El Ateneo cuelga el segundo retrato de una mujer en su galería de 187 hombres ilustres

Solicitud de ingreso en el Ateneo de Carmen Laforet en 1942, cuando la escritora tenía 21 años

No hay ningún masculino genérico en la manera de denominar la galería de hombres ilustres de la bicentenaria institución madrileña. De las paredes de estas salas cuelgan los retratos de 186 hombres y una única mujer, Emilia Pardo Bazán, cuya ausencia hubiera sido excesivamente llamativa ya que la escritora romántica fue la primera mujer socia del Ateneo de Madrid, cuando este llevaba abierto ya durante 85 años.

Ha pasado más de un siglo para que otro retrato de mujer se incorpore a las paredes de este vetusto centro de reunión cultural y científica. Este 19 de marzo, Carmen Laforet recibe el homenaje en el que participa Acción Cultural Española, en el centenario de su nacimiento, con una pintura creada por Francesco Pistolesi y la presencia del hijo de la escritora, el escritor y traductor Agustín Cerezales. La ministra de Justicia, Pilar Llop, presente en el acto, ha publicado en su cuenta de Twitter que "la inclusión de su retrato en la galería de esta institución es un acto de justicia que va más allá de la literatura".

Para el Ateneo este "un inicio de un camino para reivindicar la presencia de aquellas mujeres ateneístas que han formado parte también de la historia" y que han sido opcadas hasta ahora. Al poco de ser admitida Pardo Bazán, también solicitaron su ingreso Blanca de los Ríos y Carmen de Burgos, que lo consiguieron un mes después. Fueron también ateneistas otras importantes mujeres de la cultura y la política del siglo XX, como Clara Campoamor, Rosa Chacel, Victoria Kent, Hildegart Rodríguez o Carmen Martín Gaite.

La autora de Nada se hizo socia del Ateneo en 1942, y allí, en la gran biblioteca, encontró un lugar que le proporcionó el espacio y la calma necesaria para escribir la obra que le mereció el primer premio Nadal dos años después.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats