Aragonès y Colau destacan "sintonía" en una primera reunión centrada en políticas de vivienda y fondos europeos

Ada Colau y Pere Aragonès, justo antes de reunirse en el Palau de la Generalitat

Sensación de nueva etapa entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Pere Aragonès decidió que su primera reunión institucional sería con la alcaldesa Ada Colau y, tras el encuentro este jueves por la mañana, de casi dos horas en el Palau de la Generalitat, ambos han salido con buenas palabras. "Sintonía", "predisposición", "máxima colaboración", "ilusión"… han sido algunos de los términos empleados por ambos, que han abordado cuestiones como las políticas de vivienda, que en los últimos años han hecho chocar a ambas administraciones, o el reparto de los fondos europeos de recuperación. 

Tormenta política en el arranque del Govern de Aragonès por un desahucio ejecutado por los Mossos

Tormenta política en el arranque del Govern de Aragonès por un desahucio ejecutado por los Mossos

Tras unos años de relación institucional más bien fría entre los gobiernos de Quim Torra y Ada Colau, el nuevo president ha querido escenificar una mejor sintonía con el Ayuntamiento desde el inicio. Durante la rueda de prensa conjunta de ambos dirigentes, ha puesto fecha a la primera comisión mixta de su mandato entre ambas instituciones: el 18 de junio. Hace más de un año que esta mesa no se reúne. “Es hora de reactivarla con un nuevo Govern, trabajando las dos instituciones a un lado y otro de la plaza Sant Jaume. Es nuestra obligación como servidores públicos”, ha declarado Aragonès. 

Colau, por su parte, ha sido si cabe más entusiasta que Aragonès. Ha agradecido "muy sinceramente" la celeridad a la hora de celebrar el encuentro y ha usado en varias ocasiones el término "nueva etapa". "Siempre hemos dialogado con la Generalitat, es nuestra obligación, pero es evidente que este la colaboración puede ser de mínimos o de máximos y hoy estamos muy ilusionados en impulsar una nueva etapa en la que la colaboración no sea de mínimos, sino de máximos. Tenemos enormes retos", ha manifestado la actual alcaldesa. 

La primera de las cuestiones que han tratado ha sido la de la emergencia habitacional, es decir, los desahucios. En el acuerdo de gobierno entre ERC y la CUP, el nuevo Govern se compromete a elaborar un nuevo protocolo sobre los lanzamientos, en el que no participen los Mossos d’Esquadra. Una promesa que le ha comportado ya al Ejecutivo su primera tormenta política, con un desalojo el martes en Barcelona. "Estamos plenamente dispuestos a colaborar con la voluntad de reforzar las políticas de vivienda y el nuevo protocolo de mediación para situaciones límite", ha declarado la alcaldesa. 

Aragonès ha asegurado que trabajarán "lo más rápido posible" en ese nuevo protocolo y, en materia de vivienda, también ha reconocido la necesidad de “abocar más recursos” a dichas políticas, algo que el Ayuntamiento les exige desde hace años. En este sentido, ha puesto como ejemplo la rehabilitación de viviendas vinculada a los fondos de recuperación Next Generation, el otro gran tema de conversación entre ambos dirigentes este jueves. "Debemos trabajar para aprovecharlos al máximo y cambiar la estructura productiva del país y fortalecer el estado del bienestar", ha constatado el president.

Durante la reunión también se han discutido políticas de movilidad y, por supuesto, el gran tema de actualidad para la política catalana: los indultos a los presos del procés. Aragonès y Colau han asegurado estar de acuerdo en esto último. "Como he dicho siempre en público y en privado, es el tiempo de que dejen de hablar los jueces para que vuelva el diálogo", ha afirmado Colau.

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2021 - 11:54 h

Descubre nuestras apps

stats