Patrimonio solicita al Ayuntamiento que subsane 62 puntos del Plan Especial del Cabanyal

El Ayuntamiento de València remitió a la Dirección General de Patrimonio en marzo del pasado año el Plan de Especial del Cabanyal (PEC) con el objetivo de obtener el informe favorable en todo lo relativo a la catalogación de elementos patrimoniales para su protección, un trámite necesario y previo a la aprobación inicial del plan urbanístico en el pleno.

En concreto el PEC implica la protección de 1.200 inmuebles con el objetivo de “reforzar la protección de la identidad del barrio” e incluye elementos patrimoniales “no considerados en catálogos anteriores”, como las trazas del antiguo pavimento de finales del XIX, tal y como comentó en su momento la cocejala de Desarrollo Urbano y vicealcaldesa de València, Sandra Gómez.

Esta elevada lista de elementos protegidos ha retrasado el informe de Patrimonio, dependiente de la Conselleria de Cultura, el cual ha solicitado documentación adicional relativa a 62 aspectos del plan urbanístico.

Según informaron este martes fuentes del Desarrollo Urbano, “la concejalía, como viene siendo habitual, tiene una relación fluida con la Conselleria de Cultura y fruto de ese clima de entendimiento se producen reuniones de trabajo que sirven para avanzar y agilizar la tramitación de planes como el PEC del Cabanyal”.

Además, añadieron que las “correcciones” planteadas desde Patrimonio “son fruto de esas reuniones, y son habituales en cualquier tipo de expediente”, por lo que “lejos de suponer un retraso, significan un avance para que cuando la conselleria emita su informe sea favorable y se pueda aprobar el PEC lo antes posible”.

En la misma línea, desde la Conselleria Cultura afirmaron que la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria no ha aprobado nada todavía sobre el Plan Especial del Cabanyal-Cañamelar (PEC) de València, ni se ha cerrado el expediente: “El personal técnico de Patrimonio de la Conselleria sigue trabajando con el personal técnico municipal en la elaboración de consensos para resolver las discrepancias y llegar a la aprobación del plan lo más rápidamente posible. La documentación inicial del PEC presentada por el Ayuntamiento ya ha sido revisada por la Conselleria”.

A partir de ahí, añadieron las mismas fuentes, se han tenido varias reuniones entre el equipo redactor del plan, el Ayuntamiento y la Conselleria y explicaron que la documentación que ha tenido entrada recientemente es fruto de ese trabajo y ahora se está estudiando dicha documentación.

“Esta dinámica de trabajo de buscar consensos entre las diferentes administraciones con el fin de asegurar el cumplimiento de la protección del patrimonio es el procedimiento habitual en la tramitación de planes urbanísticos de gran calado como el del Cabanyal-Canyamelar”, aseguraron.

Críticas de Ciudadanos y el PP

Desde la oposición, sin embargo, la lectura fue la contraria. El grupo municipal Ciudadanos denunció que entre las principales observaciones a las que obliga la Conselleria de Cultura destaca, por ejemplo, que se hayan incumplido varios artículos de la ley de Patrimonio Cultural, o que no se haga en ningún momento mención expresa a la obligación de los propietarios de cuidar y mantener la integridad arquitectónica de los edificios históricos del Cabanyal. Y, además, también censura que se haya renunciado a hacer un estudio exhaustivo del interior de algunos edificios para saber si cuentan con elementos patrimoniales como cerámica o molduras.

El portavoz de la formación liberal, Fernando Giner, denunció las “medias verdades” del gobierno para esconder la realidad sobre los retrasos del Plan Cabanyal: “Dijeron que el informe de la Conselleria estaba tardando tanto porque había muchas fichas individuales que estudiar. Pero la realidad es que, de las 62 observaciones presentadas, solo 30 corresponden a esa cantidad supuestamente ingente de fichas, y las otras 32 al grueso del documento del Plan Cabanyal. Que no nos cuenten cuentos”, dijo.

Giner reclamó que se incluya en el expediente municipal el informe completo que ha elaborado la Generalitat Valenciana, que por el momento no figura y es el que contiene las conclusiones finales sobre si acepta o rechaza el Plan Cabanyal. Algo que resulta “extraño”, puesto que de normal siempre se adjunta toda la información disponible cuando la oposición pide acceso a un determinado tema.

“El único motivo por el que desde Ciudadanos hemos podido conocer esta información es porque en el informe de los arquitectos hay un copia-pega de todas las observaciones que en su momento hizo la Conselleria de Cultura, con sus consecuentes propuestas de mejora. Pero nos sigue preocupando que el gobierno no haya colgado en el expediente la resolución completa que resulta esencial para conocer si se aprueba y en qué condiciones el Plan Cabanyal. Por eso, desde Ciudadanos hemos pedido a Aumsa y a Desarrollo Urbano el acceso a este documento”, lamentó.

Por su parte, el concejal del Grupo Popular, Juan Giner Corell, denunció de nuevo la falta de transparencia del gobierno de Ribó y PSOE por ocultar el informe de la Conselleria de Cultura sobre el Plan Urbanístico del Cabanyal que detecta hasta 62 deficiencias del plan elaborado por el gobierno municipal y solicitó al gobierno de Ribó y PSOE el informe de la Conselleria de Cultura para conocer las deficiencias detectadas y si son subsanables.

Dos tipos de protección

El PEC remitido a Cultura ha aplicado dos tipos de protección: la parcial protege elementos concretos de las edificaciones, como pueden ser fachadas, elementos ornamentales o cubiertas y la tipológica permite la reedificación, protegiendo elementos característicos de la tipología existente como pueden ser alturas, patios traseros o la morfología. Así, edificios como 'El Casinet' pasan de protección parcial a integral.

Asimismo, se han revisado y actualizado los elementos catalogados en el Inventario General de Patrimonio Cultural Valenciano y en los instrumentos de planeamiento del ámbito del Cabanyal-Canyamelar, así como de los niveles de protección y la delimitación de los entornos de protección.

También, se han incluido como elementos catalogados algunos elementos patrimoniales no considerados en catálogos anteriores, como las trazas del antiguo pavimento de finales el siglo XIX y principios del siglo XX, conservado en zonas concretas; evidencias singulares de la arquitectura industrial más allá de las chimeneas de ladrillo anteriores a los años 40 del siglo XX, así como algunos ejemplos “interesantes” de arquitectura ecléctica y moderna.

De igual modo, se ha delimitado el núcleo histórico tradicional del Cabanyal-Canyamelar, con la consiguiente declaración como Bien de Relevancia Local, y se ha ampliado el Área de Vigilancia Arqueológica al otorgar la consideración del núcleo originario del Cabanyal-Canyamelar este nivel de protección.

Limitación de apartamentos turísticos y más vivienda protegida

El plan especial prevé además la creación de tres vías verdes, el ajardinamiento del final de la avenida Blasco Ibáñez, la limitación al 10% de los apartamentos turísticos por manzana, la protección de la fachada marítima y el mantenimiento de la tipología constructiva del barrio con un máximo de 3 alturas.

Además, el 60% de las nuevas viviendas que se construirán serán de protección oficial, a las que se sumarán las de carácter social, con lo que se estima que el parque de vivienda público crecerá en entre 850 y 1.000 nuevos inmuebles.

Por otra parte, la zona traserá del Paseo de Neptuno quedará peatonalizada y a cambia se construirán aparcamientos en altura con una previsión de hasta 1.000 plazas en diferentes edificios distribuidos por el barrio. El PEC permitirá también que la parte trasera de los restaurantes del Paseo se pueda dedicar a comercio.

También se incluye en el documento el proyecto de renaturalización del Paseo Marítimo, con la incorporación de dunas y vegetación como elemento de transición hacia a la playa.

El PEC supone un incremento de 60.000 metros cuadrados de zonas verdes y de 40.000 metros cuadrados de equipamientos públicos, tales como un centro cívico, una piscina cubierta, una escoleta o una universidad popular.

El Ayuntamiento de València remitió a la Dirección General de Patrimonio en marzo del pasado año el Plan de Especial del Cabanyal (PEC) con el objetivo de obtener el informe favorable en todo lo relativo a la catalogación de elementos patrimoniales para su protección, un trámite necesario y previo a la aprobación inicial del plan urbanístico en el pleno.

