eldiario.es

9

Aldo Mas

Periodista.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2296

Maxim Renahy: "Los paraísos fiscales se usan para hacer creer que una fábrica no es rentable y justificar la deslocalización sin pagar planes sociales"

Maxim Renahy (Grande-Synthe, 1978) trabajó de espía para los servicios secretos franceses en Jersey, uno de los "peores paraísos fiscales" del mundo, según los términos de la Red para la Justicia Fiscal. Renahy trabajó en esa isla británica situada en el Canal de la Mancha para el gabinete de abogados Mourant. También estuvo al servicio de Mourant en Luxemburgo. Pensando en que las autoridades francesas perseguirían a las empresas que recurrían a esos paraísos fiscales para cometer actividades fraudulentas, entregó información comprometedora a la que él tenía acceso al servicio de la Dirección General de la Seguridad Exterior de Francia (DGSE), los servicios de inteligencia galos. Pero se llevó una mala sorpresa. 

Renahy se topó con la "pasividad" del Estado francés ante las irregularidades que cometían las empresas galas. Convencido de que los esfuerzos franceses – y también los del resto de grandes países europeos – contra los paraísos fiscales son insuficientes, escribió un libro relatando su experiencia hasta 2013 en el oscuro mundo de las finanzas en los paraísos fiscales. El volumen se titula Là où est l'argent o Donde está el dinero (Ed. Arènes, 2019). En él, da cuenta de los muchos usos que se siguen dando a esos considerados agujeros negros de las finanzas que son los paraísos fiscales. Es un auténtico ejercicio de whistleblowing a la francesa.

Seguir leyendo »

El expolítico verde alemán que pretende cambiar el mundo de las finanzas

También en política, a veces no hay mal que por bien no venga. Algo así ha debido pensar el ahora ex diputado del Bundestag de Los Verdes Gerhard Schick. Este hombre pasó casi tres lustros trabajando como diputado en esa formación ecologista. Llegó a ser la voz del partido en la Cámara Baja germana para asuntos financieros. Pero su voz nunca llegó a imponerse en el Bundestag, donde la gran coalición de cristianodemócratas y socialdemócratas arrasa con todo gracias a sus acuerdos de gobierno desde 2013.

Schick tampoco logró en su partido llegar a la vicepresidencia del Grupo Parlamentario de Los Verdes tal y como se propuso en 2017. Un año después de esa decepción, anunciaba que dejaba su carrera como político en la Cámara Baja de Alemania. Pero Schick tiene un plan: reformar el mundo de las finanzas haciendo política fuera del Parlamento. Por eso ha formado Finanzwende, una organización que aspira a constituirse en movimiento social capaz de influir a los responsables políticos alemanes.

Seguir leyendo »

Mil y un objetos de la Bauhaus: el fallido intento del lujo de diseño para masas

Es una tetera, pero no una cualquiera. Es una obra de arte expuesta en la Berlinische Galerie, museo berlinés dedicado al arte contemporáneo. Pertenece a la muestra Original Bauhaus, con la que celebra estos días los 100 años del nacimiento de la escuela alemana.

La tetera la firma Marianne Brandt. Es una de las primeras creaciones de la fotógrafa, diseñadora especializada en trabajar con metales. Data de 1924, el mismo año en que Brandt comenzó a estudiar a las órdenes del genio húngaro Lásló Moholy-Nagy en los días en Weimar de la Bauhaus.

Seguir leyendo »

Así "satura" Volkswagen la justicia alemana para evitar pagar más por el dieselgate

El último coche que se ha comprado Christoph Lütgert es un híbrido. No es del fabricante alemán Volkswagen. Su anterior vehículo, sin embargo, sí que era de los que fabrica el consorcio germano con sede en Wolfsburgo. Era, de hecho, uno de los afectados por el dieselgate, en el que el fabricante alemán trucó los motores de sus vehículos diésel para que parecieran menos contaminantes.

Lütgert es de los clientes que han conseguido recibir una compensación en Alemania tras adquirir un coche con el motor trucado. Sin embargo, solo lo logró después de casi dos años y medio de batalla judicial. Su caso, que tuvo que pasar por dos instancias y una apelación antes de que Volkswagen tirara la toalla, es uno entre decenas de miles que hay en curso en Alemania.

Seguir leyendo »

La cruzada de Hanna y su amiga Ida para que hacer fotos por debajo de la falda sea delito sexual en Alemania

Hanna Seidel ha pasado de ser víctima de upskirting  (la conducta por la cual alguien te hace fotos por debajo de la falda sin tu consentimiento o sin ni siquera advertirlo) a convertirse en la impulsora de un debate publico en su país, Alemania, donde esta práctica no aparece tipificada en el Código Penal. Sí lo está en otros, como en Reino Unido, donde está reconocido como delito. En España algunos casos han llegado a considerarse delitos contra la intimidad, penados con hasta cuatro años de cárcel y, si las imágenes son difundidas, con hasta un lustro en prisión.

El pasado mes de marzo, al saber del reciente debate político vivido en Reino Unido a cuenta de la prohibición del upskirting, Seidel se cansó de que ese tipo de comportamientos siguieran siendo tolerados en su país. Tras leer sobre la activista británica Gina Martin, una joven de 27 años cuyas protestas movilizaron a los políticos de su país, Seidel se dijo que había que pasar a la acción, aun cuando no estaba pasando por su mejor momento. "Estaba enferma, en la cama y con fiebre. Fue entonces cuando leí un artículo sobre Gina Martin. Yo ya había procesado que me lo habían hecho, aunque fue algo muy doloroso. Pero tras leer que no estaba prohibido en Alemania, lancé con mi amiga Ida la iniciativa", cuenta.

Seguir leyendo »

Deutsche Bank tiene que pagar 14,7 millones de multa por enchufar a jóvenes rusos y chinos a cambio de negocios

Deutsche Bank ha pagado decenas de millones de euros en numerosos litigios internacionales, especialmente en Estados Unidos. La factura al otro lado del Océano Atlántico se hacía algo mayor hace unos días cuando la Comisión de la Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) obligaba a la entidad germana a cerrar un acuerdo que le llevaba a pagar unos 16,2 millones de dólares (unos 14,7 millones de euros) a las autoridades estadounidenses tras haber sido acusada de nepotismo.

La SEC describe en su acta sobre el banco, publicada a finales del mes pasado, cómo responsables de la entidad germana contrataron a hijos de influyentes políticos y empresarios en China y Rusia para así acceder a oportunidades de negocio. En Deutsche Bank, el mayor banco de la zona euro, niegan haber hecho algo ilegal, pero el banco se ha terminado rascando el bolsillo. Los 16,2 millones de dólares pagados corresponden a la suma que totalizan una sanción civil de 3 millones de dólares, 2,3 millones de intereses y la devolución de 10,7 millones ganados por la empresa a través de estos cuestionables métodos, según se especifica en la orden de la SEC.

Seguir leyendo »

Nicolas Lebourg: "La idea nazi de que la globalización provoca un mestizaje que destruye a la raza blanca sigue viva en la sociedad"

La violencia del racismo supremacista blanco parece haber sorprendido a muchos analistas internacionales, en shock tras atentados como los de Nueva Zelanda o El Paso. A Nicolas Lebourg (Senlis, 1974), historiador francés e investigador del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) en la Universidad de Montpellier, las noticias de estas dos matanzas no le han provocado precisamente una sensación de sorpresa.

Durante años, Lebourg ha estado dedicado a seguir de cerca la evolución política e ideológica de nazis, neonazis y otras formas de extremismo de derechas. Su último libro, Les nazis, ont-ils survécu o Los nazis, ¿han sobrevivido? (Editorial Seuil, 2019), está dedicado a la historia de las conexiones internacionales que estos grupos de extrema derecha han tratado de forjar hasta hoy. Esas tentativas se han hecho con más pena que gloria, pero sus ideas, según Lebourg, influyen en el día a día político.

Seguir leyendo »

Expulsado de un plató de televisión por decir que Dios no existe, este joven egipcio busca asilo en Alemania

Como Mohamed Hisham no cree Dios, no atribuye a un milagro que siga vivo y en libertad. Hisham, de 28 años, es uno de los pocos militantes ateos del debate público de Egipto, su país. Hace un año, el joven egipcio defendió sus ideas en un programa de televisión, despertando los ataques de sus interlocutores y su expulsión inmediata del plató. Después, llegaron las primeras amenazas. Hoy vive en Alemania, pero el Gobierno por el momento ha denegado su solicitud de asilo.

Hisham tuvo que escapar hace unos meses de su ciudad, El Cairo, donde otro conocido ateo, Shrif Gaber, "está en busca y captura por las autoridades y se espera que vaya a prisión durante una buena temporada", cuenta Hisham a eldiario.es. "Hay otros dos activistas a los que se les ha prohibido viajar fuera del país y que viven bajo el control de las autoridades de seguridad nacional. Y luego estoy yo", añade.

Seguir leyendo »

El refugiado afgano que trata de cambiar la cultura de los recursos humanos en Alemania

No todos los responsables de recursos humanos se preocupan por que los empleados de la empresa para la que trabajan hagan algo más que cumplir con sus obligaciones laborales. Cawa Younosi puede que sea la excepción que cumple la regla. Él es el responsable de recursos humanos de la multinacional alemana SAP. En esta empresa del sector informático, que presenta un volumen de negocio de casi 25.000 millones de euros anuales, el leitmotiv que ocupa a Younosi es: "work hard, play harder", algo así como "trabaja duro, juega mejor".

Younosi lleva ya años al frente de los recursos humanos de SAP. Puede jactarse de que su empresa es una de las mejor valoradas – cuando no la mejor – por los empleados del sector. "Tenemos más de 170 indicadores que dan cuenta de que somos una empresa preocupada por el bienestar de los trabajadores", dice Younosi a eldiario.es. Entre ellos figura, por ejemplo, que la red social LinkedIN eligiera este año en Alemania a SAP como "empresa número uno" en su ranking  de mejores compañías para los empleados.

Seguir leyendo »

'Last Witnesses': el libro más incómodo de Svetlana Alexiévich rompe su último muro

Niños soviéticos que lo perdieron todo. La Segunda Guerra Mundial devoró sus juguetes, sus casas, a sus padres, hermanos y amigos. Sobrevivieron, en muchos casos, milagrosamente. Tuvieron la muerte muy cerca y, hasta ahora, sus voces, recogidas en los años 70 por la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich, se podían escuchar, sobre todo y a disgusto, en el mundo rusohablante.

La editorial Penguin Random House, sin embargo, acaba de publicar su primera traducción al inglés de Last Witnesses o Últimos testigos. El libro, que apareció en español en 2017, ofrece ahora al mercado editorial más importante el centenar de testimonios de los niños del espacio soviético que escaparon con vida de la guerra total que lanzara contra Europa el III Reich.

Seguir leyendo »