Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Maribel Verdú: "A mí me encantan los niños, pero no para tenerlos"

Maribel Verdú, madre mil veces en el cine, odia a los niños (en el cine)

Nada que ver conmigo, aclaraba la actriz en la rueda de prensa. Sin hijos aborda una pregunta que Verdú, casada desde 1999 con Pedro Larrañaga, ha respondido infinidad de veces, aunque, como dice su personaje en la película, habría que saber "por qué no le hacen esa pregunta a ningún hombre".

"A mí me encantan los niños, pero no para tenerlos; es una opción, no ninguna obligación solo por ser mujer", aclara la actriz (Madrid, 1970) en una entrevista con Efe. "He hecho (en el cine) de madre buena, de sufridora siempre y, de repente, me dan la madrastra de Blancanieves. Esta película es solo una casualidad: Vicky (su personaje) no tiene hijos, y yo tampoco".

La película es la clásica comedia de enredos: Vicky está secretamente enamorada de Gabriel (Diego Peretti) desde su adolescencia, cuando se reencuentra con él por azar. Ocho años después, ella le busca en Buenos Aires, y él, divorciado, se atreve a intentar una relación con ella. Problema: a Vicky no le gustan los niños. Y Gabriel decide ocultar que tiene una hija.

La actriz, ganadora de dos Goya, concede que "todos los personajes tienen siempre algo de uno (...), pero esta es una mujer libre, sin ataduras de ningún tipo, sin responsabilidad alguna". "No tiene nada que ver conmigo o muy poco. No soy así para nada: me responsabilizo absolutamente con todo en mi vida, muy pragmática". Cualquiera en su lugar estaría harto de responder una y otra vez a la misma pregunta, pero Verdú lo hace sonriendo: "Cuando te gusta una película, aguantas todas esas cosas".

También sonríe cuando se le recuerda que el director Ariel Winograd (Mi primera boda, 2011) la eligió, porque sabía de su forma de pensar. "Y la verdad es que se lo agradezco porque desde 'La buena estrella' me toca ser madre todo el rato, y esta peli en la que no lo soy me gusta. Y ha sido tan divertido rodar con Diego y con esa niña...".

Una niña prodigio y un atípico galán

La niña, por cierto, es Guadalupe Manent, una debutante de nueve años a la que Winogard escogió entre seiscientas aspirantes tras verla cantar en el programa de Susana Giménez en Telefe. Todo un 'crack', con sus ojos y uñas pintados a juego y mechas en el pelo, que deja a Verdú sin palabras. "Esta niña no es una niña normal, es todo un personaje -asegura Verdú de su pequeña compañera de reparto. -La gente, cuando vea esta película, no va a dar crédito. No se puede ni explicar. Hay que verla".

El galán atípico que es Peretti. Verdú se ríe al recordar el montón de besos que le da en la película sorteando la enorme nariz del argentino para afirmar de inmediato que ella prefiere "el caballo grande" y que no hubo problema. El actor achaca el desconcierto de su personaje a un momento depresivo. "Cuando se habla de perdedores, siempre se piensa en personas normales, pero este hombre no lo es; tiene que hacer un recorrido difícil para ganar y lo atraviesa como puede, pero lo hace".

El protagonista de No sos vos, soy yo, que tiene por estrenar en España la nueva película de Inés París, La noche que mi madre mató a mi padre, opina que la familia "da de sí" en el cine, porque "es la base de la vida en sociedad; lo que ocurra en ella es una lupa del desarrollo cultural de una sociedad". Maribel Verdú, un ídolo en México, ha tenido menos relación con el cine argentino, donde estuvo por última vez en 2009 rodando Tetro, de Francis Ford Coppola. "Aquel rodaje fue muy duro. Diego no lo sabe, pero me pasé los casi cinco meses de aquel rodaje viendo comedias suyas, necesitaba reírme", cuenta la madrileña.

Etiquetas
Publicado el
12 de agosto de 2015 - 14:21 h

Descubre nuestras apps

stats