Vox consigue expulsar de la Feria de las Naciones de Santander a las asociaciones de extranjeros, excepto la ucraniana

La concejala Lorena Gutiérrez (PP) y el director de la feria, Sergio Frenkel.

La salida de las asociaciones de extranjeros residentes en Cantabria del Festival Intercultural de Santander responde a una moción de Vox, aprobada por el PP y Ciudadanos en un pleno municipal de 2021, en donde se daba “preferencia” a empresas españolas a la hora de estar presente en este evento. Aparte de Ucrania, la hostelería que se verá a partir del día 13 de agosto en el recinto, por más que lleve la cartelería de otras naciones, será española.

Un encuentro celebrado este viernes en el Ayuntamiento de Santander entre las asociaciones afectadas, la concejala de Inmigración, Lorena Gutiérrez, y el director del festival, Sergio Frenkel, acabó sin acuerdo, por lo que las entidades siguen ausentes del cartel del festival.

Vox propuso en el pleno municipal del 27 de mayo de 2021 que la oferta hostelera se reservara a empresas locales. Aunque el PP introdujo el matiz de “dar preferencia” en vez de “reservar”, la voluntad política de ambas formaciones fue la de dar carpetazo a la presencia de más de una década de las asociaciones de inmigrantes radicadas en la comunidad autónoma y que ofrecían sus productos típicos durante las tres semanas que dura esta feria ubicada junto a los Campos de Sport de El Sardinero.

El acuerdo político no pudo llevarse a efecto en 2021 porque el Festival se suspendió por segundo año consecutivo a consecuencia de la pandemia por coronavirus. Pero este 2022 las restricciones ya no se aplican y el pacto sigue en pie, aunque las causas aducidas ya no existan.

Fue precisamente la COVID, y su repercusión negativa en la 'caja' de los hosteleros, la justificación que llevó a Vox proponer que se restringiera la oferta gastronómica a la hostelería local como una forma de apoyarla. Que de ello se dedujera la exclusión de la ya tradicional presencia de las asociaciones de inmigrantes solo pareció preocupar al resto de la oposición.

Del mismo modo, cambios reglamentarios y de índole económica pueden justificar ahora que el Ayuntamiento vete la presencia de estas asociaciones que llevan estando presentes 14 años, salvo la ucraniana, soslayando públicamente la moción política de fondo que se aprobó el pasado año.

La moción salió adelante con el voto de 11 concejales del Grupo Popular, dos concejales del Grupo Ciudadanos y el único concejal de Vox, que fue quien presentó la propuesta. Se abstuvieron los siete concejales del Grupo Socialista, cinco concejales del Grupo Regionalista y el concejal de Unidas por Santander.

Vox, en 2021, calificó de “competencia desleal” la presencia en la ciudad de “bares ambulantes y ferias estacionales”. Y proseguía: “Un ejemplo de ello es el llamado Festival Intercultural Ciudad de Santander que abre sus puertas durante el mes de agosto en los Campos de Sport de El Sardinero y que supera ya las 14 ediciones de un certamen que se desarrolla también en otras ciudades españolas como Vitoria y Sevilla. En Santander deja a su Ayuntamiento poco más de 35.000 euros, unos 1.000 euros al día, por la cesión gratuita de una de las mejores zonas de la ciudad para la explotación de múltiples negocios de hostelería, todos ellos provenientes de fuera de Cantabria y que durante ese mes hacen aquí su agosto”.

La propuesta fue que la hostelería del recinto estuviera en manos de los hosteleros cántabros. “Este año [por 2021], resulta imprescindible corregir esa situación y aprovechar la experiencia acumulada con la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria a partir de la organización de la feria de día para promocionar el sector de hostelería de nuestra ciudad y por extensión de la comunidad autónoma, así como nuestros productos ofreciéndolos también en ese ámbito de celebración”, indicaba Vox en la moción.

La concejala socialista Concha González replicó denunciando que el equipo de gobierno y Vox pusieran “por delante su batalla cultural, su discurso nativista, ese afán por identificar aquello que viene de fuera como una amenaza, de los verdaderos intereses de los santanderinos”. Asimismo, recordó que los hosteleros cántabros pueden solicitar su presencia en la feria cumplimentando un formulario y sin necesidad de quitar el stand a nadie. “Nada impide que un negocio de Santander se inscriba para representar a Cantabria y ofrezca productos locales y regionales”, insistió la edil socialista, quien acusó a Vox de practicar la “xenofobia”.

Protesta de las asociaciones  

La Federación de Asociaciones de Extranjeros Residentes en Cantabria (FAERCAN sin Fronteras) denunció este viernes su “exclusión” de la organización del Festival Intercultural 2022 por parte del Ayuntamiento de Santander. En un comunicado, la federación denunciaba que en el consistorio “se les ha ido relegando, hasta excluirles de la organización”, y ha lamentado la “instrumentalización” del festival “para fines crematísticos”, con una “pérdida progresiva de participación real”.

Faercan ha transmitido al Ayuntamiento su “completo desacuerdo” por el trato que están recibiendo y ha manifestado su temor por que la jaima de gastronomía no vaya a ser gratuita como en todos los años anteriores, tal y como se ha trasladado desde la Oficina de Integración y Cooperación Social (Oicos).

La federación ha lamentado las “evasivas” del Ayuntamiento, al que se ha dirigido en las últimas semanas pidiendo información acerca de la organización del festival, mientras desde la Oicos “se llamaba individualmente a las asociaciones proporcionado informaciones contradictorias y preocupantes”, como que la jaima de gastronomía no va a ser gratuita pues para participar se debe pagar un alquiler, “aunque no sabemos cuánto y no tenemos claro si hay que pagar al Ayuntamiento o a la empresa organizadora”.

“No podemos concebir y para nada queremos confirmar que un festival, cuya idea original y realización, desde sus inicios, ha partido de las asociaciones con el objetivo principal de la interculturalidad entre naciones, para la integración, el respeto y reconocimiento mutuo, la convivencia y la educación para el desarrollo, se tenga que instrumentalizar o utilizar solo para fines crematísticos”, concluía. El Partido Popular no ha contestado a las preguntas de este medio sobre la denuncia de las asociaciones de inmigrantes.

Protesta de Vox

Sin embargo, Vox también ha protestado, pero por la “nula presencia” de productos y hosteleros cántabros en la planificación actual de la feria. El concejal de extrema derecha, Guillermo Pérez-Cosío, ha considerado una “falta de respeto más hacia los vecinos” que el Gobierno local (PP-Cs) “en minoría siga sin cumplir los acuerdos plenarios”.

El edil se ha pronunciado así tras conocer que, a su juicio, en el espacio de hostelería no tienen preferencia los negocios radicados en la ciudad y en Cantabria, así como los productos locales y regionales, que “es lo que se aprobó en el Pleno de mayo de 2021 en una moción de Vox que contó con el apoyo de PP y Ciudadanos”.

El concejal ha afirmado que “únicamente aparece sobre el papel uno dedicado a Santander y otro a España, pero sin ningún tipo de preferencia o mención especial hacia nuestros productos locales y regionales”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats