza Domínguez.

“Últimamente venimos diciendo que baja la energía, pero podría volver a subir”, concluye.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats