La Inspección de Trabajo concluye que más de 3.000 de repartidores de Amazon en Barcelona y Madrid son falsos autónomos

Vista del logotipo de la multinacional estadounidense del comercio electrónico Amazon. EFE/Friedemann Vogel/Archivo

La Inspección de Trabajo ha concluido que cientos de repartidores de Amazon en Madrid y Barcelona, más de 3.000 personas, son falsos autónomos y ha dado de alta de oficio a los mensajeros a la Seguridad Social, tras la denuncia que presentó el sindicato UGT contra el gigante de comercio electrónico. Según El País, que ha adelantado la noticia, la actuación alcanza a "4.000 trabajadores". La autoridad laboral reclama a varias empresas de la multinacional (Amazon Road Transport S.L. y Amazon Spain Fulfillment, S.L.) cuantiosas sumas por las cuotas a la Seguridad Social impagadas por sus trabajadores. Solo en Barcelona, la Inspección de Trabajo reclama en dos actas de liquidación más de tres millones de euros a la multinacional, según ha podido comprobar este medio.

'High technology' por fuera, precariedad por dentro

'High technology' por fuera, precariedad por dentro

El sindicato UGT ha adelantado el resultado de la investigación de la Inspección de Trabajo en plena campaña de rebajas de Amazon, que celebra estos días el llamado 'Prime Day'. "En estos días, la campaña de Amazon Prime Day es capaz de tirar los precios para ofrecer productos más baratos porque utiliza un modelo laboral fraudulento en el que se ahorra gran cantidad de dinero rebajando las condiciones laborales de sus trabajadores", ha denunciado Gonzalo Pino, secretario de Acción Sindical de UGT.

El sindicato acaba de conocer las dos actas de liquidación de la Inspección de Trabajo en Barcelona, que afectan a cientos de trabajadores y por las que la autoridad laboral reclama unos 998.000 euros a Amazon Road Transport S.L. y unos 2.156.000 euros a Amazon Spain Fulfillment, S.L.

Además, a comienzos de septiembre la autoridad laboral en Madrid comunicó a UGT que se había actuado de oficio dando de alta a repartidores de Amazon en la capital. Según ha podido saber el sindicato, la actuación alcanza a "2.921 personas". elDiario.es ha contactado con una repartidora de Amazon Flex en Madrid que trabajaba como autónoma y confirma haber recibido el alta de oficio en la Seguridad Social como trabajadora por cuenta ajena.

Con las cuotas impagadas por los casi 3.000 trabajadores de Madrid, la suma que adeuda la multinacional a las arcas de la Seguridad Social alcanza los "6,16 millones de euros", según informa El País.

Fuentes de Amazon responden que la multinacional está "en completo desacuerdo con la resolución" y presentará "una apelación". "Desde Amazon, estamos orgullosos de poder ofrecer una amplia variedad de oportunidades en toda España en la red de distribución, incluyendo un pequeño porcentaje de autónomos que colaboran con nosotros repartiendo paquetes de forma independiente, con la opción y la flexibilidad de realizar entregas en las franjas horarias que mejor les convengan y obtener así ingresos adicionales", afirman en la compañía.

La ley contra los falsos autonomos en camino

En UGT consideran que esta es una nueva victoria del derecho laboral sobre las "prácticas fraudulentas" de las plataformas digitales y, en este caso, de esta gran multinacional de comercio electrónico, cuyos repartidores suelen llevar los pedidos en furgonetas o en turismos. La Inspección de Trabajo considera que Amazon utiliza también falsos autónomos, como otras empresas de repartos a domicilio (Glovo, Deliveroo y Uber Eats). "Esta forma de competir en el mercado supone un modelo económico tremendamente peligroso", advierte Gonzalo Pino. Recientemente, la CNMC resolvió que Amazon es un operador postal y que, por tanto, debe cumplir con la normativa del sector.

Las actas de la Inspección de Trabajo sobre el gigante estadounidense de comercio electrónico llegan en pleno debate sobre la regulación del trabajo en plataformas digitales para evitar su abuso de los falsos autónomos y tras la importante sentencia del Tribunal Supremo que certificó este fraude laboral a propósito de los riders de Glovo. En el Ministerio de Trabajo afirman que se reunirán en breve con los sindicatos y la patronal para proponer la regulación, que se ceñirá a las plataformas de reparto a domicilio, como confirmó el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, en esta entrevista con elDiario.es. Este enfoque ha popularizado la futura legislación como 'Ley Rider'.

Los sindicatos UGT y CCOO se oponen a esta regulación tan específica del trabajo en plataformas digitales, que creen que se queda corta, ya que recuerdan que existen muchos tipos de plataformas que utilizan falsos autónomos en sectores como la limpieza, las clases particulares y el cuidado a domicilio, entre otros. Mientras en CCOO abogan por revisar la legislación con un enfoque amplio, en UGT son reacios a aprobar cambios en la normativa laboral, que considera que ya es suficiente para encuadrar a estos empleados "digitales" como trabajadores por cuenta ajena y no como autónomos.

"Desde UGT insistimos en que la legislación actual es eficaz contra el fraude. Una nueva regulación podría consolidar un modelo sin derechos laborales", argumenta Pino, que considera que "se anuncia un futuro de nuevos procesos judiciales, con la diferencia de que esta vez contamos con el precedente de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso Glovo".

Etiquetas
Publicado el
14 de octubre de 2020 - 17:38 h

Descubre nuestras apps

stats