Más de dos millones y medio de euros para combatir la pobreza infantil y la exclusión

Convocatoria de Ayudas - Pobreza y Exclusión Fundación "la Caixa"

Tomás Muñoz M.

En ocasiones, en los entornos más desfavorecidos de la sociedad española se produce un fenómeno denominado círculo de pobreza. Con este proceso, las condiciones de escasez económica —y sus consecuencias— se transmiten entre generaciones, de tal manera que ni los padres, ni sus hijos, tienen oportunidades de prosperar. Esta situación se traduce en ausencia de integración social en niños y adolescentes, abandono escolar, pésima alimentación e higiene infantil, necesidades sanitarias o de salud sin cubrir, así como problemas psicológicos de toda índole. Todo ello agravado en los últimos dos años por la coyuntura de pandemia internacional.

Para hacer frente a esta problemática nació el programa CaixaProinfancia de la Fundación “la Caixa”, que promueve el desarrollo social y educativo de niños en situación de pobreza y que se canaliza a través de 400 entidades. Estas trabajan de forma conjunta y atienden directamente a las familias, priorizan las ayudas y hacen un seguimiento de cada caso. Para impulsar el desarrollo de los más desfavorecidos, el programa se centra en el  refuerzo educativo, equipamiento escolar, talleres familiares, alimentación, compra de gafas y audífonos o apoyo en salud mental.

Además, la Fundación “la Caixa” realiza un llamamiento periódico a través de su Programa de Ayudas a Proyectos de Iniciativas Sociales. En la última convocatoria, la entidad ha asignado un importe de 2,6 millones de euros a un total de 99 propuestas para la lucha contra la pobreza infantil y la exclusión. En total, se beneficiarán en conjunto más de 20.500 personas en todo el territorio español, gracias a la labor desempeñada por 540 profesionales y 3.162 voluntarios involucrados. Para Isidro Fainé, Presidente de la Fundación “la Caixa”, se trata de un programa fundamental porque “gracias a él se logra empoderar y dar herramientas a colectivos vulnerables con el fin de fomentar su crecimiento en muchas de sus facetas vitales, desde la más personal hasta la profesional, consiguiendo, así, romper la brecha social existente, agravada por las consecuencias de la pandemia”.

Respecto al tipo de solicitudes seleccionadas, aquellas enfocadas hacia las acciones de soporte socioeducacional formal, no formal y de competencias personales y familiares han sido las mayoritarias con un 42,4% del total. Asimismo, las propuestas destinadas a la atención psicológica, emocional y de empoderamiento personal ligadas a la atención básica han supuesto un 31,3% del cómputo total. Para realizar esta distribución, los criterios han girado en torno a la capacidad de las entidades, viabilidad y planificación de cada proyecto o la alineación con las líneas prioritarias de la convocatoria, entre otros factores.

Desarrollo social y educativo como garantía de futuro

Algo más de la mitad de los proyectos seleccionados, concretamente 51, se pueden enmarcar dentro del ámbito del desarrollo social y educativo de la infancia y la adolescencia en situación de vulnerabilidad. Las entidades de este entorno buscan promover fórmulas que contribuyan a romper el círculo de la pobreza, empoderando a la infancia y la adolescencia, potenciando a la familia como eje de la acción socioeducativa, y poniendo el foco en los problemas derivados de la crisis sanitaria generada por la Covid.

De este modo, las líneas prioritarias de actuación han sido la atención social básica —entendida como el acceso a bienes y servicios, tales como alimentación, higiene o becas comedor—, el apoyo socioeducativo formal —entre las que se pueden destacar el refuerzo escolar, el acompañamiento familiar o la parentalidad positiva—, las acciones de apoyo socioeducativo no formal —centradas en el ocio y el tiempo libre o en proyectos de transición a la vida adulta— y, finalmente, la atención psicoterapéutica y emocional.

Cómo incluir socialmente a personas en riesgo

El otro gran ámbito de actuación de las solicitudes seleccionadas es la integración de personas en riesgo de pobreza y exclusión, con un total de 48 proyectos seleccionados. En 2021 se ha prestado especial atención a la situación de crisis derivada de la pandemia y que se ha traducido en un incremento de las desigualdades sociales, con especial incidencia en los colectivos más desfavorecidos y vulnerables, aunque con fuerte presencia en muchos otros sectores de la población.

Las líneas maestras de este medio centenar de propuestas se desglosan en atención básica (acceso a bienes y servicios imprescindibles); atención psicosocial y de empoderamiento personal desde una perspectiva inclusiva en el ámbito familiar y comunitario, incidiendo en aquellas acciones que favorezcan la reducción de la feminización de la pobreza; acompañamiento a las personas sin techo y sin hogar en su proceso de inicio de la inclusión; y protección frente a las situaciones de violencia de género o de inicio e incremento de conductas adictivas.

La resolución de esta convocatoria se enmarca en el Programa de Ayudas a Proyectos de Iniciativas Sociales. A través de esta iniciativa, la Fundación “la Caixa” aborda diferentes cuestiones de primera magnitud social como son la promoción de la autonomía personal, la atención al envejecimiento, la discapacidad y la enfermedad, así como la inserción sociolaboral, la promoción de viviendas para favorecer la inclusión, el desarrollo de la interculturalidad y la acción social en el ámbito rural.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats