Arranca la época de mayor consumo ‘online’: ¿Sabemos reciclar correctamente el embalaje?

Una mujer reciclando

Tomás Muñoz M.


De forma habitual, en materia de consumo, el final de año viene marcado por las compras navideñas y las posteriores rebajas. Sin embargo, en las últimas décadas, el cliente español se ha sumado a otras dos fechas comerciales generalizadas en todo el mundo, como son el denominado Black Friday y el Cyber Monday, ambas importadas del mercado estadounidense y extendidas por todo el globo gracias a la venta a través de internet. Este frenesí consumista tiene consecuencias económicas, pero también supone un mayor impacto medioambiental, especialmente relacionado con el material de embalaje o con el aumento de las entregas a domicilio.

Para evitar el derroche, es importante que los ciudadanos tengan en cuenta algunos consejos de consumo responsables, como recordar que no siempre se adquieren artículos necesarios y que, en numerosas ocasiones, los que ya se poseen se pueden reutilizar; hacer listados de prioridades, comprar marcas sostenibles, fijar un tope de gasto o adquirir productos de larga duración, entre otras recomendaciones.

Pero ¿cómo reciben los usuarios estos consejos? ¿Realmente es posible aplicarlos o el pequeño consumidor se deja llevar por los precios asequibles? Para Susana Ares, una compradora online habitual, está claro que “como clientes, no nos podemos dejar llevar solo por el impulso de adquirir productos baratos. Debemos ser racionales y comprar con lógica”. Pese a esta autocrítica, añade que, a veces, “los paquetes son demasiado grandes: el envoltorio exterior suele ser una bolsa de papel, dentro de esta viene una caja de cartón y en su interior otra caja, la propia del producto. Pero ahí no acaba la cosa —continúa—, ya que en ocasiones dentro de esa caja vendrán nuevas coberturas de plástico u otros materiales y, como si de muñecas rusas se tratara, finalmente el artículo elegido”, señala.

En los últimos años, la concienciación para reducir la cantidad de embalaje está cada vez más arraigada, sin usar más del necesario. En el caso del comercio online, lo habitual es encontrar embalajes de papel y cartón. Estos materiales son fáciles de procesar, no obstante, de nada sirven sus propiedades benignas si no se realiza un correcto reciclado del mismo a través del contenedor azul. Si bien los consumidores como Susana sí tienen claro que para depositar el cartón en el correspondiente contenedor hay que plegar las cajas, esta práctica no está tan extendida entre la población como sería deseable.

Practicando el ‘reboxing’, la tendencia de moda 

Aunque el 90% de los ciudadanos sabe qué tipo de residuos se deben depositar en el cubo azul, según detalla un informe elaborado por el Instituto Catchment llamado Hábitos de reciclaje de la población española, todavía existen dudas sobre esta cuestión. Así lo evidencia AIRE, el chatbot de Ecoembes que resuelve dudas sobre el reciclaje y que ha atendido más de 6.500 dudas sobre el cartón solo en lo que va de año. Pese a todo, según los últimos datos de reciclaje, cada ciudadano depositó de media 19,3 kilos de este tipo de residuos en los 240.297 contenedores azules que hay en España durante el pasado año. Esta cantidad equivale a tirar una bolsa cada ocho días aproximadamente.

En el caso de Susana, el reciclaje doméstico de papel y cartón se realiza incluso cada menos tiempo: “En nuestra casa, llenamos una bolsa grande —de unos 30 litros— con papel y cartón cada cuatro o cinco días”. Respecto a la forma de reciclar este material, precisa que “la bolsa donde almacenamos los desechos de papel y cartón es de plástico, sin embargo, la reutilizamos para cada ocasión y, por lo tanto, es útil durante meses”. En relación con el Black Friday y el Cyber Monday, subraya que “en estas fechas y en Navidad se incrementa exponencialmente la cantidad de cartón, sobre todo en forma de cajas. Nosotros las desmontamos y apilamos para que ocupen menos espacio dentro del contenedor y evitar que se sature durante estas semanas en las que hay tanta compra online”. Y hace extensible su reivindicación a un sector concreto: “Hay muchos vídeos en internet donde vemos a influencers haciendo publicidad de productos y me gustaría que se le diera la misma visibilidad al reciclaje que al famoso unboxing”.

Precisamente, en la línea que apunta Susana, Ecoembes ha lanzado una nueva campaña a través de las redes sociales que tiene por nombre reboxing, haciendo referencia al conocido desempaquetado que tanto éxito tiene en internet. Si la práctica original del unboxing consiste en enseñarle a los seguidores cómo se desempaqueta una caja para mostrar el producto que hay en su interior, la campaña de Ecoembes quiere demostrar a los clientes la importancia que tiene plegar las cajas de cartón antes de depositarlas en los contenedores azules

Ahora que el usuario ha integrado en su día a día el reciclaje, el siguiente paso es hacerlo bien. En este sentido, Fernando Móner, presidente de la Confederación de Consumidores CECU, expone la importancia que tiene el consumidor: “Hay que seguir apostando por la formación e información en los colegios y hogares, ya que los datos demuestran que la concienciación es creciente”. Por esta razón, concreta que “el éxito de la sostenibilidad a través del reciclaje debe tener un foco claro en los hábitos de las personas”, concluye.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats