Castilla y León justifica el cierre de los parques para evitar botellones porque la alternativa es "no hacer nada"

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea.

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha justificado este martes el cierre de los parques para evitar botellones porque la alternativa es "no hacer nada". Este lunes, entre otras restricciones, el Consejo de Gobierno aprobó cerrar a partir de medianoche los parques "delimitados y susceptibles de cierre". Igea ha apuntado a que la incidencia está descendiendo "ligeramente", pero se espera todavía un incremento de las hospitalizaciones y de la presión en el sistema sanitario. La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha asegurado que la efectividad de las medidas, "gusten o no", porque 12 días después de aplicar las limitaciones al ocio nocturno, la incidencia "ha empezado a estabilizarse". Actualmente la incidencia está en 895 casos por cada 100.000 habitantes (14 días) y en 425 en los últimos 7.

Igea ha vuelto a rechazar pedir un toque de queda nocturno al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por las anteriores sentencias judiciales y el informe negativo de los Servicios Jurídicos autonómicos. "Trabajamos con las herramientas que tenemos. Puedo no hacer nada o trabajar con lo que tengo. Puedo no hacer nada, pero no parece lo más razonable", ha expuesto en rueda de prensa.

Ante la posibilidad de que este cumplimiento no se pueda llevar a cabo en municipios pequeños, Igea ha apuntado que serán las policías y la Guardia Civil, sobre quien recae el trabajo de inspección y vigilancia. "Es evidente que quien tiene que hacerlo cumplir es quien tiene fuerza pública", ha agregado, consciente de la posibilidad de que los botellones puedan trasladarse a otros espacios. "El botellón ni se crea ni se destruye, se desplaza", ha rematado la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado.

Igea ha defendido el "equilibrio" entre la necesidad de tomar medidas para frenar el avance de la quinta ola del COVID-19 y la de no "castigar" a determinados sectores, como se haría si se aplicara el semáforo y se incrementara el nivel de alerta 2, como se planteaba la semana pasada. "Se hace más difícil aplicar el semáforo", ha comentado Casado, quien ha asegurado que el origen de muchos brotes está en el ocio nocturno regulado y en el irregular. La consejera de Sanidad ha informado de que el 35% de los brotes son sociales, cuando en las anteriores olas solo el 4% de los brotes eran de este tipo.

"Esto nos hace centrar nuestras iniciativas sobre el control de esta situación y no de manera indiscriminada como el semáforo", ha remarcado Verónica Casado, quien se ha mostrado en contra de poner limitaciones en el Turismo Rural u otros sectores.

Además, en esta ocasión el acuerdo recoge que los clientes de los establecimientos son "responsables de abandonar" los locales en el horario habilitado, lo cual "reparte" la responsabilidad entre clientes y propietarios, y que no eximirá a los dueños de los establecimientos.

"Hay gente que nos pregunta: '¿Ustedes son idiotas?'. Sí"

El portavoz del gobierno autonómico ha reconocido, como en otras ocasiones, haber cometido errores en las estrategias de desescalada. "Es evidente que hemos tomado medidas equivocadas. Todos", ha afirmado Igea, quien se ha preguntado el motivo por el que mucha gente se pregunte "qué ha pasado" para que la incidencia sea tan alta.

Igea ha responsabilizado al gobierno autonómico, al central y a los medios de comunicación y a una estrategia más cercana a la del Reino Unido que a otros países que son más restrictivos. "Llevamos 16 meses ganando las vacaciones. Cada vez que se acercaba un periodo vacacional nos ha pasado exactamente lo mismo. Que hay veces que la gente a veces nos mira y nos dice: '¿Ustedes son idiotas?'. Sí, porque hemos hecho cinco veces lo mismo", ha criticado Igea.

"Hace unas semanas la expectativa era si volvíamos a la nueva normalidad. Todos hemos levantado las mismas expectativas y mayor interés en ganar las vacaciones, el verano, la Navidad y sucesivamente", ha apuntado Igea, que recomendaba a los ciudadanos no juntarse con grupos no convivientes mientras el presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, asistía a una misa multitudinaria por el octavo centenario de la Catedral de Burgos, un municipio cuya incidencia supera los 2.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

"No puedo negar la realidad. No puedo decirle a la gente: 'qué bien hemos estado'", ha destacado Igea.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats