Unidas Podemos insta al Gobierno a aclarar cómo devolverá las obras robadas por el franquismo que tiene en su poder

Imagen de archivo de una vista de la entrada principal al Museo del Prado de Madrid.

La diputada y portavoz de Cultura de Unidas Podemos, Mar García Puig, ha registrado este lunes, al hilo de las informaciones que elDiario.es ha publicado en las últimas semanas, una serie de preguntas en el Congreso de los Diputados para que el Gobierno responda cómo va a restituir las obras de arte robadas por el franquismo hace más de ocho décadas, que permanecen depositadas en los museos estatales. El partido socio de Gobierno del PSOE quiere saber “qué plan de actuación, qué plazos temporales y qué recursos destinará el Ministerio de Cultura y Deporte para devolver las obras robadas por el franquismo”. Esta vez el Ministerio de Miquel Iceta no podrá esquivar la pregunta y tendrá que contestar por escrito a todas las cuestiones planteadas.

Cuadros robados por el franquismo cuelgan en las paredes de un ministerio

Cuadros robados por el franquismo cuelgan en las paredes de un ministerio

Desde Unidas Podemos quieren saber qué investigaciones van a llevar a cabo los responsables de la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural en los museos de titularidad estatal, para realizar ese listado de obras “huérfanas” que las instituciones culturales han asumido como propias. La reparación de los bienes propiedad de los herederos ha sido un asunto oculto e ignorado por los museos públicos desde que las autoridades franquistas repartieron durante la dictadura las obras que no les pertenecían. Decenas de museos, en todo el Estado español, recibieron una lluvia de patrimonio y nunca más se preocuparon por devolverlo a sus legítimos dueños.

La Abogacía General del Estado animó hace un mes al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a devolver a los herederos del empresario naviero Ramón de la Sota y Aburto (1887-1978) dos cuadros que decoraban las paredes del Parador de Almagro desde no se sabe cuánto tiempo. Con informe y sentencia, los letrados de la Abogacía dictaron un cambio en el criterio de la Administración para devolver todos los bienes expoliados que mantiene en su poder, que según las investigaciones de Arturo Colorado podrían superar los 6.000 bienes artísticos. A ellos habría que añadir los más de 2.000 con los que se quedó la Iglesia y los más de 500 de los que se apropiaron los particulares.

Colaboración pero no iniciativa

Las investigaciones apuntan que la mayoría de los 16 museos estatales gestionados por el Ministerio de Miquel Iceta contienen obra incautada que no ha sido investigada en todos estos años. Solo el Museo de Bellas Artes de Asturias, en Oviedo, ha realizado un estudio pormenorizado de sus fondos para registrar las piezas procedentes del robo franquista, en los años cuarenta. Además la dirección ha dado a conocer en visitas guiadas el centenar de cuadros expoliados que conservan. Una parte importante de ellas están expuestas en sala y no se oculta su procedencia a los visitantes. Ningún otro museo público ha actuado de oficio de esta manera.

Desde Unidas Podemos también quieren saber de qué manera el Ministerio de Cultura y Deporte, como gestor de los 16 museos estatales, “va a restituir y devolver las obras a sus legítimos dueños”. Este periódico preguntó hace semanas a la cartera dirigida por Miquel Iceta una pregunta similar y obtuvo por respuesta una evasiva: “Los museos de titularidad estatal siempre están abiertos a colaborar en la investigación de la historia de las obras”.

Colaborar no es fomentar: este periódico ha descubierto la pugna de los nietos del alcalde de Madrid, Pedro Rico, por rescatar 25 obras escondidas en los fondos de los museos públicos. Los herederos han reconocido la buena atención y disposición que han tenido en la Dirección General de Bellas Artes y en la Subsecretaría de Archivos. De hecho, han logrado hallar una de las obras en paradero desconocido en el Museo del Traje. Esta es una actitud muy distinta a la que mantienen las autoridades e instituciones francesas con el expolio nazi y las obras “huérfanas” que mantienen y han dado a conocer para alertar a los posibles herederos.

Mirar para otro lado

El caso de la familia De la Sota desveló un silencio que el Prado precipitó hace unos días al reconocer por primera vez que tiene, al menos, 64 obras expoliadas por el franquismo. El Prado no es el único, solo es el primero en reconocerlo ochenta años después. De los 37 museos agraciados por las entregas de obras en depósito durante la dictadura, el Museo Nacional de Artes Decorativas (con 525 piezas) y el actual Museo del Romanticismo (con 311), ambos en Madrid, fueron los más mimados por el franquismo. Ninguno ha hecho nada al respecto.

Los museos españoles tienen una tarea pendiente: reconstruir la procedencia de las obras que fueron robadas por las fuerzas fascistas y aquellas que fueron incautadas durante la Segunda República y no fueron entregadas a sus dueños por el franquismo. Casi el 40% del tesoro artístico nacional, protegido por la República en varios depósitos, nunca volvió a las manos de sus propietarios. Conocían la procedencia de la mayoría de las requisadas, pero no las entregaron a sus dueños. Otros organismos no detallaron el origen y se apropiaron de ellas igualmente. Las preguntas registradas por Unidas Podemos obligan al Estado a implicarse en la restitución de este patrimonio robado y a acompañar a las víctimas en el rescate.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats