Los Presupuestos catalanes pasan su primera prueba con los votos de ERC, Junts y comuns

La líder de los comuns, Jéssica Albiach, mira de fondo al conseller de Economía, Jaume Giró, de Junts

El proyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2022 ha pasado este lunes su primera prueba y ha comenzado su tramitación parlamentaria con los votos de ERC, Junts y En Comú Podem. El acuerdo in extremis ha permitido salvar las cuentas después de que la CUP se descolgara de la negociación y tras varios días de carreras y conversaciones cruzadas para encontrar un socio alternativo. Finalmente el pacto se ha materializado y los comuns han retirado la enmienda a cambio, sobre todo, del compromiso de Esquerra para aprobar las cuentas del Ayuntamiento de Barcelona. Finalmente, todas las enmiendas han caído con los votos de las fuerzas del Govern y la abstención de En Comú. Pasadas las 22 horas de la noche, el pleno también ha dado luz verde a Ley de acompañamiento, con los mismos apoyos.

Pero esta fotografía junto a los comuns ha enfadado a Junts, que considera que la mayoría independentistas se ha roto y cuestiona ahora la orientación general de la legislatura. Desde que el martes pasado los anticapitalistas anunciaron el registro de una enmienda a la totalidad a las cuentas, la discordia se instaló entre ERC y Junts a cuenta de las alianzas. Ambos querían apurar las conversaciones con la CUP pero, si estas fallaban, los republicanos apostaban por ir a buscar a los comuns, mientras en Junts consideraban que no debían negociar con nadie más y preferían esperar una abstención de última hora del PSC. Con todo, el Govern, incluyendo miembros de Junts, sí se sentaron con los comuns hasta el domingo. Ese día la ejecutiva de JxCat rechazó la negociación y forzó al conseller Jaume Giró a plantar a sus socios de gobierno en la última reunión programada con la formación de Ada Colau.

Pero el acuerdo, ya bilateral entre ERC y En Comú Podem, se alcanzó el domingo por la noche y se anunció en la reunión extraordinaria del Govern un día después. Una alianza idéntica a la que ya se formalizó durante la presidencia de Quim Torra en el año 2020 y que, entonces, no generó ningún choque entre los socios. Sin embargo, en esta ocasión, Junts ha considerado que este giro tiene unas implicaciones inasumibles. "Se ha roto la mayoría del 52%", denunció la portavoz de Junts, Elsa Artadi, que no dudó en calificar el acuerdo con los comuns de "fracaso" de Aragonès y del conjunto del independentismo. La formación ha reclamado una reunión con Junts al máximo nivel para discutir sobre la orientación de la legislatura.

Giró defiende unos "buenos Presupuestos" sin soberanía

Pese al enfado de Junts, una vez los comuns anunciaron que daban luz verde a las cuentas, el trámite parlamentario seguía sin sobresaltos. El conseller de Economía Jaume Giró aseguró, en el pleno del Parlament de este lunes, que se alegraba de que los Presupuestos puedan tirar adelante, pero también que le hubiera gustado que estos hubiesen prosperado con el apoyo de la mayoría independentista. No obstante, el conseller se mostró optimista y aseguró estar "seguro de que seremos capaces de volver a demostrar la unidad estratégica del independentismo".

En su defensa de las cuentas del Govern, Giró subrayó que los Presupuestos presentados “no son los mejores que Catalunya podría tener, pero sí los mejores que se pueden tener en este momento”. Sobre esto añadió que “no son los mejores porque todavía no somos un país soberano”, pero que “son unos buenos Presupuestos”.

Giró además invitó al PSC y a la CUP a reflexionar sobre su postura ante estos Presupuestos, porque “una enmienda a la totalidad implicaría que nada de lo que hay en los Presupuestos se puede salvar”. Por otro lado, el conseller enfatizó que “Catalunya no se puede permitir no tener Presupuestos” y que “sería una irresponsabilidad no sacarlos adelante”.  

En cuanto a la magnitud de estas cuentas, cuyo gasto total son más de 38.000 millones de euros, Giró subrayó su “ambición excepcional”, su “carácter expansivo” y también que se trata de “los Presupuestos de reactivación económica y social de Catalunya”. En conseller añadió que cerca de 4.000 millones irán para el sector público, porque “el Govern cree en la importancia del sector público, como la mayoría de los gobiernos de los países europeos más avanzados”.

Por su parte, el PSC lideró la oposición a las cuentas. "El pacto agónico para salvar estos Presupuestos constata un cambio de tiempo y envía a la papelera de la historia la mayoría de la investidura", dijo la portavoz socialista, Alicia Romero. La diputada defiende que el proyecto económico no incorpora recursos nuevos para este ejercicio, sino que consolida los ya ejecutados el 2020. "¿Y de dónde vienen? Sobre todo de las transferencias del Estado, del sistema de financiación, y otra parte de los fondos europeos. Por tanto el esfuerzo de la Generalitat es cero", explicó.

Romero defendió que debía haberse incorporado un mayor gasto sanitario y también un esfuerzo especial en educación, algo que ha avanzado que aparecerá en sus enmiendas al articulado. Otra de las cuestiones que la socialista apuntó es que el Govern acabe con lo que ha bautizado como "el síndrome de la silla vacía". "Vayan a las mesas donde se negocia el sistema de financiación autonómica", les reclamó. Con la otra mano, Romero lanzaba una pulla a los comuns: "Ustedes ya han aprobado más Presupuestos que la CUP. ¿Y hablaban de sociovergència?".

La CUP exige un "horizonte" para la autodeterminación

Los anticapitalistas de la CUP han vuelto a situarse este lunes entre las formaciones de la oposición. No obstante la diputada portavoz, Eulàlia Reguant, no quiso escenificar una ruptura total sino un alejamiento que puede corregirse en la medida que el Govern vuelva al acuerdo de investidura. "Quien abandona el 52% es quien pacta por la puerta de atrás la ampliación del aeropuerto, quien sostiene al Gobierno que tumba nuestras leyes de vivienda y quien trabaja por los intereses de las patronales que en octubre de 2017 se pusieron en contra de la voluntad popular", afirmó Reguant.

En esta línea, la CUP reclama al Ejecutivo que fije la "autodeterminación en el horizonte" y que se comprometa a acometer las cuatro revoluciones –verde, feminista, social y soberanista– que Aragonès anunció durante su investidura. "No hay mejor revolución democrática que un referéndum, con o sin permiso, porque persistiendo en esta vía es cómo llegaremos a la independencia", aseguró la diputada anticapitalista.

La formación reiteró otros reproches al Govern, como su apuesta por proyectos turísticos como el Hard Rock o los Juegos Olímpicos de Invierno, y también que hablen de Presupuestos expansivos cuando están vinculados a la llegada de los fondos europeos. También criticaron que el acuerdo con los comuns incluyan la aprobación de las cuentas en el Ayuntamiento de Barcelona. Unas críticas que generaron la protesta del conseller Giró: "Negociar unos Presupuestos implica dos cosas: presupuestos, por un lado, y negociar, por otro. Y ninguno de los reproches de su enmienda a la totalidad tienen que ver con las cuentas anuales", se revolvió el autor de las cuentas.

Etiquetas
Publicado el
22 de noviembre de 2021 - 19:43 h

Descubre nuestras apps

stats