La portada de mañana
Acceder
Europa redobla la presión para poner fin a los cuatro años de bloqueo del CGPJ
Brokers fantasma y dinero desaparecido: el relato de las víctimas de un ‘criptofraude’
OPINIÓN | "Feijóo y el increíble hombre menguante", por Esther Palomera

Soria busca a sus personajes ilustres fusilados durante la guerra civil y el franquismo

Juan Antonio Gaya Tovar (el primero por la izquierda), con su esposa e hijos en 1935.

Alba Camazón


2

La Asociación Recuerdo y Dignidad (ASRD) de Soria advierte de que hay “escasas probabilidades de éxito”, pero insiste en su intento por localizar los restos de una veintena de víctimas de la guerra civil y del franquismo. La asociación memorialista soriana realizará dos prospecciones arqueológicas en el cementerio municipal del Espino los días 20, 21 y 22 de octubre.

La historia olvidada de la pirámide fascista italiana de Burgos

La historia olvidada de la pirámide fascista italiana de Burgos

La ASRD buscará la 'Fosa de los Ilustres' —de difícil localización porque el cementerio municipal de El Espino ha sufrido grandes modificaciones a lo largo de los últimos cincuenta años— y comprobará si se cavó una fosa común en la zona de la muralla donde se realizaban fusilamientos. “Queremos comprobar que no se realizaron enterramientos clandestinos, descartar que les enterraran ahí, porque no hay constancia documental”, explica una de las portavoces de la asociación, Sherezade Benito.

En la 'Fosa de los Ilustres' esperan encontrar los restos de intelectuales y personas vinculadas a la política que fueron fusilados en agosto de 1936. También esperan encontrar los restos de otras ocho personas (siete ejecutados en 1938 y otro en 1940. Entre los ilustres se encontraban el alcalde de Ágreda, un médico, un practicante (y líder de UGT), un fotógrafo, un delegado de Hacienda, un ferroviario y el jefe de Telégrafos.

La Asociación Recuerdo y Dignidad ha realizado una “exhaustiva” investigación que será publicará y en la que se podrá conocer el modus operandi de los asesinatos, así como de la ocultación de restos.

Años después de los fusilamientos, los restos de la 'Fosa de los Ilustres' y estas otras dos fueron trasladados al cementerio civil, así que esperan encontrar un gran osario, en el que —en principio— sería muy difícil individualizar los huesos. “En esa zona había enterramientos de niños pequeños, por ejemplo, de recién nacidos sin bautizar. Esperamos poder distinguir los restos también por ese motivo”, apunta Benito.

Los 'ilustres' cuyos restos no han sido localizados fueron los siguientes: Anastasio Vitoria García era alcalde de Ágreda del partido moderado de Unión Republicana. Se negó a marcharse de la villa de las tres culturas aunque se lo habían aconsejado. Manuel Blanco Sampedro era fotógrafo, pertenecía a la CNT y fue director del periódico Trabajo. Los informes de la Policía decían que era “de buena conducta moral, pública y privada”. Jesús Chicote de Pablo era practicante, el presidente de UGT de Soria y pertenecía al PSOE.

Juan Antonio Gaya Tovar era médico, profesor y secretario del Instituto Antonio Machado. Fue republicano reformista, y durante algún tiempo miembro de Partido Radical Socialista. El día de su fusilamiento llevaba en el bolsillo una resolución de la Autoridad Judicial Militar de Zaragoza en la que se le declaraba exento de responsabilidad por los hechos que motivaron su detención, que se produjo cuando acudía a atender a un herido. Después de muerto, se embargaron sus bienes y se le imputaron responsabilidades políticas. Su viuda y sus hijos debieron pagar una multa de 7.000 pesetas. Juan Antonio fue el padre del crítico de arte y escritor Juan Antonio Gaya Nuño. Aurelio Bourgeal era el jefe de Telégrafos de la oficina principal de Soria y estaba relacionado con el Partido Radical Socialista y el PSOE.

Joaquín Ranz Borja era delegado de Hacienda, donde fue detenido —se desconoce el motivo—. El Gobierno Civil dice que se manifestó “contra el Glorioso Movimiento Nacional” tras el bombardeo de Soria. Nicasio Nájera Blanco era ferroviario y se cree que participó en una escaramuza contra los fascistas de Juventudes de Acción Popular en enero de 1934.

Otras dos fosas comunes

En las otras fosas comunes habría al menos los restos de varios jornaleros y ferroviarios procedentes de Soria, Madrid, Guadalajara, Almería y Toledo. También habría un maquinista, un herrero y un mecánico, y algunos de estos fusilados fueron apresados en la catedral de Sigüenza, donde se habían encerrado 800 personas para resistir los embates del ataque de los golpistas contra la República. Se trata de Enrique Hernández Sánchez (jornalero de Madrid), Gregorio Angulo Díaz (ferroviario de Sigúenza preso en la catedral), Hilario Borobio Cuenca (jornalero de La Muedra de 25 años), Hilario Calvo Martínez (maquinista de Villaverde del Monte), Juan de Acuña Gutiérrez (mecánico de Almería), Clemente Domínguez Esteban (herrero de Guadalajara) y Manuel Garbajosa López (detenido en la catedral de Sigüenza y trasladado a varios penales de Soria, al campo de concentración de Santa Clara y a la Prisión Provincial).

La fosa más reciente es de junio de 1940 y se espera encontrar los restos de Lucio Zamorano Trigo, un jornalero toledano que fue fusilado cuando tenía 28 años.

La asociación memorialista recuerda que las tareas de prospección y posterior exhumación son actos públicos y abiertos, a los que puede acudir la ciudadanía para preguntar y conocer más sobre el tema. En esta ocasión acudirán varios miembros de la Sociedad Aranzadi y un grupo de alumnos de Educación Secundaria.

La intervención en estas fosas comunes se engloba dentro del convenio Soria Ciudad con Memoria, entre la Asociación Recuerdo y Dignidad y el Ayuntamiento de Soria, con la financiación de la Junta de Castilla y León a través de las subvenciones de Memoria Histórica. También está previsto realizar un memorial en recuerdo a las víctimas de la guerra civil y del franquismo en Soria.

Búsqueda de familiares

La Asociación Recuerdo y Dignidad lleva años buscando a los familiares de algunos miembros de la 'Fosa de los Ilustres' y de otras víctimas enterradas en otras fosas comunes. Tras el llamamiento realizado hace unos meses, y gracias a la colaboración del Foro por la Memoria de Guadalajara y a una periodista, han conseguido localizar a la familia de Clemente Domínguez Esteban, que era un herrero de Jadraque casado y con dos hijos. Todavía continúan buscando a los familiares de algunos de los fusilados

Fracaso en el primer intento y una fosa grande destruida

Las primeras prospecciones en el cementerio de El Espino fueron a finales de 2018, cuando estuvieron buscando la 'Fosa de los Ilustres' en la parte antigua del cementerio, aunque sin éxito. A través de la investigación que ha realizado la asociación memorialista, han descubierto la fosa de San José, en la que hubo enterramientos desde 1936 hasta 1970. La asociación, explica la portavoz, tiene contabilizados al menos veinte presos republicanos que fallecieron en los penales o campos de concentración franquistas y después fueron enterrados allí, pero también fueron enterrados los cuerpos de personas sin recursos, entre otros. La asociación no sabía de esta fosa común, sino que dio con ella al buscar documentación sobre la 'Fosa de los Ilustres'. Sin embargo, esta fosa fue destruida en su totalidad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats