eldiario.es

9

Los técnicos urgen a la retirada "subsidiaria" del amianto si no actúan los particulares

El informe final apunta que en este caso, deben ser las administraciones competentes quienes acometan la tarea con cargo a los titulares de las parcelas

Afirma que la retirada de fibrocemento en el Polígono debe realizarse “a la mayor brevedad posible” y sigue proponiendo dos vías: sellado y retirada

El equipo de Gobierno municipal reitera el compromiso de eliminar el riesgo para la salud por amianto "de forma inminente"

amianto en Toledo

Residuos de amianto en Toledo

En caso de que no progresen los expedientes abiertos a los particulares propietarios de las parcelas del barrio del Polígono de Toledo donde todavía hay restos de amianto, deben ser las administraciones públicas competentes, por “ejecución subsidiaria”, las que deban proceder a la retirada de este material peligroso. Así lo expone el informe final elaborado en el contexto de la Comisión Técnica Interadministrativa que se ha venido reuniendo desde el pasado mes de mayo para el estudio de soluciones a esta problemática. Los técnicos afirman que la retirada se realizará con cargo a los titulares, “al menos en las actuaciones esenciales de eliminación de riesgo de dispersión de fibras”.

Se trata de una de las conclusiones del informe, que comienza considerando que la prioridad en las actuaciones administrativas en relación con los depósitos de fibrocemento debe ser la eliminación del riesgo de exposición de la población vecina a las fibras de amianto presentes en los depósitos. En el mismo se determina también la urgencia de estas tareas: los técnicos apremian a que, ante el riesgo de dispersión, sean acometidas “a la mayor brevedad posible”.

Según explica, los resultados de los muestreos de suelo realizados permiten concluir que el alcance de la presencia de fibras de amianto procedentes de los residuos con restos de fibrocemento se circunscriben a los núcleos específicos conocidos y tratados, “sin presencia en los entornos inmediatos de los mismos investigados de fibras que pudieran haber sido transportadas desde los focos y depuestas en dichos entornos”.  Dicho esto, se vuelve a apostar por dos métodos: el cubrimiento o sellado de los depósitos, o la retirada de los residuos.

Si se optara por el sellado de alguno de los núcleos, los técnicos incorporan un factor a tener en cuenta: cualquier uso posterior del terreno que pueda suponer “remoción” de depósitos deberá requerir la “retirada definitiva previa de los depósitos afectados”, para lo que se deberá modificar la calificación urbanística del suelo afectado en este sentido si fuera necesario.

Los restos del arroyo Ramabujas

Al respecto de los residuos acumulados en las márgenes del arroyo Ramabujas o con afección directa al mismo, se considera que la mejor opción sería su retirada y eliminación total, con objeto de evitar la caída o arrastre por avenidas de nuevos materiales, siendo imprescindible la retirada de los materiales, tanto del cauce como de la zona de servidumbre.

En cuanto a los detalles de las operaciones realizadas, propuestas de actuación o planteamientos respecto a las mismas, en el seno de las sesiones de trabajo de la Comisión, los técnicos consideran que se ha intercambiado información y datos disponibles por cada una de las administraciones para que los expedientes incoados en cada caso puedan ser resueltos "a la mayor celeridad posible", dentro de los plazos marcados por los procedimientos administrativos. Sobre esto último, recalcan el respeto a estos plazos pero apunta que se deberán tramitar los expedientes por la vía de urgencia cuando ello sea posible.

Finalmente, y para garantizar la eficacia de las medidas tomadas, mientras haya presencia de residuos en la zona afectada, el informe apunta como necesario mantener un Plan de vigilancia de control de la calidad del aire, con la referencia de las campañas realizadas anteriormente en la zona, por el que se confirme la ausencia de riesgo para la población por presencia de fibras de amianto en el aire.

Nuevos focos en Laguna de Arcas y Calabazas Altas

Previamente, recuerda que el documento técnico proporcionado por la empresa EMGRISA integra los informes anteriores disponibles y las actualizaciones habidas al respecto de los distintos focos conocidos con presencia de fibrocemento. Dicho estudio técnico no incluye los depósitos del denominado “Barrio Avanzado”, objeto de proyecto de retirada específico, ni otros focos potenciales detectados con posterioridad a la elaboración del informe situados en la calle Laguna de Arcas y en el camino de Calabazas Altas que da acceso al depósito de agua del Barrio de Benquerencia. Pero añade que las directrices y recomendaciones presentadas “son válidas para estos nuevos puntos detectados”

Este informe fue presentado en la última reunión de la Comisión Técnica el pasado 19 de diciembre. Justo un día después, compareció en las cortes el viceconsejero de Medio Ambiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Agapito Portillo, quien insistió en que ninguna de las mediciones del aire realizadas en estos años en las parcelas con fibrocemento ha superado las 0,1 fibras por centímetro cúbico que marca la legislación como límite, y ha insistido en la paralización del proceso durante la legislatura anterior del PP.

En esa comparecencia se refirió precisamente al caso de los siete propietarios particulares. Recordó que ya han recibido las notificaciones por las que se les insta a proceder a las tareas de limpieza, contra las que cinco de ellos han presentado recurso de alzada. Defendió en todo momento la necesidad de seguir el procedimiento administrativo: la Junta no puede hacer otra cosa que referirse “a aquello que está legislado, porque si no hay legislación, no podemos entrar en suposiciones”, en referencia a las parcelas de los particulares. “Eso hace que los procedimientos sean lentos y complicados aunque no hemos obviado la potencialidad del riesgo de las fibras del amianto, diferente al de una situación de emergencia”. “Las soluciones no pueden ser tan rápidas como uno quisiera”, explicó.

Por su parte, la viceportavoz del Ayuntamiento de Toledo, Inés Sandoval, ha reiterado ya esta semana el compromiso de eliminar el riesgo para la salud por amianto "de forma inminente" en el barrio de Santa María de Benquerencia tal y como ha manifestado recientemente la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, y se lo ha transmitido en la última semana a los miembros de la plataforma 'Mi barrio sin amianto'.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha