El exdiputado de Junts detenido queda en libertad tras comparecer ante la jueza

El exvicepresidente del Parlament y exdiputado de Junts Josep Costa ha quedado en libertad tras ser detenido este miércoles para comparecer ante la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) Maria Eugènia Alegret, que lo investiga por desobediencia junto al resto de miembros de la Mesa de la pasada legislatura.

Según ha explicado Costa a la salida del TSJC, agentes de los Mossos d'Esquadra lo han detenido poco antes de las 10:30h. en su domicilio y lo han trasladado hasta los calabozos del Palacio de Justicia de Barcelona. A las 14.30h. se ha celebrado la comparecencia como investigado de Costa, que ha sido muy breve. Después el exdiputado ha quedado en libertad.

Fuentes jurídicas han informado de que, durante la comparecencia como investigado, Costa se ha acogido a su derecho a no declarar sobre los hechos de la causa y ha anunciado que recusaba a la magistrada Alegret porque, a su entender, no ha obrado con imparcialidad y lo ha detenido de forma ilegal. En declaraciones a la prensa, Costa ha anunciado que se querellará contra la magistrada por detención ilegal.

La magistrada ha ordenado la detención de Costa después de que el exdiputado se negara a comparecer el pasado 15 de septiembre Costa, cuando estaba citado. Según explicó entonces el propio Costa, no compareció al alegar que no reconoce la "autoridad" del TSJC para "juzgar los acuerdos y debates" de la Cámara.

Los otros tres exmiembros de la Mesa investigados (Roger Torrent y Adriana Delgado de ERC y Eusebi Campdepadrós de Junts) sí comparecieron y declararon. Todos ellos están investigados por desobediencia por permitir dos votaciones para reprobar a la monarquía y reafirmar el derecho a la autodeterminación.

En el auto de este lunes por el que ordena su detención, la magistrada indica que Costa "no ha comparecido cuando ha sido llamado" y tampoco ha alegado "causa que justificase su incomparecencia". La jueza indica que la comparecencia del investigado es una "obligación" y "un deber jurídico" según la doctrina del Constitucional.

Costa ha explicado que una vez detenido por los Mossos ha pedido su liberación inmediata mediante un 'habeas corpus' por "detención ilegal" interpuesto ante el juzgado de instrucción 15 de Barcelona porque su arresto ha sido "innecesario, desproporcionado y sin ningún tipo de base legal".

El exdiputado ha argumentado que el delito por el que está investigado –desobediencia– no obliga a que esté presente en el juicio. No obstante, pese a la insistencia de los periodistas, Costa ha evitado valorar que en fase de instrucción –previa a la vista donde sí se le puede juzgar en ausencia– el derecho a no comparecer no está reconocido y se ha limitado a insistir en que es un derecho fundamental reconocido por la ley no declarar en una investigación penal.

Fuentes jurídicas han explicado que Costa, que también es abogado, se ha autodefendido en la comparecencia ya que sus letrados, Gonzalo Boye e Isabel Elbal, se encuentran en Alemania por motivos laborales. La magistrada ha permitido que otros dos abogados, entre ellos el diputado de Junts Josep Rius, estuvieran en la sala durante la comparecencia.

Junts denuncia una "detención política"

Las reacciones de apoyo no se han hecho esperar. Diputados de Junts han abandonado la comisión de Territorio que se celebraba este miércoles para acudir frente al Palacio de Justicia en solidaridad con Costa. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha acusado al presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, de impedirle la entrada en el edificio cuando acudía a ver a Costa en los calabozos, si bien en realidad las visitas a los arrestados están reservadas a sus abogados en las entrevistas previas a su comparecencia judicial y no se contempla que las autoridades puedan hacerlo.

Desde Bélgica, el expresident de la Generalitat y eurodiputado de Junts, Carles Puigdemont, ha manifestado que la detención de Costa es un "gesto de autoritarismo" que "obedece a razones políticas" y ha vinculado sin pruebas la fecha escogida para su arresto con el cuarto aniversario de la Declaración Universal de Independencia (DUI) que se cumple este miércoles.

El exvicepresidente del Parlament y exdiputado de Junts Josep Costa ha quedado en libertad tras ser detenido este miércoles para comparecer ante la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) Maria Eugènia Alegret, que lo investiga por desobediencia junto al resto de miembros de la Mesa de la pasada legislatura.

Según ha explicado Costa a la salida del TSJC, agentes de los Mossos d'Esquadra lo han detenido poco antes de las 10:30h. en su domicilio y lo han trasladado hasta los calabozos del Palacio de Justicia de Barcelona. A las 14.30h. se ha celebrado la comparecencia como investigado de Costa, que ha sido muy breve. Después el exdiputado ha quedado en libertad.

Fuentes jurídicas han informado de que, durante la comparecencia como investigado, Costa se ha acogido a su derecho a no declarar sobre los hechos de la causa y ha anunciado que recusaba a la magistrada Alegret porque, a su entender, no ha obrado con imparcialidad y lo ha detenido de forma ilegal. En declaraciones a la prensa, Costa ha anunciado que se querellará contra la magistrada por detención ilegal.

La magistrada ha ordenado la detención de Costa después de que el exdiputado se negara a comparecer el pasado 15 de septiembre Costa, cuando estaba citado. Según explicó entonces el propio Costa, no compareció al alegar que no reconoce la "autoridad" del TSJC para "juzgar los acuerdos y debates" de la Cámara.

Los otros tres exmiembros de la Mesa investigados (Roger Torrent y Adriana Delgado de ERC y Eusebi Campdepadrós de Junts) sí comparecieron y declararon. Todos ellos están investigados por desobediencia por permitir dos votaciones para reprobar a la monarquía y reafirmar el derecho a la autodeterminación.

En el auto de este lunes por el que ordena su detención, la magistrada indica que Costa "no ha comparecido cuando ha sido llamado" y tampoco ha alegado "causa que justificase su incomparecencia". La jueza indica que la comparecencia del investigado es una "obligación" y "un deber jurídico" según la doctrina del Constitucional.

Costa ha explicado que una vez detenido por los Mossos ha pedido su liberación inmediata mediante un 'habeas corpus' por "detención ilegal" interpuesto ante el juzgado de instrucción 15 de Barcelona porque su arresto ha sido "innecesario, desproporcionado y sin ningún tipo de base legal".

El exdiputado ha argumentado que el delito por el que está investigado –desobediencia– no obliga a que esté presente en el juicio. No obstante, pese a la insistencia de los periodistas, Costa ha evitado valorar que en fase de instrucción –previa a la vista donde sí se le puede juzgar en ausencia– el derecho a no comparecer no está reconocido y se ha limitado a insistir en que es un derecho fundamental reconocido por la ley no declarar en una investigación penal.

Fuentes jurídicas han explicado que Costa, que también es abogado, se ha autodefendido en la comparecencia ya que sus letrados, Gonzalo Boye e Isabel Elbal, se encuentran en Alemania por motivos laborales. La magistrada ha permitido que otros dos abogados, entre ellos el diputado de Junts Josep Rius, estuvieran en la sala durante la comparecencia.

Junts denuncia una "detención política"

Las reacciones de apoyo no se han hecho esperar. Diputados de Junts han abandonado la comisión de Territorio que se celebraba este miércoles para acudir frente al Palacio de Justicia en solidaridad con Costa. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha acusado al presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, de impedirle la entrada en el edificio cuando acudía a ver a Costa en los calabozos, si bien en realidad las visitas a los arrestados están reservadas a sus abogados en las entrevistas previas a su comparecencia judicial y no se contempla que las autoridades puedan hacerlo.

Desde Bélgica, el expresident de la Generalitat y eurodiputado de Junts, Carles Puigdemont, ha manifestado que la detención de Costa es un "gesto de autoritarismo" que "obedece a razones políticas" y ha vinculado sin pruebas la fecha escogida para su arresto con el cuarto aniversario de la Declaración Universal de Independencia (DUI) que se cumple este miércoles.

El exvicepresidente del Parlament y exdiputado de Junts Josep Costa ha quedado en libertad tras ser detenido este miércoles para comparecer ante la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) Maria Eugènia Alegret, que lo investiga por desobediencia junto al resto de miembros de la Mesa de la pasada legislatura.

Según ha explicado Costa a la salida del TSJC, agentes de los Mossos d'Esquadra lo han detenido poco antes de las 10:30h. en su domicilio y lo han trasladado hasta los calabozos del Palacio de Justicia de Barcelona. A las 14.30h. se ha celebrado la comparecencia como investigado de Costa, que ha sido muy breve. Después el exdiputado ha quedado en libertad.

27 de octubre de 2021 - 11:54 h