Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Europa se enfrenta a la ola de la extrema derecha
El Poder Judicial en funciones obvia el ultimátum de Bolaños
Opinión - Unas elecciones importantes que nadie se toma en serio. Por Isaac Rosa

El aceite, alarmado; y el consumidor de aceite, aún más

Lineales de aceite de oliva en un supermercado.

5

El IPC ha repuntado en marzo pasado, y se ha ido al 3,2%. Nueva tensión en los precios en general, en el euribor, en las hipotecas. La inflación es nuestro principal problema económico desde el otoño de 2021, con la crisis de la energía y los combustibles. Aún recuerdo cuando en aquellas fechas vi por primera vez en los anaqueles de un supermercado, en la zona del aceite, un cartel que decía: “Productos alarmados”. 

Las botellas de aceite tenían, en efecto, puesta una alarma, para dificultar su robo. Como las de whisky. Pero más alarmado (asustado, sobresaltado, inquieto… según el Diccionario) debía de estar por aquel entonces el consumidor, al ver los precios elevadísimos a los que se estaba poniendo un producto básico.

Las palabras inflación, otoño y tensión vienen del latín; aceite y anaquel, del árabe; alarma, del italiano; hipoteca, del griego; combustible, del francés; whisky y euríbor, del inglés. Las lenguas toman préstamos de otras lenguas, son un crisol en continua producción y reciclaje. 

Algunos préstamos los tomamos hace tanto tiempo que hemos olvidado su origen y los tenemos por totalmente nuestros y de pata negra. Otros, los más recientes, son en ocasiones polémicos. Los anglicismos, por ejemplo, tienen mala prensa entre nosotros. Están por lo general mal vistos. Especialmente los que no son necesarios porque tenemos un término propio en buen uso y los llamados crudos, que son aquellos que se utilizan con su grafía y pronunciación originarias y presentan rasgos gráfico-fonológicos ajenos a la ortografía de nuestro idioma. 

También es verdad que, en ocasiones, está peor visto el anglicismo adaptado que el crudo. Veamos el caso de whisky. A la Real Academia Española se le ocurrió en su día la infeliz idea de adaptarlo, e incluyó en su Diccionario el término güisqui. Escrito así, tal como lo ves. Y ahí sigue, en el Diccionario. ¿Alguien conoce a alguien que escriba “güisqui”? Yo no. He hecho una búsqueda en la red y solo he encontrado entradas a diccionarios. 

Vuelvo al supermercado. ¿Sabías que también es un anglicismo? Yo tampoco. Es adaptado, del supermarket inglés. La lengua es una enorme caja de sorpresas.

Etiquetas
stats