eldiario.es

9
Menú

CATALUNYA

Un inspector de los Mossos cree que el agente que disparó a Ester Quintana "se está escondiendo"

Mandos policiales siembran dudas sobre una furgoneta de antidisturbios que estaba en el lugar donde un agente de los Mossos mutiló a Quintana aunque no aportan pruebas

El comisario jefe de los Mossos afirma que en el cuerpo "hay gente que hace trampas, como en todos los colectivos", aunque no se haya averiguado quién lesionó a Quintana

- PUBLICIDAD -
Ester Quintana. Homenatge al carrer Aurora als 31 mesos de la mort de Juan Andres Benítez

Ester Quintana en un homenaje a Juan Andrés Benítez SANDRA LÁZARO / ARCHIVO

Las consecuencias de la sentencia del viernes que  absolvió a los dos Mossos d'Esquadra acusados de reventar un ojo con una bala de goma a Ester Quintana se han sentido hasta en el mismo cuerpo policial. A través de los dos programas de radio matinales más escuchados en Catalunya, el inspector Jordi Dalmau, secretario general del sindicato de mandos de los Mossos d'Esquadra (inspectores, intendentes y comisarios), ha asegurado que el agente que disparó a Quintana "miente" y "se está escondiendo". Pese a reconocer que el caso "se ha cerrado en falso", Dalmau ha asegurado que el resultado del caso Quintana es algo que "policialmente pasa a menudo", esto es, "que tenemos la certeza que alguien ha cometido un delito pero no tenemos la capacidad de demostrarlo".

Si en otros casos mandos, agentes y cargos políticos optaban por cerrar filas, en el caso Quintana los mismos agentes han seguido alimentando las especulaciones sobre quién disparó a Ester Quintana, aunque sin aportar pruebas. "Es evidente que una persona disparó. Es evidente que alguien ha mentido e intuimos quién es", ha aseverado Dalmau, aunque ha añadido que, por lo investigado hasta ahora, "no hay pruebas suficientes".

Así, si no cambian las cosas o aparece una nueva prueba, el caso Quintana continuará impune y sin culpables, aunque con la sombra de duda colocada en los agentes de la furgoneta antidisturbios Dragó 414, que fueron apartados del cuerpo durante la fase de instrucción por ocultar hechos en la investigación interna.

Una investigación de la División de Asuntos Internos de los Mossos basada en intuiciones e indicios débiles, tal y como reconocieron durante el juicio los agentes que la practicaron, concluyó que el agente que mutiló a Quintana podría proceder de otra furgoneta policial, la Dragó 414 (la de los acusados era la Dragó 40). La declaración de los policías de la DAI sorprendió hasta tal punto al tribunal que su presidente se mostró "un poco desconcertado" porque la unidad de la policía catalana que investigó el caso llegara a conclusiones distintas a las del juez instructor –que sí vio suficientes indicios del disparo de balas de goma para enviar a juicio al subinspector y al escopetero acusados y posteriormente absueltos.

La defensa de los dos acusados usó  la tesis de la 414 para argumentar que podría haber sido uno de los integrantes de esa furgoneta y un proyectil policial de foam en vez de una bala de goma los causantes de las lesiones de Quintana. El tribunal avaló ambas posibilidades en la sentencia absolutoria, y pese a abrir la puerta a que el arma fuera un proyectil de foam, consideró que "lo más probable" era la bala de goma. Fuera foam o bala de goma, el tribunal censuró a los Mossos por haber incumplido todos los protocolos y a Interior por su ineficaz investigación interna.

Trapero niega que haya encubrimiento

Por su lado, este lunes el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha asegurado que la policía catalana no ha podido aportar más pruebas en el juicio por la pérdida de un ojo de Ester Quintana. "Que me crea cuando le digo que no hemos podido", ha afirmado después de que Quintana dijera que la policía no ha podido o no ha querido contribuir a aclarar el caso.

Trapero ha lamentado que se haya tratado a los Mossos d'Esquadra como "una especie de trileros" por intentar abrir la investigación y apuntar a que los disparos podrían ser de foam y no de balas de gomas. Tras la sentencia absolutoria, ha afirmado que "ha quedado claro que estas personas no fueron", y ha afirmado que si aparecen elementos que permitan abrir otra vía de investigación, la policía lo hará. Sobre el agente que disparó el proyectil, ha señalado que en los Mossos "hay gente que hace trampas, como en todos los colectivos", aunque no se haya averiguado quién fue.

¿Quién disparó, pues, a Ester Quintana la jornada de huelga general del 14 de noviembre de 2012? Tanto en fase de instrucción como durante el juicio oral, los agentes de la 414 que llevaban la pistola de balas de goma y la lanzadora de proyectiles de foam negaron implicación alguna en los hechos. El primer antidisturbios aseguró que aquel día, a última hora de la tarde, le dolía la espalda, por lo que ni bajó la escopeta. El agente que llevaba el foam aseguró que la parada en el cruce de la Gran Via con Passeig de Gràcia había sido tan corta que solo tuvo tiempo de bajar y volver a la furgoneta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha