La portada de mañana
Acceder
Los países más vulnerables al coronavirus están en América Latina y Europa del Este
Los seguros privados de salud se hacen fuertes en Madrid
Opinión – Contra la ignorancia, siempre, por Antón Losada
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

"Kraut" de Peter Pontiac, una obra fundamental del "underground" europeo

"Kraut" de Peter Pontiac, una obra fundamental del "underground" europeo
Madrid —

0

Madrid, 24 ene (EFE).- En "Kraut" de Peter Pontiac podemos encontrar a Robert Crumb, Miguel Delibes y a Art Spiegelman, pero sobre todo a lo que asistimos es a un ejercicio de sinceridad y maestría porque se trata de una biografía a modo de carta ilustrada donde el holandés se desgarra para entender a su padre.

Publicado en el año 2000, este obra llega a España ahora de la mano de la editorial Fulgencio Pimentel, una casa donde tienen a sus lectores acostumbrados a autores de perfiles extraordinarios, como es el caso de este holandés (Beverwijk, 1951-Amsterdam, 2015), quien para algunos es alguien conocido, ya que en los años 70 empezaron a llegar a España tiras cómicas que se publicaban en revistas como "El Víbora".

Tiras centradas en la droga y el rock ’n´roll, recuerda a Efe Alberto García Marcos, editor de la editorial Fulgencio Pimentel, porque éstos eran los grandes vicios de este "underground de los pies a la cabeza".

Pero en esta editorial riojana también sabían que Pontiac "era muy distinto a esa obra gamberra", en concreto porque lo mostró en "Kraut", donde se desnuda para contar las intimidades de su familia, de su padre, Joop Pollmann, un ferviente católico, voluntario en las SS, reportero de guerra en el frente oriental y luego periodista rosa que acabó suicidándose en la bahía de Daabooi, en Curazao.

Una vida que va narrando el holandés en una carta donde, como si fuera el soliloquio de Carmen en "Cinco horas con Mario", cuestiona a su padre, narra su vida, reflexiona, critica, se cabrea y se muestra reflexivo al final de las páginas.

"Recuerda al 'Maus' de Spiegelman, pero aquí tenemos un señor (en referencia al padre del autor) que no era una víctima, que estaba del lado de los verdugos y queda mal parado", matiza García Marcos.

De lectura densa, por la cantidad de información y dibujos que ofrece Pontiac, "Kraut" arranca con rencor, justo en el momento en el que le notifican la muerte de su padre. Y a partir de ahí el autor se va abriendo en canal y deja ver cómo tiene necesidad de reconciliarse con ese hombre al que no ve desde 1978 porque, al final, fue alguien que se dejó llevar por sus circunstancias.

"Está redactado con cierta intención literaria, es una carta y está pensada en su forma de escribir, rebuscada, delicada, encontrando la manera de dar mucha información pero ir intercalando los sentimientos. Es denso -remarca García Marcos- pero hace un repaso de la historia de la Europa pre nazi".

En este sentido, Pontiac ofrece además un dibujo de un depurado estilo "underground", tanto que recordar al mismísimo Robert Crumb es fácil, aunque se trata de un estilo personal que salpica el texto de una manera caóticamente ordenada.

"Es un dibujante extraordinario, tiene una capacidad para las perspectivas, gestualidad humana, encuadres bien hechos, pero esa influencia está ahí, aunque él la lleva más allá", explica García Marcos.

Pese a que esta obra ha sido admirada por el Will Eisner, quien dijo que era una obra "absolutamente innovadora", o por Michael Faber, quien destaca que se trata de una historia "absorbente, guiada como un thriller clásico"; no es conocida por el gran público por una simple razón, que Pontiac era holandés, y no americano.

Eso sí, como dibujante en su país natal es el "padrino del underground", remarca el editor de Fulgencio Pimentel, quien destaca también la manera de morir de este autor: "Porque su hígado ya no podía más, era heroinómano".

Fulgencio Pimentel nos trae a España esta obra fundamental no sólo por su calidad, sino por la historia que encierra esta carta dibujada de Pontiac, un artista admirado que, entre otros trabajos, rotuló en 1995 la traducción de la segunda parte de "Maus. Relato de un superviviente".

Por eso, por el gran conocimiento que Pontiac tenía sobre la obra de Spiegelman, consideró que su "Kraut" era un "respuesta" a esa páginas donde los ratones son los protagonistas de un relato sobrecogedor sobre el Nazismo.

Pilar Martín.

Etiquetas
Publicado el
24 de enero de 2021 - 10:41 h

Descubre nuestras apps

stats