El rey elogia a los empresarios: "Defienden nuestra economía, el bienestar de los ciudadanos y el porvenir de España"

El rey Felipe VI junto al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en la cumbre empresarial 'Empresas españolas liderando el futuro'

En otra semana aciaga para la Casa Real tras conocerse que el empresario catalán Josep Cusí pagó 269.000 de los 467.000 dólares que costó el viaje de luna de miel que los entonces príncipes Felipe y Letizia realizaron en 2004, el rey Felipe VI ha participado en el cierre de la cumbre Empresas españolas liderando el futuro organizada por la patronal CEOE donde ha destacado el papel de los empresarios durante la crisis del COVID-19 a la hora de "defender la economía, el bienestar de los ciudadanos y el porvenir de España".

Tras un discreto papel durante los peores momentos de la pandemia donde la contribución de los monarcas se resumió en la realización de videoconferencias con representantes de sectores económicos y sociales, ahora los reyes están de gira con un programa de numerosos actos por las comunidades autónomas para revitalizar una imagen muy deteriorada con los escándalos de su padre, el rey emérito, por el cobro de comisiones del AVE a la Meca. Unos problemas a los que se ha querido dar portazo con la retirada a Juan Carlos I del sueldo público de casi 200.000 euros que recibía anualmente por su condición de monarca emérito y la renuncia a la herencia de su padre por parte de Felipe VI.

El discurso de rey ha sido decepcionante, a pesar de las palabras iniciales del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en las que ha defendido "el apoyo al régimen constitucional y a la corona" por parte de la patronal y ha dibujado un visión idílica del rol de la corona en la superación de la pandemia: "Queremos agradecer su labor durante estos meses, su papel en la recuperación de la marca España es fundamental, ha sido un compromiso con mayúsculas con la sociedad".

Felipe VI ha leído un discurso bastante pobre y lleno de lugares comunes, con numerosas interrupciones, trabado y falto de ritmo y fuerza. Ante la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño, Antonio Garamendi, y el presidente de Inditex, Pablo Isla, el monarca ha destacado el compromiso de los empresarios por "la responsabilidad y la solidaridad, aportando los mejor" para el "fortalecimiento de la actividad económica para volver a la senda del crecimiento y la prosperidad".

Al igual que las peticiones de consenso político lanzados por los líderes empresariales en las jornadas previas, Felipe VI ha señalado: "Juntos siempre llegaremos más lejos y en mejores condiciones. En estos últimos meses los empresarios lo habéis sabido demostrar y lo seguiréis haciendo con ánimos renovados".

Sin llegar a concretar políticas o la dirección que debería seguir la economía salvo para apuntar la importancia de Europa en la salida de la crisis y la necesidad del diálogo social, Felipe VI ha recogido el tópico de convertir una crisis en una oportunidad para deslizar que "hay que avanzar en los cambios que necesita nuestra economía sin olvidar que el día después es el de seguir renovando, levantarse tras una caída, emprender y volver a emprender para generar bienestar y riqueza".

La peor parte llegó cuando ha tratado de definir una propuesta geopolítica con la siguiente frase: "Nos jugamos muchos y en el mercado global las cosas se mueven muy rápido. Hay que tener ambición estratégica para lograr mayores cotas de bienestar, prestigio y liderazgo".

Para finalizar, Felipe VI ha dado "muchos ánimos" a los empresarios "para liderar el futuro".

Por su parte, el presidente de la CEOE también ha anunciado que "pondrán a disposición del país una oficina con el objetivo de facilitar al Gobierno los proyectos empresariales que puedan ser susceptibles de ser financiados por los fondos europeos para conseguir la máxima agilidad y eficiencia en su gestión, por tanto, colaboración público-privada que ofrecemos".

Etiquetas
Publicado el
24 de junio de 2020 - 13:28 h

Descubre nuestras apps

stats