Frente al temor a una ola de quiebras, estas son las empresas alemanas que se benefician de la crisis

Varios ciudadanos alemanes pasan junto al mercado de productos navideños, cerrado por la COVID-19, en la ciudad de Essen.

Aldo Mas

Berlín —

4

Por bien que el país de la canciller Angela Merkel haya lidiado hasta ahora con la crisis del coronavirus, hay en la economía alemana aspectos que generan preocupación. Más allá de lo que haya caído el PIB este año y de lo que tarde en recuperarse de lo que ha supuesto la COVID-19, aquí se teme la llegada de una oleada de declaraciones de insolvencia en el tejido empresarial del país. 

El pasado verano, el prestigioso Instituto IfO para la investigación económica de Múnich, presentaba un estudio que estimaba en 550.000 el número de empresas en peligro de echar el cierre este año. Esa cifra es sensiblemente superior a las compañías que se encontraban en esa situación en 2018: 330.000 empresas. Los observadores llaman a estas firmas "empresas zombies". En la pandemia, son un motivo de especial preocupación.

También sectores como el turismo y la restauración sufren en Alemania como consecuencia de las medidas contra la propagación del virus, unas medidas que van camino de endurecerse a través del "confinamiento light" impuesto el miércoles por Merkel para el mes de noviembre. Pero hay negocios a los que este tipo de medidas no afectan. 

Es más, hay empresas que están rindiendo como nunca pese a la pandemia. Son firmas a las que el distanciamiento social, el teletrabajo o la necesitada de encontrar una vacuna contra el SARS-CoV-2 está dando alas. En Alemania, forman un selecto grupo las compañías que están haciendo negocio en la que parece ser la peor crisis económica que se recuerda en la mayor economía del continente europeo.

Probablemente las que más visibilidad hayan ganado son aquellas del sector de las biotecnologías. Aquí hay muchas esperanzas puestas en CureVac, firma con sede en Tubinga que trabaja en el desarrollo de una vacuna contra la COVID-19. En ella el estado alemán ha inyectado 300 millones de euros, un gesto destinado a 'blindar' a la firma ante el interés internacional que ha despertado su trabajo. CureVac se encuentra desde hace un mes en la segunda fase de los ensayos clínicos de su vacuna contra el SARS-CoV-2.

Pero CureVac no es la única firma alemana que investiga en el desarrollo de una vacuna. Biontech, empresa con sede en Maguncia, compite en suelo alemán con CureVac. Su trabajo le ha valido para ganarse el interés y los favores del poder financiero del conglomerado chino Fosun. 

Esa empresa del gigante asiático invertía la pasada primavera no menos de 160 millones de euros en Biontech para, entre otras cosas, asegurarse el acceso a su vacuna contra la COVID-19 en caso de que la solución de la firma germana sea eficaz. Biontech trabaja actualmente con la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer en una vacuna contra el coronavirus. 

Biotecnología, higiene y equipos médicos

Desde que comenzara la pandemia, Biontech y Curevac han aparecido en las listas de empresas alemanas que están "aprovechándose de la crisis", según los términos del semanario Der Spiegel. Bien es cierto que ambas se afanan en el desarrollo del que a buen seguro es el producto más deseado por la humanidad en estos momentos.

Pero hasta que haya vacuna, también hay otras empresas germanas que están haciendo provechosos negocios con productos asociados a la gestión de la pandemia. El Grupo Hartmann, radicado en la pequeña ciudad de Heidenheim an der Brenz y dedicado a la fabricación de geles hidroalcohólicos y esterilizantes, figura como uno de los grandes nombres germanos favorecidos por la COVID-19. La demanda de sus productos se ha disparado por el coronavirus.

El Grupo Hartman, al igual que Drägerwerk, fabricante, entre otras cosas, de mascarillas y otros equipo médicos, era de las firmas que la revista Stern ha situado haciendo "buenos negocios" gracias al coronavirus.

Soluciones informáticas

Hasta que llegue la vacuna contra la COVID-19, realidades laborales como el teletrabajo van a seguir jugando un papel clave en la economía pandémica. Conectar a los trabajadores a través de soluciones como las que ofrecen empresas como las estadounidense Zoom o Microsoft van seguir siendo de gran utilidad. 

En este campo, Alemania cuenta con una empresa como TeamViewer AG cuyo producto estrella permite, entre otras cosas, el acceso remoto a escritorios de ordenador. Con esta herramienta se puede trabajar con el ordenador fijo de la oficina sin salir de casa, desde un ordenador portátil o desde cualquier otro terminal. 

Como muestra de que, precisamente gracias a las consecuencias de la pandemia, esta empresa con sede en Göppingen atraviesa un buen momento basta mirar el valor de sus acciones. Hace un año, el valor del título de TeamViewer AG era de algo más de 24 euros. Ahora la acción cuesta cerca de 39 euros.

También en el ámbito tecnológico, concretamente en el de la robótica, el fabricante de robots Kuka, con sede en la ciudad bávara de Augsburgo, figura en Alemania entre los "favorecidos" por la crisis. Esto, a pesar de que la empresa también lamenta el parón industrial global que ha supuesto la COVID-19. El volumen de negocio de Kuka a mitad de este año rondaba los 550 millones de euros, casi un 40% menos que en los primeros seis meses de 2019.

Una start-up de comida, por encima de Lufthansa

Para quienes trabajan desde casa y para quienes han de desplazarse a su lugar de trabajo comprar alimentos por Internet se ha convertido en una práctica más habitual desde que existe el miedo al contagio de la COVID-19 en espacios físicos como los supermercados. De este clima también se ha beneficiado, sin duda, la start-up berlinesa HelloFresh. 

Esta empresa se dedica al reparto de comidas a domicilio a través de Internet. La acción de esta compañía se paga actualmente a 47,50 euros. Es más del triple de lo que se pagaba por los títulos de esta firma hace un año (15,46 euros). Debido a la crisis del coronavirus, "la capitalización de mercado de HelloFresh ha llegado a alcanzar los 5.000 millones de euros, mil millones más que Lufthansa", según recordaba Der Spiegel en su lista de empresas favorecidas por la crisis del coronavirus.

Precisamente la compañía aérea alemana Lufthansa, uno de los líderes de su sector en el continente europeo, forma parte de las empresas más golpeadas por la crisis del coronavirus. Ha necesitado un rescate valorado en 9.000 millones de euros salidos de las arcas públicas. Sin ese dinero, no sería difícil meter a Lufthansa en el grupo de empresas 'zombies' que se encuentran en las antípodas del selecto grupo que forman CureVac, Biontech, el Grupo Hartmann, TeamViewer AG o HelloFresh.

Etiquetas
Publicado el
30 de octubre de 2020 - 22:13 h

Descubre nuestras apps

stats