Burgos, la primera ciudad de Castilla y León en "situación delicada" por el COVID-19

Miranda de Ebro (Burgos) entra en fase de "contención reforzada" con 32 casos

Burgos se ha convertido en la primera ciudad de Castilla y León "en situación delicada" por el COVID-19. Así la ha definido este jueves la consejera de Sanidad de la Junta, Verónica Casado. Hasta el momento, en Burgos se han detectado quince nuevos positivos y se han alcanzado los 61 casos, 34 de ellos en Miranda de Ebro. 43 burgaleses permanecen en aislamiento en sus domicilios y 18 están hospitalizados (doce en el Complejo Asistencial Universitario burgalés y tres en el Hospital ‘Santiago apóstol’, en Miranda de Ebro).

Colegios y Universidad cerrados y transporte urbano suspendido

Las medidas aprobadas este jueves son aún más restrictivas que las comunicadas un día antes, y además afectan al municipio de Burgos, no solo a Miranda de Ebro. Así, en la capital se ha suspendido la actividad educativa universitaria y no universitaria en todos los colegios y centros de enseñanza públicos y privados, los cursos de formación para el empleo del ECYL, así como cualquier curso de formación público o privado análogo y el servicio urbano de transporte regular de viajeros de uso general de titularidad municipal y se han suspendido "todos los actos públicos en espacios abiertos y cerrados".

En la Residencia de Mayores Plaza Real, donde se han confirmado varios positivos se ha declarado la cuarentena. A estas medidas se suma una recomendación a la población y es la de "evitar lugares de concentración de personas que no permitan mantener la distancia de seguridad entre personas de al menos un metro".

Las restricciones comenzaron en el foco más importante: Miranda de Ebro

Las medidas restrictivas en Miranda de Ebro, uno de los principales focos de COVID-19, las medidas restrictivas se pusieron en marcha este miércoles: se suspendió la actividad docente presencial y las actividades extraescolares en los centros de todos los niveles educativos. Además esta medida se aplicó también a los centros "de todos los niveles educativos" del Condado de Treviño, y Pancorbo. En los centros sanitarios de Miranda se han suspendido desde el miércoles las actividades programadas en los centros sanitarios de atención primaria y de atención hospitalaria, salvo circunstancias individuales determinadas por la dirección del centro. También se anularon los accesos de acompañantes y visitantes a los centros sanitarios, salvo en circunstancias individuales en las que sean de aplicación medidas adicionales de cuidados y humanización. Las medidas llegaron también a todos los centros de día, que se quedaron sin actividades presenciales, a las visitas en las residencias de personas mayores, donde solo puede acceder un visitante por día y residente durante un máximo de una hora, y en la habitación del residente, pero siempre que los visitantes no tengan síntomas de infección respiratoria aguda. 

Las actividades presenciales en centros cívicos, centros deportivos, bibliotecas, albergues juveniles, ludotecas, espectáculos públicos, y centros no residenciales de jóvenes y mayores también están anuladas desde el miércoles, así como la concentración de personas en los actos litúrgicos o ceremonias colectivas de cualquier confesión religiosa o análogas de carácter civil. Las actividades de deporte base escolar también quedaron en suspenso, así como las actividades colectivas celebradas en espacios cerrados y que impliquen a más de 1.000 personas. Con un aforo menor al millar, podrán celebrarse si únicamente se cubre un tercio del aforo, aplicándose medidas de distanciamiento entre las personas, conforme a las recomendaciones sanitarias. Tampoco se pueden celebrar actividades en espacios al aire libre que pueden aglutinar un elevado número de personas, como mercadillos, rastros, ferias, romerías, matanzas y similares y se procederá a la desinfección diaria de los vehículos destinados al transporte público.

Este jueves se han ampliado las medidas con una más: la suspensión de los cursos de empleo del ECYL.

La gestión del contagio en Miranda: la consejera reconoce que hubo que pedir auxilio judicial

Miranda de Ebro, un municipio burgalés con más de 35.000 habitantes y limítrofe con Álava y La Rioja acumula más de la mitad de los casos registrados en la provincia y un tercio del total de Castilla y León. La gestión, según la consejera de Sanidad ha sido la correcta a pesar de la expansión de la enfermedad tanto en el municipio como en la capital. Verónica Casado sí ha reconocido este jueves que tuvo que requerirse "auxilio judicial" para retener, aislar e inmovilizar a uno de los primeros pacientes que ingresó en el hospital Santiago Apóstol, que no era "el paciente 0", sino uno de los varios infectados en un velatorio de Haro, La Rioja.

Según pudo saber eldiario.es, los médicos pidieron presencia policial en varias ocasiones porque tanto el paciente como sus familiares, deambulaban por el hospital haciendo caso omiso de la recomendación de cuarentena. Según Casado, el paciente "salía de la habitación para fumar". En un primer momento la Policía se negó a personarse en el centro si no había una orden judicial de por medio, cosa que se consiguió. 

Casado ha desvinculado la concentración de casos en Miranda el aumento de positivos en Burgos, porque en el primer municipio se ha contenido número de casos y en Burgos no.

"Nuestra principal medida es que los ciudadanos de Castilla y León entiendan que es fundamental la responsabilidad individual", ha subrayado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. Burgos ha pasado a un escenario nivel 2 y los dirigentes políticos han asegurado que se necesita una reorganización interna para evitar un colapso en el hospital. La gente tiene que entender que la cuarentena social es la que va a frenar la infección. La urgencia inmediata es salvar vidas", ha insistido Igea.

Etiquetas
Publicado el
12 de marzo de 2020 - 17:53 h

Descubre nuestras apps

stats