Cinco días después de último incendio de un asentamiento de jornaleros en Huelva, el Ayuntamiento de Lepe anochece de nuevo con temporeros a sus puertas. Los mismas manos requeridas para recoger la fruta de las extensas fincas del municipio onubense reposan ahora sobre las baldosas de la entrada del Consistorio, sin que aún hayan encontrado la solución reclamada. Sus pancartas piden, como lo hacen desde hace años, una vivienda para alquilar o un espacio digno donde pasar las noches después de que las chabolas donde malvivían, sin agua potable en plena pandemia, hayan sido destruidas por las llamas.

Etiquetas
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats