La portada de mañana
Acceder
Denigrar a España para desgastar a Sánchez, por Esther Palomera
La sexta ola ha enredado los datos de la pandemia
OPINIÓN | La caspa del decano, por Elisa Beni

Envases, agua y emisiones : la estrategia de Coca-Cola para liderar la economía circular

Mesa sobre la segunda vida en la industria de la Jornada de Economía circular.

Azahara García

Hoy en día pocos ponen en duda que para construir un futuro sostenible es necesario repensar el modelo y apostar por una economía circular que imite más a la naturaleza y cambie el proceso lineal actual de producir, usar y tirar a uno protagonizado por el producir, usar, reciclar y reutilizar. Este fue el tema principal de las jornadas Economía Circular: de comprar, usar y tirar a reciclar y reutilizar celebradas por elDiario.es el pasado 15 de noviembre y en las que participaron tanto la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, como la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

El papel de la industria en esta transformación ha sido el tema de la mesa redonda coordinada por Rodrigo Ponce de León, redactor jefe de Economía de elDiario.es, que unió a Raúl Blanco, secretario general de Industria y Pymes; Emilia Arias, directora corporativa de Tecnología y Transición Energética de Técnicas Reunidas y a Ana Callol, vicepresidenta de Asuntos Públicos, Comunicación y Sostenibilidad de Coca-Cola Europacific Partners. 

Y es que, aunque como recordó Blanco, industrias como el acero, el papel o el aluminio siempre han tenido “un alto componente de circularidad”, ahora se trata de mejorarla, hacer el reciclaje más eficiente “con mucha más intensidad y de forma que llegue a toda la cadena de valor". “Las empresas tenemos la obligación de liderar este cambio y estamos poniendo de nuestra parte”, reconocía Callol. 

Coca-Cola lleva desde hace años inmersa en un proceso para liderar el cambio hacia ese modelo de crecimiento sostenible, aplicándolo en áreas como envases, agua, emisiones y cadena de suministro que se han convertido en ejes fundamentales de su estrategia de sostenibilidad. “Nos hemos fijado como objetivo en Coca-Cola en Europa ser neutrales en emisiones de carbono en 2040 y para ello la producción de envases es un tema muy relevante, puesto que es el 40% de las emisiones de nuestra cadena de valor”, asegura Callol. 

Primera botella PET totalmente reciclable

En 2009 Coca-Cola fue la primera compañía que comercializó una botella PET totalmente reciclable y fabricada hasta en un 30% con materiales de origen vegetal. Una década después, en 2019, presentaba la primera botella elaborada con plástico reciclado que procedía de basura marina y en 2020 anunciaban un primer prototipo de botella hecha de papel. “A día de hoy, el 50% de nuestras bebidas sin gas, no carbonatadas, tienen un 50% de PET reciclado y seguimos trabajando para que eso aumente en breve”, puntualiza Callol. Y mientras tanto, señala, es fundamental compensar y por eso, Coca-Cola tiene el compromiso a nivel mundial de recoger el equivalente a todos los envases que ponen en circulación. 

La clave para ello está en utilizar tecnologías que ayuden a los procesos productivos a ser cada vez más eficientes. En ese punto, tanto la digitalización como la innovación son fundamentales. “La investigación en todo tipo de innovación nos ayuda, no solamente a dar con materiales alternativos, sino también con sistemas de reciclado que habiliten la posibilidad de que esos materiales reutilizados se puedan emplear mejor para uso alimentario”, explica Callol. 

Agua, uno de los recursos más preciados

Aunque la economía circular no se circunscribe solo a los envases. El agua es uno de los recursos más preciados y por ello es imprescindible un uso prudente en lo que a la industria se refiere. “Queremos reducir la ratio de agua que utilizamos en nuestros procesos productivos y nos hemos fijado un objetivo de reducción del 20% del agua que utilizamos a 2020”, señala Callol durante su intervención para puntualizar que “a día de hoy hemos reducido un 16,7% de esta ratio en nuestros procesos productivos”. 

Al igual que pasa con los envases, no solo se trata de evitar el consumo sino también de compensar y reabastecer, en este caso, con el 100% del agua que se incorpora a los productos que Coca-Cola comercializa cada año a través de diferentes proyectos medioambientales. “Este año vamos a conseguir una recuperación del 146% del agua que introducimos en nuestros productos comercializados, lo que equivale al 160% en zonas específicas de estrés hídrico”, asevera Callol. 

Mares circulares para evitar plásticos en el mar

La economía circular implica también un importante componente de educación y sensibilidad ambiental que en este caso se conjuga en uno de los proyectos con los que Coca-Cola lucha para evitar que los envases acaben en las playas o el mar. Se trata de Mares circulares que en los cuatro años que lleva en marcha ha limpiado más de 200 playas en España y Portugal. 

Un proyecto que, como señala Callol cuenta con una importante red de entidades, fundaciones y asociaciones que trabajan codo con codo, no solo limpiando, sino llevando a cabo una importante labor de formación y sensibilización ciudadana. “Hemos conseguido que 62.000 personas hayan pasado por la formación, han participado 14.000 voluntarios y se han recogido más de 1.200 toneladas de residuos”, puntualiza Callol.  

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats