La portada de mañana
Acceder
La ampliación de aeropuertos choca con el compromiso climático del Gobierno
Sánchez enfría el regreso del rey Juan Carlos I
Análisis - Si no es Convergència, se le parece mucho, por Neus Tomàs
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El comercio electrónico estrena nuevo sistema de tributación del IVA

El comercio electrónico estrena nuevo sistema de tributación del IVA
Madrid —

0

Madrid, 30 jun (EFE).- Ante el auge de la venta electrónica surgen nuevas leyes como la que entra en vigor mañana, por la que las compañías del sector deberán pagar el IVA del país europeo de destino si se superan los 10.000 euros, lo que busca simplificar los trámites y dar transparencia, aunque podría tener repercusión en los precios finales.

En España, el impuesto que grava el valor añadido de lo producido por una empresa, el IVA, tienen un tipo general del 21 %, pero hay otros países europeos donde es inferior, como Luxemburgo (17 %), Alemania y Rumanía (19 %) o Francia (20 %), mientras que en otros es superior, como Dinamarca y Suecia (25 %), Finlandia y Grecia (24 %) o Portugal (23 %).

La nueva legislación de la Unión Europea (UE) que entra en vigor el jueves, y que busca que el IVA se pague donde se consumen los productos adquiridos o donde se prestan los servicios que se están pagando, incluye también a los productos importados de fuera de la UE de escaso valor (inferiores a los 22 euros), que a partir de mañana dejarán de estar exentos del pago del IVA.

El sobrecoste que ello supondrá lo asumirá casi con toda probabilidad el cliente que compre el producto, y no la empresa (que suelen ser no europeas) porque ello estrecharía su margen de beneficio, advierten desde el sector.

Otro impacto para el bolsillo de los consumidores puede llegar del hecho de que las empresas de comercio electrónico y aquellas que practican el "dropshipping" pagarán IVA en todos sus productos y no tendrán una ventaja fiscal frente al comercio nacional.

El "dropshipping" es la práctica por la que algunas compañías venden productos que nunca llegan a manipular: no los almacenan ni los distribuyen, sino que cuando el cliente los compra, ellas se lo encargan a una tercera empresa, que es la que incluso gestiona el envío directamente al cliente final.

El consejero delegado de la empresa de soluciones Quipu, Roger Dobaño, explica que plataformas como Amazon o Shopify pasarán a ser los recaudadores finales del IVA a raíz de este cambio legislativo.

Opina que este tipo de compañías "deberán ajustarse a un marco legal nuevo y ser sujetos pasivos del IVA", ya que, en la práctica, "será como si ellas mismas adquirieran y vendieran el producto en cuestión".

AHORROS MILONARIOS PARA LAS EMPRESAS

La nueva legislación trata de unificar los umbrales límite que obligan a tributar el IVA en el país de destino (al que está dirigido el producto transaccionado), así como de facilitar el pago de este impuesto con una ventanilla única y armonizar el sistema de tributación de este impuesto en el ámbito europeo.

Con el nuevo esquema, las empresas podrán declarar y pagar de manera electrónica el IVA para todas sus ventas intracomunitarias en una única declaración trimestral, trabajando con la administración tributaria de su propio Estado miembro y en su propio idioma, incluso cuando sus ventas sean transfronterizas.

La Comisión Europea calcula que esto reducirá un 95 % los costes de cumplimiento para las empresas y les ahorrará 2.300 millones de euros.

Además, se establece una ventanilla única de importación para el IVA para los vendedores que suministran bienes desde fuera de la UE a clientes dentro de los Veintisiete.

Serán los proveedores y, en algunos casos, las plataformas de venta en línea los que se encargarán de recaudar el IVA en el punto de venta a los consumidores y declararlo y pagarlo en el país donde se hayan registrado.

Así, dejará de ser el cliente el que tenga que abonar el IVA de importación en el momento en el que se le entregan los bienes, como ocurre hasta hoy.

El Ejecutivo comunitario considera que, además de simplificar los trámites y conseguir una mayor igualdad de condiciones entre las firmas de dentro y fuera de la UE, las nuevas normas contribuirán a que no se pierdan ingresos por este impuesto.

Etiquetas
Publicado el
30 de junio de 2021 - 12:28 h

Descubre nuestras apps