En concreto el PEC implica la protección de 1.200 inmuebles con el objetivo de “reforzar la protección de la identidad del barrio” e incluye elementos patrimoniales “no considerados en catálogos anteriores”, como las trazas del antiguo pavimento de finales del XIX, tal y como comentó en su momento la cocejala de Desarrollo Urbano y vicealcaldesa de València, Sandra Gómez.

Esta elevada lista de elementos protegidos ha retrasado el informe de Patrimonio, dependiente de la Conselleria de Cultura, el cual ha solicitado documentación adicional relativa a 62 aspectos del plan urbanístico.

Según informaron este martes fuentes del Desarrollo Urbano, “la concejalía, como viene siendo habitual, tiene una relación fluida con la Conselleria de Cultura y fruto de ese clima de entendimiento se producen reuniones de trabajo que sirven para avanzar y agilizar la tramitación de planes como el PEC del Cabanyal”.

Además, añadieron que las “correcciones” planteadas desde Patrimonio “son fruto de esas reuniones, y son habituales en cualquier tipo de expediente”, por lo que “lejos de suponer un retraso, significan un avance para que cuando la conselleria emita su informe sea favorable y se pueda aprobar el PEC lo antes posible”.

En la misma línea, desde la Conselleria Cultura afirmaron que la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria no ha aprobado nada todavía sobre el Plan Especial del Cabanyal-Cañamelar (PEC) de València, ni se ha cerrado el expediente: “El personal técnico de Patrimonio de la Conselleria sigue trabajando con el personal técnico municipal en la elaboración de consensos para resolver las discrepancias y llegar a la aprobación del plan lo más rápidamente posible. La documentación inicial del PEC presentada por el Ayuntamiento ya ha sido revisada por la Conselleria”.

A partir de ahí, añadieron las mismas fuentes, se han tenido varias reuniones entre el equipo redactor del plan, el Ayuntamiento y la Conselleria y explicaron que la documentación que ha tenido entrada recientemente es fruto de ese trabajo y ahora se está estudiando dicha documentación.

“Esta dinámica de trabajo de buscar consensos entre las diferentes administraciones con el fin de asegurar el cumplimiento de la protección del patrimonio es el procedimiento habitual en la tramitación de planes urbanísticos de gran calado como el del Cabanyal-Canyamelar”, aseguraron.

Críticas de Ciudadanos y el PP

Desde la oposición, sin embargo, la lectura fue la contraria. El grupo municipal Ciudadanos denunció que entre las principales observaciones a las que obliga la Conselleria de Cultura destaca, por ejemplo, que se hayan incumplido varios artículos de la ley de Patrimonio Cultural, o que no se haga en ningún momento mención expresa a la obligación de los propietarios de cuidar y mantener la integridad arquitectónica de los edificios históricos del Cabanyal. Y, además, también censura que se haya renunciado a hacer un estudio exhaustivo del interior de algunos edificios para saber si cuentan con elementos patrimoniales como cerámica o molduras.

El portavoz de la formación liberal, Fernando Giner, denunció las “medias verdades” del gobierno para esconder la realidad sobre los retrasos del Plan Cabanyal: “Dijeron que el informe de la Conselleria estaba tardando tanto porque había muchas fichas individuales que estudiar. Pero la realidad es que, de las 62 observaciones presentadas, solo 30 corresponden a esa cantidad supuestamente ingente de fichas, y las otras 32 al grueso del documento del Plan Cabanyal. Que no nos cuenten cuentos”, dijo.

Giner reclamó que se incluya en el expediente municipal el informe completo que ha elaborado la Generalitat Valenciana, que por el momento no figura y es el que contiene las conclusiones finales sobre si acepta o rechaza el Plan Cabanyal. Algo que resulta “extraño”, puesto que de normal siempre se adjunta toda la información disponible cuando la oposición pide acceso a un determinado tema.

“El único motivo por el que desde Ciudadanos hemos podido conocer esta información es porque en el informe de los arquitectos hay un copia-pega de todas las observaciones que en su momento hizo la Conselleria de Cultura, con sus consecuentes propuestas de mejora. Pero nos sigue preocupando que el gobierno no haya colgado en el expediente la resolución completa que resulta esencial para conocer si se aprueba y en qué condiciones el Plan Cabanyal. Por eso, desde Ciudadanos hemos pedido a Aumsa y a Desarrollo Urbano el acceso a este documento”, lamentó.

