El consejero de Sanidad no descarta que algún municipio cántabro alcance el nivel 4 de alerta la próxima semana

Terraza vacía en Santander minutos antes de toque de queda.

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, no descarta que la próxima semana haya municipios que se sitúen en un nivel 3 de alerta alta por COVID, e incluso que alguno acceda al nivel 4 de riesgo extremo, si se consolida el nivel 3 en el que acaba de entrar la comunidad en su conjunto. Un único paciente que ha ingresado en las últimas horas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) ha sido terminante, según el consejero, para que se dieran todos los factores necesarios para endurecer el nivel de alerta general de todo el territorio.

Rodríguez cree que Cantabria puede rebajar su nivel o consolidarlo según la evolución de los datos, pero en todo caso ha indicado que el nivel de alerta de la comunidad no lleva a una revisión automática de los niveles municipales que regulan las restricciones en cada ayuntamiento. El Semáforo COVID, que es la herramienta aplicada a estos casos, se actualiza cada martes y habrá de esperarse a la evolución de estos días para comprobar si el nivel 3 comunitario se consolida y cómo repercute ello concretamente en cada municipio. La implantación de los toques de queda municipales también siguen su propio ritmo y deberán actualizarse una vez acabe el actual período que afecta a 47 municipios en nivel 2.

El consejero de Sanidad ha hecho un llamamiento a la cautela y ha advertido que la Consejería no se precipitará a la hora de tomar medidas, prefiriendo esperar la posible consolidación o no de los indicadores y ver cómo incidirá el toque de queda, que se está cumpliendo satisfactoriamente, y el nivel de contagios en la franja de edad de 20 años, que está empezando a descender. La previsión de la Consejería es una estabilización de la situación y, posteriormente, un paulatino descenso

Vacunación y autocita

Rodríguez ha indicado que a finales de la próxima semana o como muy tarde el 2 de agosto los jóvenes de entre 18 y 29 años podrán autocitarse para recibir la vacuna antiCOVID. Ya se está probando el sistema de autocita, pruebas que continuarán a principios de la próxima semana. Los resultados son positivos hasta ahora pero se quiere tener la seguridad del que el sistema funcione correctamente.

Salvo imponderables concretos, esta semana se espera tener vacunada a toda la población que se encuentre en la sesentena y se pretende avanzar más en la franja de edad de los treintañeros. Para los cántabros de 29 años o por debajo, el sistema de autocita servirá para regular su propia vacunación.

El consejero ha rechazado que, pese al período vacacional que disfrutan parte de los sanitarios, haya menos disponibilidad de recursos humanos para inocular vacunas. De hecho, ha dicho, la pasada semana Cantabria batió su propio récord de vacunación. Si hay retrasos, se deben al suministro de vacunas, no a la falta de personal, ha insistido.

Mascarilla y festejos

Cantabria tiene capacidad jurídica de reintroducir la obligatoriedad del uso de la mascarilla, aunque aún se mantienen en la 'recomendación' de su uso en espacios públicos en donde no se pueda garantizar una distancia de seguridad de metro y medio, como ocurre en los núcleos urbanos.

Donde sí será obligatoria la mascarilla es en los programas de actividades festivas que se estén programando. Preguntado por los festejos de la Semana Grande de Santander, el consejero Rodríguez ha dado cuenta de que la Dirección General de Sanidad está en contacto con el Ayuntamiento de la capital y ha recordado que en citas con público, aunque sea en espacios abiertos como ocurre con los festejos taurinos, la mascarilla será de uso obligatorio y no se podrá comer ni beber.

Etiquetas

Descubre nuestras apps