Castilla-La Mancha Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
Las tres derechas vuelven a Colón con Vox al frente, el PP dividido y Cs a rastras
Así es la "cultura de la temporalidad" en España
Opinión – Vayamos aún más allá, por Elisa Beni

Sobre este blog

Espacio creado para apoyar y promover el espíritu emprendedor en Castilla-La Mancha.

Creando Oportunidades

'La calcografía', arte, grabados y formación en medio de la Sierra Norte de Guadalajara

'La calcografía'

0

No fue una decisión impulsiva, explica Matilde Gómez cuando nos cuenta cómo cogió todo su trabajo y se trasladó de un taller en Salamanca a la pequeña localidad de Santamera, una pedanía de de Riofrío del Llano en plena Sierra Norte de Guadalajara. "Tengo una relación con el pueblo desde hace treinta años, para mí no era algo nuevo el saber que iba a vivir en un pueblo con diez habitantes habituales", aclara. Pero para ella siempre ha sido "su paraíso" y por eso trasladarse de una ciudad como Salamanca a un pueblo ha sido "fantástico".

"No sólo por la calidad de vida, sino porque no tengo la sensación de vivir 'fuera de la sociedad'. A nivel creativo también es una maravilla. En lugar de oír el bocinazo de un coche o la discusión del patio de vecinos, tienes la naturaleza. Te asomas y es un paisaje maravilloso. Estoy muy contenta", afirma.

Su proyecto se llama 'La Calcografía', se trata de un taller en el que trabaja principalmente en tres postulados: una galería de arte, un taller para su trabajo y como espacio de formación artística. En 'La Calcografía' pueden exponer otros artistas, ella realiza su trabajo personal y ofrece clases de los distintos tipos de grabados. Mayoritariamente la visitan personas desde Madrid, pero también cuenta con clientes de otras partes de España, como Valladolid. Según se va normalizando la situación, explica que espera alumnos de otros lugares.

El edificio en el que se encuentra el taller era la antigua escuela, y por eso decidió mezclar las necesidades modernas y prácticas que tiene su taller, pero sin olvidar las raíces del edificio. "Puede parecer algo raro, pero la gente se sorprende positivamente. He puesto el cuidado en que en las instalaciones todo tenga su por qué", recalca.

Matilde conoce la localidad hace ya treinta años. "Mi hermana pasó por aquí por casualidad, haciendo una ruta en bici, y se enamoró del sitio. Quedó tan impresionada que, a la semana siguiente, vine con ella y nos compramos una casa sin ni siquiera verla por dentro", ha comentado. Además, recalca que recibió el apoyo de vecinos y responsables políticos. Su proyecto recibió también una subvención del Grupo de Acción Local, por importe de 41.213,90 euros y el apoyo del Ayuntamiento de Riofrío.

Los grabados

Los grabados se consideran originales múltiples. Son ejemplares seriados de una misma obra, realizados con una sola plancha. Su autor los firma individualmente, y, por lo tanto, no son reproducciones de una obra sino obras individuales.

El tórculo es el elemento básico de cualquier taller de grabado. Consiste en una prensa formada por una pletina de hierro, dos rodillos y muelles que aprietan la matriz, la plancha impregnada de tinta, contra el papel humedecido. Cuando termina el proceso, queda “grabado”. En su taller, Matilde cuenta con varias máquinas de grabado -incluidos dos tórculos- antiguas y modernas.

Cada grabado parte del trabajo del artista. La obra original, es decir, la base del grabado, puede ser un dibujo, una foto, un archivo digital o, en general, cualquier formato. Matilde convierte esa obra en un fotopolímero, y con él, prensa el grabado. En otros casos, los artistas trabajan directamente sobre las planchas, que pueden ser de diferentes materiales, de manera que el resultado no se hace realmente visible hasta que se trata la plancha y se realiza la impresión final.

La cantidad de reproducciones que se efectúan de cada obra vienen estipuladas por el artista. Finalizada la serie, las planchas se destruyen o se guardan, pero con el compromiso de no volver a usarlas. “Incluso hay artistas que enmarcan las propias planchas”, señala Matilde.

La artista ha trabajado en colaboración con el Instituto de Artes Plásticas de la Universidad de Salamanca. En aquel periodo, estudió nuevas formas de estampar los grabados. Posteriormente, impartió cursos sobre el resultado de sus investigaciones. A esos cursos, además de artistas, llegaron a asistir profesores de universidad y catedráticos, y algunas de esas técnicas ya forman parte del temario impartido por la Facultad de Bellas Artes de la institución salmantina.

“Cuando los artistas vienen a trabajar a Santamera encuentran una tranquilidad que les inspira”, afirma Matilde, cuya idea es que quien acuda a trabajar o a aprender una técnica al Taller de Calcografía, tenga tiempo para procesar su obra y para disfrutar. Además, si el curso o el trabajo de creación dura dos o tres días también se incentiva la estancia y el consumo en otros negocios de la zona”, asegura. Con el tiempo, su idea es recuperar algunas construcciones y que los visitantes también puedan alojarse en el pueblo, en una futura casa u hotel rural inspirada en los antiguos palomares, construcción típica del lugar.

“La Calcografía” abrió sus puertas el pasado mes de noviembre, en una situación difícil por la pandemia pero, a pesar de las dificultades, Matilde sigue trabajando con ilusión, rodeada de la majestuosidad de un lugar singular, “que ya nunca abandonaré”. “Son proyectos como éste son los que dinamizan nuestra comarca, devuelven la vida a nuestros pueblos, fomentan la cultura y el arte, y permiten el desarrollo profesional cualificado”, ha valorado María Jesús Merino, presidenta de ADEL Sierra Norte.

Sobre este blog

Espacio creado para apoyar y promover el espíritu emprendedor en Castilla-La Mancha.

Creando Oportunidades

    Autores

Etiquetas
Publicado el
15 de mayo de 2021 - 11:23 h

Descubre nuestras apps

stats