Por su parte, el concejal del Grupo Popular, Juan Giner Corell, denunció de nuevo la falta de transparencia del gobierno de Ribó y PSOE por ocultar el informe de la Conselleria de Cultura sobre el Plan Urbanístico del Cabanyal que detecta hasta 62 deficiencias del plan elaborado por el gobierno municipal y solicitó al gobierno de Ribó y PSOE el informe de la Conselleria de Cultura para conocer las deficiencias detectadas y si son subsanables.

Dos tipos de protección

El PEC remitido a Cultura ha aplicado dos tipos de protección: la parcial protege elementos concretos de las edificaciones, como pueden ser fachadas, elementos ornamentales o cubiertas y la tipológica permite la reedificación, protegiendo elementos característicos de la tipología existente como pueden ser alturas, patios traseros o la morfología. Así, edificios como 'El Casinet' pasan de protección parcial a integral.

Asimismo, se han revisado y actualizado los elementos catalogados en el Inventario General de Patrimonio Cultural Valenciano y en los instrumentos de planeamiento del ámbito del Cabanyal-Canyamelar, así como de los niveles de protección y la delimitación de los entornos de protección.

También, se han incluido como elementos catalogados algunos elementos patrimoniales no considerados en catálogos anteriores, como las trazas del antiguo pavimento de finales el siglo XIX y principios del siglo XX, conservado en zonas concretas; evidencias singulares de la arquitectura industrial más allá de las chimeneas de ladrillo anteriores a los años 40 del siglo XX, así como algunos ejemplos “interesantes” de arquitectura ecléctica y moderna.

De igual modo, se ha delimitado el núcleo histórico tradicional del Cabanyal-Canyamelar, con la consiguiente declaración como Bien de Relevancia Local, y se ha ampliado el Área de Vigilancia Arqueológica al otorgar la consideración del núcleo originario del Cabanyal-Canyamelar este nivel de protección.

Limitación de apartamentos turísticos y más vivienda protegida

El plan especial prevé además la creación de tres vías verdes, el ajardinamiento del final de la avenida Blasco Ibáñez, la limitación al 10% de los apartamentos turísticos por manzana, la protección de la fachada marítima y el mantenimiento de la tipología constructiva del barrio con un máximo de 3 alturas.

Además, el 60% de las nuevas viviendas que se construirán serán de protección oficial, a las que se sumarán las de carácter social, con lo que se estima que el parque de vivienda público crecerá en entre 850 y 1.000 nuevos inmuebles.

Por otra parte, la zona traserá del Paseo de Neptuno quedará peatonalizada y a cambia se construirán aparcamientos en altura con una previsión de hasta 1.000 plazas en diferentes edificios distribuidos por el barrio. El PEC permitirá también que la parte trasera de los restaurantes del Paseo se pueda dedicar a comercio.

También se incluye en el documento el proyecto de renaturalización del Paseo Marítimo, con la incorporación de dunas y vegetación como elemento de transición hacia a la playa.

El PEC supone un incremento de 60.000 metros cuadrados de zonas verdes y de 40.000 metros cuadrados de equipamientos públicos, tales como un centro cívico, una piscina cubierta, una escoleta o una universidad popular.

El Ayuntamiento de València remitió a la Dirección General de Patrimonio en marzo del pasado año el Plan de Especial del Cabanyal (PEC) con el objetivo de obtener el informe favorable en todo lo relativo a la catalogación de elementos patrimoniales para su protección, un trámite necesario y previo a la aprobación inicial del plan urbanístico en el pleno.

En concreto el PEC implica la protección de 1.200 inmuebles con el objetivo de “reforzar la protección de la identidad del barrio” e incluye elementos patrimoniales “no considerados en catálogos anteriores”, como las trazas del antiguo pavimento de finales del XIX, tal y como comentó en su momento la cocejala de Desarrollo Urbano y vicealcaldesa de València, Sandra Gómez.