El malestar de los usuarios con los Cercanías valencianos: una pitada por un servicio digno

Usuarios esperan un tren de Cercanía de la línea C-2 en la estación del Norte de Valencia que ha llegaba con 20 minutos de retraso.

Los compromisos del Gobierno no acaban de convencer a los usuarios, que siguen reclamando inversiones ante el caos en el servicio valenciano de Cercanías, que padece diariamente retrasos y cancelaciones por diferentes motivos. Por este motivo, la plataforma Indignats amb Renfe ha convocado para este sábado, 7 de marzo, a las 12 horas en la estación del Norte de València una concentración con el lema 'Xiulem pel tren. Per un ferrocarril públic digne' (Pitamos por el tren. Por un ferrocarril público digno).

La plataforma lamenta que no se cumplan las expectativas generadas por la reunión mantenida el pasado 14 de febrero entre la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad y el Ministerio de Transportes. El secretario de Estado, Pedro Saura, reconoció el "déficit crónico" de maquinistas, infraestructuras, trenes y talleres en la Comunitat Valenciana y, entre otras medidas, anunció una inversión de 400 millones de euros en dos años para que el servicio vuelva a la normalidad. Para los usuarios, esa inversión "se queda lejos de las necesidades de mejora" de las Cercanías y Media Distancia.

También consideran insuficientes medidas anunciadas por el ministerio como la contratación de 19 personas para cubrir jubilaciones y la reubicación de otras 17, el refuerzo de talleres, la devolución exprés del dinero del billete en caso de más de 15 minutos de retrasos o cancelación, la mejora de la aplicación y la creación de una red de Twitter por cada una de las líneas que componen la red de Cercanías.

En su opinión, el déficit histórico que arrastran estos servicios no se puede compensar "con microdecisiones". "Sin dejar de estar vigilantes del resultado de las medidas que se ponen en marcha, no dejaremos de presionar y de hacer llegar nuestras propuestas para conseguir el transporte ferroviario que necesitamos", señala la plataforma.

Se reclama priorizar inversiones enfocadas a solucionar la problemática existente (en los últimos años, el 80% de los presupuestos ferroviarios se destina al AVE, del que sólo se benefician un 3,8% de los usuarios); una reestructuración puntual del servicio que asegure el cumplimiento de la oferta existente; planificar la futura electrificación de las líneas que todavía funcionen con gasóleo; o la rehabilitación y adecuación de las estaciones dotándolas de personal y máquinas de autoventa que funcionen, que sean accesibles y que puedan ofrecer en tiempo real información fiable y actualizada de las incidencias.

Protestas de los viajeros

Renfe explica que cada día 331 convoyes Cercanías recorren las líneas ferroviarias valencianas con 51.000 viajeros a bordo y una puntualidad acumulada del 90%. Sin embargo, en 2019 se suprimieron 7.793 trenes, el 4,8% del total y catorce veces más que en 2015, por "problemas derivados de la dotación de recursos humanos y la falta de disponibilidad de material".

Los usuarios del servicio han protagonizado en las últimas semanas diversas protestas por estas "habituales" incidencias. Una de estas protestas acabó en un encontronazo entre los viajeros afectados por el retraso de un convoy y la policía, después de que dos agentes trataran de retener e identificar a una usuaria en la estación del Norte de València por el nivel de ruido de la protesta que estaba protagonizando.

Etiquetas
Publicado el
6 de marzo de 2020 - 23:53 h

Descubre nuestras apps

stats