La portada de mañana
Acceder
El 4M descabeza el PSOE madrileño y Sánchez lanza la batalla contra Susana Díaz
EEUU toma una decisión "histórica" sobre las patentes de vacunas, ¿y ahora qué?
Opinión - La revolución de Biden, por María Ramírez

Entrevista Pedro Hernando, portavoz parlamentario del PRC

"Cantabria no puede quedar al margen del desarrollo eólico, llevamos demasiados años de retraso en esta materia"

El portavoz parlamentario del PRC, Pedro Hernando.

Pedro Hernando (Santoña, 1968) está acostumbrado a entrar al cuerpo a cuerpo y se le nota cómodo en el debate dialéctico. Este abogado y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Cantabria es diputado y portavoz del Grupo Parlamentario Regionalista desde 2015, lo que le permite moverse por las entrevistas y las tertulias radiofónicas con la misma naturalidad con la que actúa desde la tribuna del hemiciclo en el antiguo Hospital de San Rafael. La mayoría absoluta que ostenta el bipartito PRC-PSOE esta legislatura le ha ahorrado además negociaciones in extremis y acaloradas charlas de última hora en los pasillos de la Cámara con otros grupos políticos de la oposición para sacar adelante las votaciones en los plenos, pero no le ha evitado continuos rifirrafes y encontronazos de alta tensión con otros portavoces a cuenta de un asunto que está levantando muchas ampollas en los últimos meses: el desarrollo eólico en zonas de alto valor ecológico de Cantabria.

La presión popular desafía de nuevo la instalación de parques eólicos en los Valles Pasiegos: “Ojalá estas movilizaciones terminen como las del fracking”

La presión popular desafía de nuevo la instalación de parques eólicos: “Ojalá estas movilizaciones terminen como las del fracking”

"Nuestras empresas necesitan energía barata, nuestros ciudadanos necesitan energía barata, y eso se consigue con las energías renovables. Ahora bien, no en cualquier espacio y no incumpliendo la legislación. Ese es el mensaje. Todo lo demás es tergiversación, demagogia y postureo", asegura rotundo sobre esta china en el zapato del PRC. A su juicio, la movilización social que comienza a vislumbrarse en algunos de los municipios afectados, principalmente de los Valles Pasiegos, está "sobredimensionada" porque "algunos colectivos están utilizando esta discusión para hacer demagogia en relación al desarrollo eólico por intereses económicos y partidistas". En cualquier caso, y pese a que parece un debate que los regionalistas tienen 'atragantado', con todos los focos puestos sobre su gestión, Hernando insiste en que "es necesario que las energías renovables vengan ya porque no podemos esperar otros 15 años". "Cantabria no puede quedar al margen. Llevamos demasiados años de retraso en esta materia", sentencia.

Tenemos que empezar hablando de la crisis sanitaria de la COVID y, sobre todo, del impacto económico que está teniendo y cómo está mediatizando la actividad política. ¿Hay margen para que esta no sea la legislatura del coronavirus?

Estoy seguro de que sí. Y es más, lo he dicho el otro día en tribuna parlamentaria: creo que tenemos la oportunidad de conseguir sentar las bases de la reconstrucción de la economía esta legislatura. Doy por hecho que todos los temas de salud van a ir avanzando, que las vacunas van a ser el objetivo fundamental y que la vacunación del 70 por ciento de la población a lo largo del verano en Cantabria se va a cumplir. A partir de ahí nos queda la reconstrucción de la economía, que es nuestra primera obligación. Estamos en condiciones de poder aprobar la Ley del Suelo, que es necesaria después de tantos años y de tantas reformas, estamos en condiciones de poder aprobar el Plan de Sostenibilidad Energética y de poder aprobar el Plan Regional de Ordenación Territorial (PROT). Si realmente eso se consiguiese aprobar en esta legislatura y le uniéramos la puesta en marcha de proyectos determinantes para Cantabria, como el tren con Castilla, La Pasiega o los proyectos financiados con fondos de la Unión Europea, creo que esta se recordaría como la legislatura del futuro de Cantabria, no la de la COVID. Si conseguimos sentar las bases de todo eso y avanzar en todas esas grandes obras, la COVID habrá sido un muy mal recuerdo dentro de diez años, porque dentro de diez años se verán los resultados del PROT, se verán los resultados del Plan de Sostenibilidad y se verán los resultados de la Ley del Suelo.

Marca las prioridades de lo que cree fundamental para esta legislatura, pero se ha sido perdido ha perdido como mínimo un año a consecuencia de la pandemia. ¿Queda tiempo para que todos esos proyectos que llevan tanto atascados salgan adelante y estén listos antes de que se celebren de nuevo elecciones?

Creo que la Ley del Suelo la vamos a ver en el Parlamento el próximo mes. A partir de ahí ya no se le puede achacar responsabilidades al Gobierno. Dependerá de lo que los parlamentarios estemos dispuestos a acelerar y a impulsar, y garantizo que los regionalistas lo vamos a hacer con toda la prontitud que se pueda. Es decir, la Ley del Suelo la vamos a tener en meses. Con lo cual, el primer objetivo, conseguido. Sobre el Plan de Sostenibilidad Energética, el consejero anunció que estará para final de año. Y el PROT, existe un compromiso por parte del Gobierno que el siguiente documento de planificación territorial que se va a aprobar después de avanzar la Ley del Suelo será ese. Tiene una parte de trabajo que ya se realizó la legislatura pasada, respecto a la participación pública, y ya se adelantaron muchos trabajos. Ciertamente no se redactó una ley. Ese fue el gran déficit para aprobar el PROT. Ahora, el Gobierno lo que está haciendo es justamente eso. ¿Ese PROT vamos a conseguir aprobarlo en esta legislatura pese a todo? Espero que sí, porque si no somos capaces de aprobarlo nosotros, mucho me temo que vuelva nuevamente a retrasarse. A veces los momentos de crisis son la mejor oportunidad para sentar las bases del futuro. Y esa es una circunstancia que tenemos que aprovechar.

Tanto la Ley del Suelo como el PROT tuvieron sus trabajos bien avanzados ya la pasada legislatura, pero falló la coordinación entre los socios, entre PSOE y PRC en el propio Gobierno. Había algunas discrepancias en cuanto a la fórmula para desarrollar estas normas. ¿Ahora mismo hay consenso, al menos dentro de los dos grupos que impulsan el Ejecutivo, para que salga adelante y los criterios que se deben respetar?

Estoy seguro de que sí. No creo que la legislatura pasada hubiera grandes diferencias, lo que hubo fue una cuestión de tiempos porque son leyes complejas, que requieren un espacio para la reflexión, para la explicación y para la aplicación. La legislatura pasada no dio tiempo. Es verdad que, también, no vamos a negarlo, existían algunas diferencias en algunos asuntos que tenían distinta consideración por parte de los socios de Gobierno, pero creo que esos elementos han sido superados. Siempre podemos mantener posturas en algunas cuestiones que pueden ser distintas, pero lo que tiene que quedar claro es que la Ley del Suelo va a ser una ley del Gobierno, de todo el Gobierno, como todas las leyes que salen del Gobierno de Cantabria y que cuentan en el Parlamento con el apoyo de los grupos parlamentarios que sustentan al Gobierno. Y además, estoy seguro de que la Ley del Suelo va a contar con el apoyo del resto de los grupos parlamentarios, porque en el proceso de desarrollo el consejero y el director general se han reunido con todos los grupos parlamentarios. De hecho, el Gobierno ha aceptado alegaciones de todos los colectivos, de la Federación de Municipios, del Colegio de Aparejadores, de los propios grupos políticos, que incluso previamente al debate parlamentario han podido plantear cuestiones que han servido para modificar el texto de su redacción inicial al contenido que espero que el mes que viene tengamos en el Parlamento. Así que estoy convencido que va a ser una ley que no puedo aventurar ahora que vaya a salir por unanimidad, pero que va a tener muchas posibilidades de contar con el apoyo mayoritario de todos los grupos.

En los últimos tiempos se ha colado en el debate público, pero también político durante los últimos plenos, la apuesta por la energía eólica y la situación que puede provocar en algunos territorios de forma paralela a esas leyes que están pendientes y que deberían marcar la pauta a seguir. ¿Cuál es la postura oficial del PRC respecto al desarrollo eólico en Cantabria?

Nosotros lo tenemos muy claro: Cantabria no puede quedar al margen del desarrollo eólico. Llevamos demasiados años de retraso en esa materia. No puede ser que Cantabria tenga solo un pequeño parque, el de Cañoneras, en Soba. El Partido Regionalista hace una apuesta clara por las energías renovables porque es necesario que las energías renovables vengan ya, no podemos esperar otros 15 años. También hemos dicho de una manera muy clara que todos aquellos proyectos que se presenten para desarrollar energías renovables en Cantabria, para desarrollar la energía eólica, en concreto, que es de la que ahora se está hablando, tendrán que cumplir toda la legislación, que es además muy garantista en materia de medio ambiente, del patrimonio, de cultura, de obras, de carreteras, de paisaje... Tendrá que cumplirlo todo, y si no, esos parques no pueden salir adelante. Nuestra postura es bien clara y además la hemos explicado. Yo lo he explicado en tribuna parlamentaria y creo que nuestros alcaldes con sus alegaciones lo están explicando en cada uno de los municipios.

¿No hay contradicción entre la postura que mantiene el PRC en los municipios afectados y en el Parlamento?

El alcalde de Miera, la alcaldesa de Solórzano, el alcalde Arredondo o el alcalde de Riotuerto son del Partido Regionalista y todos han presentado alegaciones a los proyectos de Garma Blanca o Ribota, que son los que están ahora en discusión, porque entienden como nosotros en el Parlamento que la energía eólica es importante, pero que hay que respetar todas las consideraciones y lo que se hace es seguir los procedimientos. No debemos olvidar que la viabilidad de estos parques la decide Madrid, no el Gobierno de Cantabria. La instalación de estos parques la decide el MITECO, el Ministerio de Transición Ecológica. Pero en el proceso de aprobación de la declaración de impacto ambiental el Ministerio tiene que pedir los informes sectoriales a todas las direcciones generales competentes del Gobierno de Cantabria y estas emitirán sus informes. Y estoy convencido de que la Dirección General de Medio Ambiente va a garantizar de manera absoluta que aquellos parques que no cumplan con la legislación y con la protección medioambiental que requieren estos espacios de Cantabria no van a tener el informe positivo y sin el informe positivo esos parques no van a salir adelante. Además de eso hay que recordar que ahora mismo hay solicitudes para 1.700 megavatios en Cantabria, mientras que el plan de sostenibilidad energética establece 700 megavatios. Es decir, hay 1.000 megavatios que no se van a poder adjudicar aunque cumplieran los requisitos legales.

¿Entiende entonces el debate que se ha generado en torno a estos parques?

Creo que hay que ser serios en este asunto y evitar la demagogia. Creo que hay que evitar entrar en discusiones que no nos llevan a nada, solo a generar una sensación de que la energía eólica no es positiva. Y yo no lo creo así. Los regionalistas creemos que la energía eólica es una fuente sustitutiva claramente de las energías fósiles y que el sistema energético cántabro necesita de esa aportación. Ahora bien, cumpliendo todas las especificidades legales, igual que cuando se hace un polígono industrial tiene que cumplir, igual que cuando se hace una carretera tiene que cumplir, igual que cuando se hicieron las obras de la autovía de la Meseta también se produjeron perjuicios permanentes al pueblo de Bárcena de Pie de Concha o al pueblo de Molledo, cuando tenían que pasar los camiones para elevar un viaducto de más de 100 metros de altura como el de Montabliz. ¿Alguien pone en duda que el viaducto de Montabliz es fundamental para el desarrollo de Cantabria? Nadie. Que tiene un impacto paisajístico, sí, pero ha cumplido todos los requisitos legales y ese impacto se ha minimizado, evidentemente. Estoy convencido de que en aquellos espacios en los que el desarrollo de eólico vaya a suponer un problema real de paisaje, de patrimonio, de cultura, no va a haber parques eólicos.

Tenemos la oportunidad de conseguir la reconstrucción de la economía de Cantabria esta legislatura. A veces los momentos de crisis son la mejor oportunidad para sentar las bases del futuro. Y esa es una circunstancia que tenemos que aprovechar

Sin embargo, hablábamos antes de que está pendiente de aprobar el Plan Regional de Ordenación Territorial y está pendiente actualizar ese plan energético de Cantabria. Mientras no estén redactadas esas normas, ¿avanzar administrativamente en parques eólicos como Garma Blanca o Ribota no es empezar a construir la casa por el tejado?

Yo creo que no. ¿Cuál es el problema? El problema es que no podemos esperar más. Es decir, los desarrollos eólicos están ahora en el momento oportuno. Realmente, el proyecto que está más avanzado no es Garma Blanca o Ribota. El que está más avanzado es el Parque de El Escudo y ese parque ya tiene su declaración ambiental y será el que cuando cumpla toda la normativa, posiblemente sea el primero que se ponga en marcha. Hay que tener en cuenta, además, que el PROT es un documento en positivo, no es un documento en negativo. El PROT diseñará, porque además así estaba en el borrador de la anterior legislatura en el que se llegó a un acuerdo con las principales organizaciones ecologistas y sociales, las zonas preferentes de desarrollo, por ejemplo, eólico. El PROT no dice que no se pueden poner parques eólicos, dice: esto es zona LIC, esto es zona de ZEPA, esto es un parque natural, esto es una zona de especial protección, estos suelos son agrológicos de especial protección agropecuaria y no se pueden tocar... El PROT no es prohibitivo, sino proactivo. Si los parques eólicos pueden ponerse preferentemente, se pondrán preferentemente en esta zona. Hay que tener en cuenta, además, que en cuanto se produzca la aprobación inicial del PROT, que es un proceso muy complejo, a partir de ese momento quedarán suspendidas todas las licencias en el territorio. Eso no quiere decir que no se va a poder hacer nada en Cantabria. Quiere decir, igual que pasa en los planes generales, que todo aquello que no esté previsto en el PROT, en esa aprobación inicial, no va a poder desarrollarse. Si el PROT establece una zona donde preferentemente habrá desarrollos eólicos, todos aquellos proyectos que se presenten, que estén dentro de esas zonas preferentes de desarrollo eólico, podrán desarrollarse. Y todos aquellos que no lo estén tendrán que esperar a que el PROT se apruebe. Porque el PROT, como todas las normas, se puede modificar. Cuando la Dirección General de Medio Ambiente emita su informe o cuando la Dirección General de Patrimonio emita su informe, ya tienen claro cuáles son las posiciones que va a regular el PROT porque hay una serie de normativas, como la Ley del Paisaje o la del Territorio Pasiego, que hay que cumplir y esa normativa se va a ver reflejada en el PROT. Evidentemente no se van a permitir ni se van a autorizar desarrollos que vayan contra la normativa que está en la actualidad vigente. Y lo que creo es que no debemos perder más tiempo. Tenemos que avanzar. Si somos capaces de tener el PROT cuanto antes, mejor, pero tampoco podemos seguir perdiendo tiempo como hemos perdido desde el año 2007, que se puso el primer parque eólico, hasta hoy.

¿Pero por qué ahora es el momento del desarrollo eólico? ¿Por qué ahora no se puede perder el tiempo y es tan urgente?

Bueno, pues eso sí que no depende de nosotros, sino que es parte de la Estrategia Nacional del Cambio Climático y de la Estrategia Europea. Hay unos plazos muy cortos para cumplir con la lucha contra el cambio climático. Es decir, tenemos que sustituir las energías fósiles por las energías renovables en un plazo corto, 2030 a 2050. Y es el momento en el que fundamentalmente el capital privado ha decidido volcar su inversión en el mundo de las renovables. El ejemplo lo tenemos claramente en Repsol, con la obra de Aguayo, la inversión civil más grande que se va a realizar en la historia de la Comunidad Autónoma, con cerca de 700 millones de euros en un proyecto que tiene sentido en este momento porque Repsol necesita sustituir su dependencia histórica del petróleo y de los combustibles fósiles por energías renovables. ¿Por qué es este momento y no hace diez años? Porque hace diez años esa necesidad no era tan acuciante o no existía. Se ha producido esa necesidad de afrontar ya de manera inminente el cambio de energías. Y la verdad es que Cantabria estaba a la cola de España, a la cola de Europa. Tenemos a comunidades autónomas como Castilla y León, que produce el 25% de la energía eólica de España, o Galicia, el 14%, y nosotros el 0,1%. Y tienen espacios naturales como tenemos nosotros, y una dependencia del turismo como tenemos nosotros, y un sector primario como el que tenemos nosotros... El momento se da porque existe esa línea de necesidad de inversión para dar el salto en el cambio climático y creo que los retrasos ahora ya podrían ser definitivos. Cumpliendo la normativa, cumpliendo la legalidad, cumpliendo con todos los informes que son necesarios, no creo que haya ningún problema para desarrollar aquellos parques que cumplan la legislación, incluso antes de aprobar el PROT. Porque además hay que tener en cuenta que aún en el caso de que, por ejemplo, Ribota o Garma Blanca tuvieran una declaración de impacto ambiental positiva por el Ministerio, todavía el Gobierno de Cantabria tendría que actuar en dos ocasiones: tendría Industria que concederles la potencia, pero tendría la CROTU que concederles licencia para llevar a cabo todas sus instalaciones.

Por eso mismo llama la atención que en algunas ocasiones desde el PRC se eche balones fuera y se mire hacia el Ministerio. Evidentemente, Transición Ecológica ahora mismo tiene encima de la mesa estos proyectos, pero la intervención del Gobierno de Cantabria será definitiva para que salgan adelante o no..

No, si el Ministerio declara que la declaración de impacto ambiental no es positiva, se acabó. Entonces, el Gobierno de Cantabria no tiene nada que decir. El Gobierno de Cantabria tendrá que decir algo si el Ministerio no acepta las alegaciones de los municipios que hemos presentado desde el Partido Regionalista allí donde gobernamos. No conozco cuál es el sentido de los informes de las direcciones generales porque todavía no se han emitido. Pero vamos, creo que van a ser unos informes rigurosos, concretos, y tengo la idea de que pueden influir decisivamente en la declaración de impacto ambiental, como lo hacen siempre los informes ambientales de las comunidades autónomas que se ven afectadas. Pero el Gobierno, ni Industria ni Obras Públicas, tienen nada que decir a esto hasta que esa declaración de impacto ambiental no se produzca. Ahora, si el Ministerio decide autorizar desde el punto de vista ambiental el proyecto, entonces sí, entonces el Gobierno de Cantabria tendrá que tomar decisiones desde el punto de vista industrial. Pero vamos conociendo cuáles son los requisitos que pone la CROTU para desarrollar cualquier actividad en suelo rústico y no creo que sea nada fácil que se haga una evacuación de nueve kilómetros a través del monte en suelos rústicos en Solórzano, por ejemplo.

La normativa en Cantabria es muy estricta, es muy proteccionista, es muy garantista, y creo que es difícil que proyectos como Garma Blanca o Ribota salgan adelante

¿Está diciendo que no cree que salgan adelante estos parques eólicos porque no cumplen los requisitos mínimos para su aprobación?

Creo que ese es uno de los errores. No creo que ninguno debamos prejuzgar esa situación, porque aquí hay unas empresas privadas que han hecho una inversión económica importante, que han presentado unos proyectos y que tienen que someterlos a las disposiciones legales. Desde el Gobierno no se prejuzga sin informes si eso es o no es posible. Creo que no es razonable hacerlo y además generaría una situación que podrían denunciar esas propias empresas. Ahora bien, lo que yo sí digo es que creo que la normativa en Cantabria es muy estricta, es muy proteccionista, es muy garantista, y creo que con esa garantía, con ese proteccionismo, es difícil que proyectos como Garma Blanca o Ribota salgan adelante.

Volviendo a la premura de la que hablaba antes, ¿no se corre el riesgo de que, como hemos visto en otras ocasiones, esas prisas provoquen precisamente que no esté todo amarrado jurídicamente como debería y que al final, por querer acelerar los proyectos, nos encontremos con otro fiasco como ha ocurrido ya en la historia reciente de Cantabria?

Ahora mismo existe la legislación suficiente para que tengamos un parque eólico funcionando en Soba, Cañoneras, no hay ningún problema. Existe la legislación suficiente para que si se cumple toda la legalidad, otros proyectos que están bastante avanzados se pongan en marcha. Si lo que estás planteando es si antes de cualquier desarrollo se puede presentar un recurso como se han presentado en otras ocasiones, sí, claro, pero también cumpliendo toda la legalidad y con todas las garantías. Los ciudadanos tienen que tener claro que el Gobierno, todos los proyectos que avale, que sus informes sean positivos, van a ser proyectos que cumplan estrictamente la legalidad y que garanticen el medio ambiente, que garanticen el patrimonio, que garanticen la cultura, pero también que garanticen el empleo, que garanticen la falta de impacto o la minimización del mismo, etcétera. No creo que haya que tener temor si se hacen las cosas correctamente. Quizás en otros momentos lo que ocurrió es que no se hicieron cumplir todos los requisitos legales, que es justamente lo que ahora estamos haciendo. Porque no debemos olvidar que el Plenercan lo tumbaron los tribunales porque hacía una zonificación de las zonas de desarrollo eólico y no sometió a esa zonificación a evaluación de impacto ambiental. Nada más que eso. ¿Qué hizo el Partido Popular cuando llegó después? Quitó la zonificación y entonces ya no había que someterlo a evaluación de impacto ambiental, pero a cambio de no tener espacios territoriales donde desarrollarlos. Nosotros creemos que las cosas se están haciendo bien, de manera pausada, que todos los parques están pidiendo sus informes. 

Por la posición hegemónica ahora mismo en el Parlamento de Cantabria como partido más votado las últimas elecciones, pero también dentro del Gobierno de Cantabria, donde ostenta las competencias de Medio Ambiente, Industria y Ordenación del Territorio, todo el mundo está mirando con lupa la posición del PRC en este asunto. ¿Se sienten incómodos con esta situación? Por algunas de sus respuestas, da sensación de que es así...

Nosotros tenemos una responsabilidad muy grande, pero no olvidamos que esa responsabilidad nos la han dado más de 120.000 cántabros que han apoyado al PRC y lo han convertido en el partido más votado en las elecciones. Han hecho también que las competencias en Medio Ambiente sean del PRC, que las competencias en Ordenación del Territorio sean de PRC, que las competencias en materia de Industria sean del PRC. Y, evidentemente, asumimos esa responsabilidad y entendemos que el Gobierno en su conjunto, pero el PRC de manera particular, puesto que tiene las competencias concretas en esas materias, tiene que asumir el reto de antes de finalizar la legislatura haber dado respuesta a las necesidades en renovables de la Comunidad Autónoma de Cantabria, respetando lo que siempre hemos respetado, lo que siempre ha sido nuestra lucha. El 2 de septiembre de 1984, cuando se planteó una presa en el Pas para traer agua a Santander por parte de Juan Hormaechea, del Partido Popular, los regionalistas estábamos en el mismo sitio que estamos hoy, defendiendo que el patrimonio, que el medio ambiente y la cultura, no puede venirse abajo solamente por el desarrollo. Ahora, ¿es necesario el desarrollo? Sin duda. ¿El desarrollo debe hacerse ya? Sí. ¿Tenemos alternativas? Claro, tenemos apuestas para que Cantabria tenga energías renovables, respetando nuestro patrimonio, nuestro sector turístico, porque los regionalistas lo hemos defendido siempre, no nos hemos movido del mismo sitio. Ahora, claro, cualquier actuación humana supone una modificación del paisaje... ¿O alguien me va a decir a mí que construirle una carretera a una cabaña pasiega en San Roque de Riomiera por mitad del prao no supone un cambio morfológico en el paisaje? ¿Y qué me van a decir, que no hay que construir el camino al paisano para que pueda llegar a su casa? 

Evidentemente, se valoran los beneficios y las desventajas. ¿Se está haciendo en este caso?

Hablar sobre que el paisaje es algo inmutable y que hay que preservarlo, bueno, habrá que preservarlo conforme a las necesidades y en todo caso, cumpliendo las leyes. Lo que habrá que garantizar es que toda la normativa, que es muy garantista, se cumpla. Fíjate si es garantista, que los tribunales muchas veces han tumbado leyes porque eran normas muy garantistas. Los regionalistas defendemos esa posición y ahora tenemos además la responsabilidad de equilibrar esa protección que hemos hecho siempre del entorno y esa apuesta que hemos hecho siempre por Cantabria, por su territorio, por su patrimonio, por su medio ambiente y por su desarrollo. Y ese es nuestro reto de legislatura, que si te das cuenta es lo que te decía al principio: Ley de Suelo, Plan de Sostenibilidad Energética, PROT, los trenes, La Pasiega, las obras de los fondos europeos... Realmente, es una apuesta conjunta por las grandes líneas políticas del Partido Regionalista de Cantabria, que son las que nos han traído aquí al Parlamento y son las que han hecho a Miguel Ángel Revilla otra vez presidente. ¿Que eso supone que nos ponen en el punto de mira? ¡Claro, no van a poner en el punto de mira Vox!

Da la sensación de que hay una cierta contradicción en el discurso del PRC, o al menos así lo plantean los vecinos, porque cualquiera que se dé un paseo por la zona pasiega ahora mismo, por los municipios más afectados por los futuros parques eólicos, así lo expresan a través de pancartas, de pintadas, en las asambleas que se están celebrando casi cada fin de semana... Incluso las corporaciones locales gobernadas por el PRC lo que piden es la exclusión de esas zonas del desarrollo eólico, no simplemente que se cumpla la legalidad, que eso se da por hecho, porque cumplir la ley es obligatorio y lo contrario sería un delito. A veces se plantea la disyuntiva entre energías renovables sí o no, cuando lo que se defiende en algunos sitios es que energías renovables sí, pero no allí.

Algunos colectivos están utilizando esta discusión para hacer demagogia en relación al desarrollo eólico. Veo iniciativas como la que se va a discutir en el Parlamento dentro de varias semanas en la que se habla de "preservar los santuarios naturales". Y digo: vamos a ver, santuarios naturales... ¿Dónde está eso? ¿Qué es un santuario natural? No, mire, tendremos que preservar los espacios naturales protegidos, tendremos que preservar las zonas LIC, tendremos que preservar las zonas ZEPA, tendremos que preservar la Reserva de la Biosfera de Valles Pasiegos, que hay que recordar que nada tiene que ver con esta discusión y el Partido Popular se ha negado radicalmente a que los Valles Pasiegos sean Reserva de la Biosfera. Esa sí que es una apuesta de futuro por los Valles Pasiegos, sin duda, porque cuando se emitan los informes, igual, ni el parque de Ribota ni el parque de Garma Blanca salen adelante, pero tampoco la Reserva de la Biosfera por la oposición del PP, y era el futuro de los Valles Pasiegos... Se verá a aquellos que han hecho demagogia, porque está habiendo mucha demagogia y una instrumentalización política contra quien gobierna. Nosotros tenemos un mensaje muy claro, yo le he explicado en sede parlamentaria, donde se ha dicho con toda claridad.

Creo que nosotros somos muy claros, lo que pasa es que, políticamente, es muy fácil el discurso contra el que gobierna. Y a mí me ha extrañado que en todo este discurso el papel del MITECO no haya existido, es decir, parece que esos parques los decide el Gobierno de Cantabria y esos parques los decide el Ministerio. ¿Por qué los decide el Ministerio? Porque las empresas saben que el Gobierno de Cantabria es mucho más estricto en los trámites que el propio Ministerio, por eso prefieren pasar a 50 megavatios que dejarlos en 49 o en 38. Pero en todo ese proceso no tienen en cuenta que, además, la declaración de impacto ambiental requiere también los informes del Gobierno. Seremos enormemente estrictos y frente a la demagogia, la realidad. Estoy convencido que cuando en junio haya Ley del Suelo, que cuando en junio se hayan emitido los informes y las declaraciones de impacto ambiental de determinados parques no sean favorables, no lo estoy afirmando, pero digo que creo que puede ser así, se acabó el discurso porque se va a ver que lo que nosotros hemos dicho desde el primer momento, nuestro compromiso real con las renovables, pero cumpliendo estrictamente con la legalidad, es lo que se va a transformar en una realidad y que todo lo demás, las críticas, la demagogia interesada, se va a quedar en nada.

Sí, hay malestar, pero mucho menos de lo que se está planteando. Las zonas pasiegas están bastante despobladas y si mueves a 50 personas de un lado para otro, las 50 mismas personas de un lado para otro... parece más

Esa percepción o previsión que está haciendo ahora seguro que tranquilizaba mucho más a los vecinos de la zona y a los propios concejales regionalistas que están pidiendo que se actúe, que están presentando alegaciones, etcétera. Sin embargo, es evidente que hay un cierto malestar.  Algo se está haciendo mal o algo se está explicando mal. ¿No hay margen para la autocrítica?

Sí, hay malestar, pero mucho menos de lo que se está planteando. Las zonas pasiegas son zonas bastante despobladas y si tú mueves a 50 personas de un lado para otro, las 50 mismas personas de un lado para otro... parece más. En una concentración en Riotuerto, a la que asisten 24 personas, me quedó una sensación... ¿A ver si es que resulta que tampoco es tanto el problema al que estamos aludiendo? Ese malestar existe, pero no es el malestar que parece que se está proyectando... Que toda la población de los Valles Pasiegos lo que quiere es que se respete su territorio, que se respete su forma de vida, que se les ayude en lo que necesitan, que se les construyan infraestructuras... Porque hay gente que está yendo a los Valles Pasiegos por primera vez en 50 años. Nosotros llevamos 45 años pisando los Valles Pasiegos como políticos. Nosotros les hemos construido las carreteras a Calseca y Valdició, que ya vaticino que hay muchos diputados que no saben ni dónde están. Y esa gente, la de Calseca y Valdició, lo que quería era una carretera que los llevara hasta allí, lo que querían era electricidad, lo que querían eran saneamientos, y eso lo tienen. Y ahora lo que quieren es lo mismo que nosotros les vamos a garantizar, que es que su espacio natural va a seguir estando perfectamente protegido y que los desarrollos eólicos se van a llevar a cabo en Cantabria porque nuestras empresas necesitan energía barata, nuestros ciudadanos necesitan energía barata, y eso se consigue con las energías renovables. Ahora bien, no en cualquier espacio y no incumpliendo la legislación. Ese es el mensaje. Todo lo demás es tergiversación, demagogia y postureo. Vende más el mensaje negativo que el mensaje positivo, vende más el conflicto que el acuerdo.

¿Pero cuál es el mensaje positivo?

El mensaje positivo es que se va a tener una Cantabria que apuesta de manera directa por las energías renovables, pero va a ser una apuesta que va a cumplir estrictamente y de manera garantista todas las previsiones legales en materia medioambiental, patrimonial, cultural, de desarrollos industriales, todo, y que eso va a garantizar que en Cantabria, allí donde haya parques eólicos, sean aquellos sitios que ni entren en Zona LIC, ni estén en Zona ZEPA, ni estén en espacios naturales, ni tengan desarrollos patrimoniales o vestigios patrimoniales. Ahora, que una empresa privada, que no hay que olvidar eso, decida presentar los papeles para desarrollar un proyecto... En primer lugar, el Gobierno de Cantabria no tiene nada que decir si la empresa privada quiere presentar la documentación. En el caso de Garma Blanca y Ribota ni siquiera se la presenta al Gobierno de Cantabria, es a Madrid. Cuando en un par de meses veamos que hay proyectos que salen y otros proyectos que no salen se va a ver cómo toda esta situación que se ha generado no es más que la utilización partidista e interesada, también económicamente, de algunos colectivos y algunos partidos.

¿A qué intereses económicos se refiere?

Bueno, porque hay intereses, como en todas partes. Hay intereses económicos a favor e intereses económicos en contra.

Tiene mayor interés económico una gran empresa que pretende invertir 70 millones de euros que un vecino que tiene un prao...

Bueno, eso sí, eso sí. Pero hay intereses generales y económicos a favor y en contra...

La capacidad de influir de una compañía multinacional frente a un vecino al que le expropian su finca parece poco equiparable.

Bueno, depende, porque yo te garantizo que la capacidad de influir de Green Capital ahora mismo con respecto al Gobierno de Cantabria es ninguna, ninguna. No sé con respecto al Ministerio, pero la influencia de Green Capital con respecto a este Gobierno es ninguna y posiblemente la influencia del vecino con respecto al Gobierno de Cantabria sea mayor. Nosotros respetamos claramente cuál es el sentir y así se ha trasladado, y hemos apoyado a todos nuestros alcaldes en la presentación de alegaciones. Ahora, si lo que se quiere vender es que el PRC no ha presentado alegaciones... Entonces, ¿las alegaciones que se han presentado desde el Ayuntamiento de Miera, desde el Ayuntamiento de Solórzano, quién las ha presentado? ¿Izquierda Unida, que no tiene representación en ninguno de esos municipios?

El alcalde de Miera, por ejemplo, pide la exclusión total de su municipio como zona eólica. ¿Qué le tiene que decir a concejales o alcaldes del PRC que lo que no quieren es que se hagan parques eólicos en su territorio, no solamente que se cumpla estrictamente la legalidad, que eso se da por hecho?

Lo que les tendré que decir y, de hecho, ya se lo he dicho, porque el PRC se reúne habitualmente con todos sus alcaldes, es que cuando el PROT esté en discusión, cuando se puedan hacer las aportaciones y alegaciones al PROT, se trabaje en conseguir que las zonas de preferente desarrollo eólico omitan los Valles Pasiegos. Como de hecho los borradores existentes del PROT lo han prestablecido.

Más allá de la legalidad, ¿se puede hacer un proyecto de ese estilo y de esa envergadura de espaldas a los vecinos?

¿Que los cántabros diéramos la espalda a la energía eólica? No, estoy convencido de que los cántabros estamos a favor de las energías renovables, estamos a favor del desarrollo de futuro y estamos a favor de que no solo nuestra energía sea más limpia y más barata, sino de que todas nuestras fábricas tengan capacidad de recibir esa energía y de ser autosuficientes. ¿Sabe cuál es la alternativa de Vox en los temas de consumo de energía? La iniciativa que han presentado en el Congreso de los Diputados para alargar la vida de las centrales nucleares y ampliar el número de centrales nucleares en España. Como regionalista, a eso digo no, bajo ningún concepto. Hay que cambiar el sistema energético, hay que ir hacia energías limpias, hay que ir hacia energías renovables. Eso implica que vamos a tener parques eólicos en Cantabria, y cualquier parque eólico, como cualquier industria, como cualquier polígono, supone una alteración del paisaje. Pero esa alteración del paisaje va a tener un equilibrio. Buscaremos los equilibrios necesarios para conseguir que los beneficios sean muy superiores a los perjuicios que se generen, sin duda. Es más, que les pregunten a los vecinos de San Pedro Romeral qué piensan de la energía eólica, porque ellos sí lo saben, porque la tienen puesta delante de sus casas sin percibir ninguno de los beneficios que sí reciben en la zona de Las Merindades, en Burgos, delante de sus casas, en el borde. Ellos sí que sufren, porque ahora mismo dicen algunos que en las zonas pasiegas no hay molinos, no hay aerogeneradores. Sí, sí, claro que los hay. La gente que suba a San Pedro del Romeral, a La Braguía, pero es que hay mucha gente que no ha subido. Ahí están todos los aerogeneradores. ¿Puede haber en mitad de Oyambre o en mitad de los Collados del Asón un parque con aerogeneradores? Pues no. ¿Puede haber en el municipio de Soba, que también tiene dentro el parque de los Collados del Asón, un parque de aerogeneradores? Sí, Cañoneras, existe, de hecho. ¿Se pueden compaginar parques naturales, desarrollos turísticos, desarrollos económicos y parques con energías renovables? Sí, ¿dentro del mismo sitio? Sí, esa es la respuesta. Todos los desarrollos son posibles, siempre y cuando se cumplan las garantías, se cumpla la legislación, y estoy convencido de que los cántabros tienen una idea muy clara de que hay que apostar por las energías renovables, porque nos estamos jugando el planeta. Porque todos, cuando llegamos a casa, queremos que la tele funcione, que la nevera funcione, que el micro funcione, y cuando este mes de marzo nos han pasado la factura de la luz y nos ha subido más de 15 euros a cada uno, da igual lo que ganáramos, pues pensamos que la energía es una cosa para tomarse en serio, igual que hay que tomarse en serio el agua, como hay que tomarse en serio el tema del reciclaje y las basuras, como hay que tomarse en serio muchas cuestiones que ahora, para bien de Cantabria, las está resolviendo este Gobierno en manos de consejeros del Partido Regionalista.

Dos preguntas muy cortas para acabar. ¿A favor o en contra de Ribota y Garma Blanca, tal y como se conocen ahora?

Yo no puedo decir como portavoz del Grupo Regionalista si estoy a favor en contra de un proyecto.

Sí puede. Hay portavoces de otros grupos políticos que se posicionan.

Sí, irresponsables. Lo hacen porque no tienen responsabilidad de gobierno. Es decir, nosotros no le podemos decir a un empresario privado directamente que no queremos. Le podemos decir que cumplan la legalidad, porque lo contrario podría tener repercusiones penales o podría tener repercusiones económicas para el Gobierno de Cantabria. Es decir, nosotros gobernamos y lo hacemos de manera seria. Si la pregunta fuera a Pedro Hernando, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Cantabria, diría que del conocimiento que yo tengo de la legislación de Cantabria creo que esos dos parques no van a cumplir todas las normativas previstas en una legislación enormemente garantista y defensora de los criterios ambientales y patrimoniales.

Y la última. ¿Siente que el PRC se está quedando solo en este discurso?

Yo creo que nuestros socios de Gobierno no se van a poner de perfil. Mantienen el mismo discurso que mantenemos nosotros y la misma apuesta por el futuro de Cantabria que mantenemos nosotros. Cosa distinta es que el Ministerio actúe como considere. Creo que la posición del PRC es muy clara, pero una cosa es la posición del PRC o la posición del PSOE y otra cosa es la posición del Gobierno de Cantabria como un todo, como un Gobierno que está funcionando razonablemente bien y que en estas cuestiones determinantes va a tener, y estoy segurísimo de eso, una voz común, como así se ha visto en las votaciones del Parlamento. Cuando se ha analizado este asunto, cada partido puede tener algún diputado que opine de manera contraria, pero la postura ha sido clara. Estoy seguro de que la idea que tiene el PSOE en la cabeza sobre el desarrollo futuro de Cantabria y la energía renovable es la misma que tiene el PRC y diría que la misma que tiene el 60 o 70 por ciento de los ciudadanos de Cantabria.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats