La Audiencia de Cuentas creó la jefatura anticorrupción para la cuñada del presidente una semana después de que cesara en su cargo anterior

La que fuera directora de la Agencia Tributaria Canaria, María Jesús Varona, durante el Gobierno de Coalición Canaria junto a la por entonces consejera de Hacienda, Rosa Dávila, y el viceconsejero de Hacienda, Javier Armas

El puesto de “técnico de auditoría jefe de prevención de la corrupción” de la Audiencia de Cuentas de Canarias, recaído en la cuñada de su presidente, se creó exactamente una semana después de que María Jesús Varona Bosque cesara a petición propia en su anterior destino al frente de la Agencia Tributaria Canaria. Varona dejaba su puesto el 26 de septiembre de 2019, tras producirse el relevo en la Consejería de Hacienda del Gobierno regional mediante el pacto del PSOE con Nueva Canarias (NC), Unidas Podemos (UP) y la Agrupación Socialista Gomera (ASG), que desalojaba del poder a Coalición Canaria (CC) tras 26 años ininterrumpidos. El único órgano al frente del cual aún hoy sigue una persona de ese partido, Pedro Pacheco, el cuñado de Varona, es precisamente la Audiencia de Cuentas.

La Audiencia de Cuentas de Canarias nombra a dedo como jefa contra la corrupción a la cuñada del presidente

La Audiencia de Cuentas de Canarias nombra a dedo como jefa contra la corrupción a la cuñada del presidente

Según el Boletín Oficial de Canarias (BOC), María Jesús Varona cesó el 26 de septiembre de 2019, y el 3 de octubre su cuñado creaba la plaza que el pasado 11 de mayo le fuera otorgada a aquella mediante una convocatoria por el procedimiento de libre designación.

Ninguna de las numerosas llamadas efectuadas ni los mensajes enviados por este periódico al teléfono de Pedro Pacheco han recibido respuesta, pero fuentes conocedoras del expediente aseguran que el presidente de la Audiencia de Cuentas se abstuvo desde su inicio sin que formalmente constaran las causas de su abstención. Nadie aclara si avisó desde el principio a los demás consejeros de los vínculos concretos con esa candidata, ni de cómo se acordó que se procediera a su abstención. Hay mutismo absoluto.

La nueva plaza creada por Pacheco en la Audiencia de Cuentas de Canarias no parece haber sido necesaria a lo largo de los 31 años que el pasado día 3 cumplió ese órgano fiscalizador, y se crea justo ahora que Coalición Canaria ha sido desalojada de las principales instituciones del Archipiélago, las que tiene que escrutar. Sin embargo, sigue sin cubrir desde hace al menos dos años la plaza que ocupa en el escalafón el puesto número 2 en el organigrama del Gabinete de la Presidencia, tras la secretaría general: el de responsable de relaciones institucionales y comunicación. Un puesto al que los periodistas no pueden acudir para consultar cuestiones como estas relativas precisamente al órgano que ha de velar por el recto funcionamiento de la administración pública canaria.

En el Parlamento de Canarias, donde Unidas Podemos ya se ha pronunciado calificando el nombramiento de “irregular y poco ético”, no se ha promovido aún ninguna acción institucional. Al fin y al cabo, tanto la Audiencia de Cuentas de Canarias, como el Diputado del Común o el Consejo Consultivo son órganos dependientes de la Cámara autonómica tan solo a los efectos presupuestarios y gozan de autonomía de gestión plena. Su fiscalización parlamentaria, en todo caso, depende de la Comisión de Hacienda, a cuyo frente se encuentra un diputado de Coalición Canaria, Narvay Quintero, consejero del último gobierno nacionalista.

La cuñada del presidente de la Audiencia de Cuentas, María Jesús Varona, es una alta funcionaria de la Comunidad Autónoma que había sido designada directora de la Agencia Tributaria Canaria por la última consejera de Hacienda de Coalición Canaria, Rosa Dávila, actualmente vicepresidenta segunda del Parlamento regional.

Una vez cesó en ese cargo al frente de la Agencia Tributaria Canaria, Varona concursó junto a otras trece personas a la plaza que su cuñado creó una semana después. La designación se produjo tras la abstención de Pacheco, lo que hizo que la responsabilidad de gestionar el expediente recayera en el secretario general, Juan Fuentes, un profesional de 20 años de trayectoria en la casa que ha gozado de la confianza de cuatro de los cinco presidentes, todos ellos designados por Coalición Canaria. Fuentes no trabajó para el primer presidente, el socialista Antonio Márquez.

El informe de Fuentes evaluando a los aspirantes a la plaza fue elevado al pleno de la Audiencia de Cuentas, que ratificó por unanimidad la designación de la cuñada del presidente. En su informe, el secretario general avaló para el puesto a María Jesús Varona, “funcionaria de carrera”, por su “formación y experiencia”.

El pleno de la Audiencia de Cuenta de Canarias está formado, además de por Pedro Pacheco, por Fernando Figueredo, diputado del Partido Popular de 2007 a 2015 y candidato de este partido al órgano fiscalizador; Gervasio Miguel Rodríguez, que ha dedicado su vida profesional a la auditoría, la organización empresarial o el marketing, que fue propuesto por el PSOE; Elena María Hernández, que ha desempeñado diversos puestos en el Cabildo de Fuerteventura y fue designada por el PSOE, y María Inmaculada Saavedra, quien inició su carrera profesional como auditora del sector público, fue la aspirante de Nueva Canarias. La elección como presidente del candidato de CC respondió al reparto que las fuerzas políticas hicieron en el Parlamento.

Una fuente oficiosa del órgano fiscalizador ha explicado a este periódico que hay tranquilidad entre los miembros del pleno porque “el procedimiento de libre designación es objetivo, discrecional y se valoran y comprueban los méritos de todos los aspirantes", con criterios tales como "la confianza que inspira cada uno”.

En cualquier caso, el Boletín Oficial de Canarias, que publicó el pasado lunes la designación de María Jesús Varona como jefa contra la corrupción, establece que cabe interponer recurso protestativo de reposición ante el pleno de la Audiencia de Cuentas de Canarias en el plazo de un mes desde la publicación de la resolución, o un contencioso-administrativo ante los juzgados competentes, en un periodo de dos meses.

Etiquetas
Publicado el
12 de mayo de 2020 - 23:01 h

Descubre nuestras apps

stats