La cara más social del Banco Santander

xx

0

El éxito de una compañía no se mide sólo por su capacidad de generar beneficios. Más allá de las cuentas y los balances empresariales, el compromiso social se ha convertido en un valioso intangible indispensable para garantizar la sostenibilidad de los negocios a largo plazo. “Como gran empresa tenemos una capacidad única para tener una aportación positiva para solucionar los grandes desafíos sociales y económicos (…) Tenemos que demostrar que hacemos todo lo que está a nuestro alcance, en el día a día de nuestro trabajo, para contribuir a dar respuesta a los grandes retos globales y apoyar a la sociedad. Esto no son solo palabras. Son acciones concretas que tomamos”. Esta frase de la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, extraída de la carta que abre el último Informe anual, refleja como el compromiso con la inclusión y la sostenibilidad se han integrado en la estrategia del banco. 

Según datos del año pasado, el grupo cántabro destinó 46 millones de euros a programas sociales que ayudaron a 1,6 millones de personas. Para ello, realizó 2.300 colaboraciones con ONG y otras instituciones sociales. A esta cifra se suman otros 119 millones de euros invertidos en apoyar la educación superior, con cerca de 70.000 becas concedidas. Y el objetivo para los próximos años es aún más ambicioso. Los compromisos de desarrollo sostenible anunciados por Banco Santander contemplan ayudar a cuatro millones de personas en el trienio 2019-2021 y elevar hasta 200.000 el número de becas, prácticas y programas para emprendedores. 

“Fomentamos un crecimiento inclusivo y sostenible a través de iniciativas que mejoran el acceso a la educación e impulsan el bienestar de las comunidades donde estamos presentes”, señalan desde el banco, que desarrolla su acción social en tres ejes principales de actuación: el compromiso con la educación infantil, el apoyo al bienestar social de las personas y la difusión del arte, la cultura y el conocimiento.

Para la entidad, que desde hace más de veinte años mantiene una estrecha relación con las universidades, la igualdad de oportunidades y el acceso desde edades tempranas a una educación de calidad es un reto fundamental. En especial en Latinoamérica, una región donde, según la Unesco, menos del 83% de los niños inscritos en la escuela primaria finalizan los seis años correspondientes a esta etapa.  

Sólo el año pasado más de medio millón de niños formaron parte de distintos proyectos de apoyo a la educación infantil en los que participó Banco Santander. Entre ellos, el programa Escola en Brasil, en colaboración con los colegios públicos del país; Bécalos en México, que otorga ayudas de estudio para alumnos y de formación para profesores; la colaboración con la Fundación Belén Educa, que promueve la excelencia de niños y jóvenes en Chile; o las Becas Escolares en Argentina que, de la mano de Cáritas, luchan contra el abandono escolar en familias de bajos recursos. 

Además, Santander desarrolla una importante labor de inclusión financiera, un elemento indispensable para poder abordar cuestiones básicas que afectan a la vida y al trabajo cotidiano. El grupo tiene como objetivo empoderar financieramente a 10 millones de personas de 2019 a 2025.  “Queremos que las personas tengan las capacidades necesarias para gestionar sus finanzas, de forma que puedan tomar las decisiones adecuadas sobre qué productos y servicios responden a sus necesidades”, señalan en la entidad. El banco proporcionó en 2019 programas de educación financiera a 580.000 personas a través de distintos programas, entre ellos Finanzas para Mortales Finanzas para Mortales(España), Sanodelucas (Chile) o Tuiio, Finanzas de tú a tú (México). Para esta estrategia de empoderamiento e inclusión cuenta con los microcréditos, una herramienta que permite dar el primer impuso a pequeños negocios para ayudar a los más desfavorecidos a salir de pobreza. Prospera, el programa líder de microcréditos creado en Brasil en 2002, es una de las iniciativas estrella y, de hecho, ha sido incluido en la lista realizada por la revista Fortune 2019 Change The World que recoge las empresas que más están cambiando el mundo. 

El segundo eje de trabajo, el apoyo al bienestar social, se centra en la lucha contra la exclusión social mediante programas que abordan situaciones de pobreza y vulnerabilidad. La entidad estima que más de 800.000 personas se vieron beneficiadas a través de estos proyectos. En España, destacan programas como Un euro de tu nómina, impulsado por los empleados del banco; Santander Ayuda, que otorga donaciones a instituciones sin ánimo de lucro; o De mujer a mujer, para luchar contra la violencia de género. Estos son sólo algunos ejemplos de las numerosas colaboraciones que el banco pone en marcha junto a las ONG en todos los mercados en los que opera, entre los que se incluyen Matched Donations programme en Reino Unido, Fideicomiso por los Niños de México o Techo Chile. 

Por último, Banco Santander impulsa programas para la difusión de la cultura, el arte y el talento. A través de Fundación Banco Santander, el grupo acerca y hace más accesible el arte al público; favorece el acercamiento entre el mundo humanístico y el científico, y recupera la memoria en el arte, la literatura y la historia. También desarrolla programas de apoyo a ONG y de restauración de espacios naturales. Entre ellos, Emplea Cultura, destinado a crear empleo de calidad entre jóvenes y favorecer la profesionalización del sector. 

Lucha contra el coronavirus

Ahora, con todas las miradas puestas en la pandemia del coronavirus, el grupo financiero ha puesto en marcha toda su maquinaria para contribuir a paliar los efectos sociales y económicos de la emergencia sanitaria. Más de cien millones de euros es la cifra que el banco está destinando a iniciativas solidarias para combatir al COVID-19. Desde compra de equipamiento médico hasta apoyo a la investigación en vacunas, diagnóstico y fármacos mediante la colaboración con universidades y otras instituciones. 

“Queremos ser parte de la solución de esta emergencia sanitaria sin precedentes”, ha explicado Ana Botín. “Estamos haciendo lo posible para ayudar a los hospitales, al personal sanitario, y a las distintas organizaciones y fundaciones que están trabajando para luchar contra el coronavirus. Hemos puesto a disposición de las autoridades sanitarias nuestra red internacional y nuestra capacidad global de compra para ayudar y gestionar las relaciones con los proveedores y distribuidores, de modo que el equipamiento y los suministros necesarios lleguen a las personas y a los lugares donde más los necesitan”. 

El lema Santander All. Together. Now. (Santander Todos. Juntos. Ahora.) agrupa este esfuerzo colectivo del grupo en todo el mundo para estar al lado de las personas que más lo necesitan en este momento. Banco Santander ofrece un espacio abierto y accesible (el sitio web Esto lo superamos juntos) para que cualquier persona, sea o no cliente, pueda acceder a información y recursos para superar la crisis. 

Etiquetas
Publicado el
28 de mayo de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats