Nueva Canarias refunda el nacionalismo del siglo XXI como el “canarismo progresista”

Imagen de archivo de un anterior congreso de Nueva Canarias.

Nueva Canarias pretende iniciar a partir de este fin de semana una nueva etapa en el partido en la que se produzca una refundación del concepto tradicional de nacionalismo avanzando hacia el “canarismo progresista”, que define precisamente como el “nacionalismo del siglo XXI” o movimiento “necesariamente transformador, plural y profundamente democrático”. Se trata de un espacio político que cree que puede ser amplio, integrado por los partidos que así se definan y por los colectivos, organizaciones y personas que, sin adscripciones partidarias, puedan compartir muchas de las propuestas defendidas por la formación. Con este horizonte, llega a su V Congreso que se celebra este fin de semana en Las Palmas de Gran Canaria y en el que se abordarán otros asuntos relacionados con la pandemia, la crisis de Ucrania, el Sáhara o el pacto de Gobierno en Canarias, entre otros. También permitirá revalidar el liderazgo de Román Rodríguez, que sí presentará algunos cambios en la dirección.

La ponencia política que se va a defender este fin de semana lleva por título “fortalecer el canarismo progresista”. En ella se detalla que el concepto entraña el objetivo de tender hacia “la construcción de la nación canaria desde más y mejor autogobierno y ganando en soberanías, en capacidad real de decisión en los ámbitos políticos, económicos, alimentarios o energéticos”. Además, aboga supone una implicación en la consecución de mayores niveles de equidad, en el equilibrio territorial y medioambiental, en la plena igualdad entre mujeres y hombres, priorizar los cuidados y en la defensa de “nuestra identidad como pueblo”. 

Nueva Canarias entiende que es una formación “relevante” dentro de ese espacio de canarismo. En este sentido, en la amplia ponencia política insiste en que en estos momentos es una formación clave en las relaciones con el Estado. “Con una muy limitada presencia parlamentaria hemos sido esenciales en la consecución de unos presupuestos estatales (en los años 2017, 2018 y 2021) que mejoraban el trato a Canarias y permitían alcanzar muchas de sus reivindicaciones”, remarca el partido. La prioridad es así defender a Canarias “desde la exigencia de un trato justo y siempre mediante un diálogo constructivo”, para lo que cree fundamental negociar y exigir, “lo que siempre caracterizó al más consecuente y eficiente nacionalismo canario”, remarca el texto. 

Sin embargo, el partido no elude en esa ponencia recordar sus orígenes y reconocerse como heredero del nacionalismo canario que se ha ido construyendo en las cuatro últimas décadas. “Desde la UPC a Asamblea de Vecinos, posteriormente Asamblea Canaria, pasando por Roque Aguayro, ASBA o INC. Desde ICAN a la original CC, equilibrada ideológica y territorialmente. Con activa presencia en los movimientos pacifista, ecologista, feminista o de solidaridad con los pueblos. En la defensa de la escuela canaria y de nuestra identidad”, afirma.

¿La unificación del nacionalismo?

En este proceso de análisis y de cambio de estrategia y conceptos, Nueva Canarias asegura que no rehuye del debate sobre si se avanzará en la unión de las fuerzas nacionalistas que se encuentran arraigadas en “espacios insulares y en el ámbito nacional canario”. Sin mencionar al partido nacionalista con más fuerza en el Archipiélago, Coalición Canaria, el partido defiende ser consciente “de las diferencias que hoy nos separan en distintos temas y, también, de asuntos en los que compartimos análisis y posicionamientos”. Por ello, en este punto la ponencia recoge que “solo desde un canarismo fuerte en Canarias y en Madrid es posible influir, no sin dificultades, en el ámbito político e institucional estatal y conseguir que nuestro Archipiélago reciba un trato adecuado, respetando nuestros fueros y teniendo en cuenta nuestras especiales circunstancias”. De hecho, cabe recordar que en las pasadas elecciones generales concurrió con CC obteniendo dos diputados, Ana Oramas por Santa Cruz de Tenerife y Pedro Quevedo por Las Palmas, pese a que en determinadas cuestiones el sentido del voto de ambos ha sido distinto. 

“Entendemos que hay que contribuir a un proceso de entendimiento y acercamiento entre las fuerzas canaristas, sin forzar situaciones ni generar falsas expectativas. Siempre sobre la base de un programa comprometido de manera nítida con la protección del territorio y el medioambiente, con el bienestar de las personas y la equidad y la consolidación de un modelo económico sostenible. Sin el retorno a planteamientos conservadores que sostengan y prolonguen las actuales desigualdades”, remarca el texto, que incide claramente en que sí que existe una línea roja y es con la ultraderecha: “La defensa firme de los derechos conquistados deben constituir el muro frente a la ultraderecha y sus postulados insolidarios y contrarios a los derechos humanos”.

Más alianzas con partidos locales

Una de las fórmulas que explican el crecimiento de Nueva Canarias desde su constitución hace 17 años y en las que se fija para poder ampliar su espectro político son las alianzas con formaciones locales. Hay islas donde el voto nacionalista ya se encuentra copado por Coalición Canaria, como Tenerife y en el progresista se disputa entre las confluencias con partidos como Sí se Puede, IUC o Podemos. Estos acuerdos con partidos locales son los que auparon Antonio Morales (con la agrupación del sureste Roque Aguayro) a la presidencia del Cabildo o que han mantenido en otras localidades como Compromiso por Firgas-NC; ALPA Aagaete, Alternativa por San Mateo, entre muchas otras. El posible acercamiento con CC aleja a otras formaciones o asambleas locales como ASBA Valsequillo, que en 2019 se llegó a desmarcar de la decisión de NC de concurrir con CC al Congreso al no apoyar la alianza tras la dura oposición que había mantenido la formación de Román Rodríguez con el Gobierno de Clavijo. Una decisión que entonces tampoco contentó a las Asambleas Municipales de Fuerteventura (AMF). 

En este congreso se aboga por ampliar la base territorial y electoral. Para Nueva Canarias, Tenerife es una isla estratégica. No obstente, de momento se incorporan a este espacio de alianza con NC, Alternativa por Antigua (ALxAN) en Fuerteventura, presidido por el alcalde, Matías Peña; así como la Agrupación Electores por Tejeda, que gobierna el Ayuntamiento de esta localidad con mayoría absoluta con Francisco Juan Perera al frente de la Alcaldía.

Contexto actual y desafíos

Nueva Canarias recuerda que consiguió en 2019 un total de nueve alcaldías. Seis de ellas con mayoría absoluta y el resto con pactos con otras formaciones políticas. Además, remarca que forma parte de los gobiernos de otras 16 corporaciones. En otros ejerce como oposición. El partido se enorgullece de haber vuelto a presidir el Cabildo de Gran Canaria y el haber obtenido un concejal más en Las Palmas de Gran Canaria, donde sigue formando parte de su gobierno con PSOE y Unidas Podemos. Así mismo, insiste en que tiene más de 160 personas electas entre ayuntamientos y cabildos. También hace en ese amplio texto un balance positivo de  su entrada en el Gobierno de Canarias, que define como “un cambio en la política canaria tras 26 años de gobiernos de CC -sola o con PP o PSOE- y una última etapa de falta de centralidad, ideológica y territorial, de su dirección”. 

En la ponencia política se recuerda que la pandemia exigió una respuesta de los servicios públicos “inmediata y a la altura de las circunstancias”. El partido considera que se ha realizado un gran esfuerzo y posibilitado afrontarla “en adecuadas condiciones, contando con el buen hacer y la entrega de sanitarios, docentes y personal auxiliar”. Entre los retos que se marca se sitúa el mejorar los servicios públicos, superar el retraso que Canarias arrastra en dependencia, desarrollar el Plan de Vivienda 2020-2025 o avanzar hacia un modelo sostenible. Un documento en el que también se recoge un apartado para los feminismos, las desigualdades, las realidades LGTBi y su posicionamiento sobre distintos asuntos entre los que tampoco olvida la situación de las personas migrantes negándose al maltrato a estas personas y a la la ‘Lesbosización’ de Canarias. 

El partido no abandona temas que considera parte de su esencia como la defensa del Sáhara, y pide que “se cumpla con las resoluciones de la ONU, celebrando un referéndum de autodeterminación en el Sahara”, como también defiende el Estado de Palestina. Así mismo, alaba su papel en el desbloqueo de presupuestos generales en 2017 y 2018 y sus compromisos con el Gobierno de Sánchez en aspectos como la subida del salario mínimo o la reforma laboral.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats