La portada de mañana
Acceder
Los conservadores europeos, en decadencia tras su mínimo en Alemania
Entrevista - Maixabel Lasa: "Perdonar tiene connotación religiosa y yo soy agnóstica"
Opinión - Algo pasa con Escrivá, por Esther Palomera

La pobreza laboral deja a 35 millones de europeos sin vacaciones

Mientras miles de madrileños preparan sus vacaciones, todavía perduran las colas del hambre en Madrid organizadas por asociaciones vecinales, fundaciones y entidades solidarias que piden más donaciones para llenar sus despensas. EFE/David Fernández

Un total de 4,7 millones de personas de bajos ingresos en España no pueden permitirse ir de vacaciones. España es uno de los 16 países de la UE donde la brecha en el acceso a las vacaciones entre ricos y pobres está aumentando. Así se desprende de un estudio de la Federación Europea de Sindicatos (ETUC), realizado con datos de Eurostat, al que ha tenido acceso elDiario.es, que constata que los trabajadores que reciben un salario al nivel de la pobreza se encuentran entre los 35 millones de los europeos que no pueden permitirse unas vacaciones de verano.

La pandemia aumenta la pobreza en España: más carencia material severa y dificultades para llegar a fin de mes

La pandemia aumenta la pobreza en España: más carencia material severa y dificultades para llegar a fin de mes

Si bien el acceso a las vacaciones ha aumentado durante la última década, la mayoría de las familias de bajos ingresos siguen excluidas. En general, un 28% de los ciudadanos de la UE no pueden permitirse pasar una semana de vacaciones fuera de casa, pero eso aumenta al 59,5% para las personas cuyos ingresos están por debajo del umbral de riesgo de pobreza (60% de la mediana).

La peor situación es en Grecia, donde el 88,9% de las personas que viven en riesgo de pobreza no pueden permitirse un descanso, seguida de Rumanía (86,8%), Croacia (84,7%), Chipre (79,2%) y Eslovaquia (76,1%).

Italia tiene el mayor número de personas en esta categoría con 7 millones, seguida de España (4,7 millones), Alemania (4,3 millones), Francia (3,6 millones) y Polonia (3,1 millones).



La ETUC señala que la desigualdad en las vacaciones es parte de sus esfuerzos "para fortalecer el proyecto de directiva de la UE sobre salarios mínimos adecuados y negociación colectiva", que será examinado por el Parlamento Europeo después del verano. La federación de sindicatos europeos "está trabajando con los eurodiputados para introducir un umbral de decencia en la legislación que garantizaría que los salarios mínimos legales nunca puedan ser menos del 60% del salario mediano y el 50% del salario medio de cualquier Estado miembro, lo que proporciona una aumento salarial a más de 24 millones de personas".

En el caso de España, según los datos de Bruselas extraídos de las estimaciones de Eurostat para 2019, el organismo estadístico comunitario, habría que pasar de los 950 euros en 14 pagas a los 979 euros –de 1.108 a 1.142, si fuera en 12 pagas– si se considera el 60% del salario mediano que maneja Eurostat. Es decir, un incremento del 3%.

Si se tiene en cuenta el 50% del salario medio que usa Bruselas, sería pasar de los 1.108 euros mensuales a los 1.116 –una subida de algo menos del 1%–. 

Las recomendaciones de la Carta Social Europea, en las que se referencia el acuerdo de Gobierno entre PSOE y UP, elevan la ambición hasta "al menos el 60% del salario medio nacional neto" –unos 1.150 euros por 14 pagas en el caso de España–.

Muchos europeos cuyos ingresos están por debajo del 60% de la mediana están desempleados o jubilados, pero este grupo también incluye a millones de trabajadores mal pagados, en particular aquellos que ganan el salario mínimo legal. Los salarios mínimos legales dejan a los trabajadores en riesgo de pobreza en al menos 16 estados miembros de la UE y, según la Comisión Europea, 22 millones de trabajadores ganan menos del 60% de la media.

Un análisis de los datos de Eurostat realizado por la ETUC y la European Trade Union Institute for Research ha encontrado que la desigualdad en las vacaciones ha aumentado en 16 Estados miembros durante la última década entre aquellos con ingresos por debajo del 60% de la mediana y aquellos con ingresos por encima de ese umbral.

Por ejemplo, en Rumania, el 86,8% de las personas que viven en riesgo de pobreza no pueden permitirse un descanso en comparación con el 46,7% de las que tienen ingresos superiores al 60% de la mediana. Esta brecha de 40,1 puntos porcentuales ha ido creciendo 17,1 puntos desde 2010.

Las mayores diferencias en el acceso a las vacaciones entre los dos grupos se encuentran en: Croacia (43,2 puntos), Grecia (43 puntos), Bulgaria (42,4 puntos), República Checa (41,1 puntos), Francia (40,4 puntos) y Rumanía (40,1 puntos).

Los mayores incrementos en la brecha se observaron en: Rumanía (+17 puntos porcentuales), Eslovaquia (+14 puntos porcentuales), Croacia (+13,8 puntos porcentuales), Lituania (+ 8,3 puntos porcentuales) y Hungría (+7,9 puntos porcentuales).



La secretaria general adjunta de la ETUC, Esther Lynch, afirma: "Unas vacaciones no deberían ser un lujo para unos pocos. Si bien muchos trabajadores disfrutan de tiempo libre con amigos y familiares, millones se están perdiendo debido a los bajos salarios. El aumento de la desigualdad en las vacaciones muestra cómo los beneficios del crecimiento económico en Europa durante la última década no se han compartido de manera justa. La directiva de la UE sobre salarios mínimos adecuados debe reforzarse para garantizar que los salarios nunca sean tan bajos que dejen a los trabajadores viviendo en la pobreza y que la negociación colectiva se convierta en una parte rutinaria del empleo para garantizar salarios realmente justos para todos".

Etiquetas
Publicado el
2 de agosto de 2021 - 00:01 h

Descubre nuestras apps