La portada de mañana
Acceder
El PP afronta las europeas con seis puntos de ventaja sobre el PSOE
Crónica - Milei asalta la campaña de las europeas como necesita el PSOE
Opinión - Lo que el PP llama patriotismo. Por Esther Palomera

Café y migrañas, ¿cuántas tazas son el límite entre beneficio y más dolor de cabeza?

Café y migrañas, una relación compleja

Marta Chavarrías

2

La migraña se define como un dolor de cabeza palpitante de moderado a severo, con palpitaciones, sensibilidad a la luz y náuseas. Con más del 10% de las personas en todo el mundo que sufren migraña, sobre todo entre personas de 20 a 50 años, en la migraña los vasos sanguíneos se hinchan, contraen o sufren distintos cambios, lo que provoca un aumento del flujo sanguíneo alrededor del cerebro. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha clasificado como la tercera enfermedad más común en todo el mundo, convirtiéndose así en un gran problema de salud pública.

El consumo de café se ha asociado con la migraña durante muchos años y se ha sugerido como uno de los principales desencadenantes dietéticos. Por otro lado, la evidencia también ha demostrado que la cafeína, como coadyuvante analgésico, puede reducir la sensación de dolor durante los ataques de migraña. ¿Qué hay de cierto en todo ello?

¿El consumo de café es un desencadenante de la migraña o la asociación se debe al hecho de que las personas con migraña son más propensas a beber café para aliviar el dolor?

La cafeína, ¿amiga o enemiga de la migraña?

La cafeína es un ingrediente estimulante, que se calcula que consume hasta el 80% de la población todos los días. Además del café, también se encuentra en el guaraná, el cacao, el chocolate o refrescos y bebidas energéticas.

La cafeína, conocida por aumentar la alerta, mejorar el rendimiento cognitivo y estrechar los vasos sanguíneos alrededor del cerebro, se relaciona con propiedades vasoconstrictoras. Y puede ser un arma de doble filo. 

Las personas con migraña a menudo sienten que una taza de café puede ayudarlos a mitigar algunos ataques. Esto se debe a que la cafeína es un ingrediente activo clave en muchos medicamentos para el dolor de cabeza, lo que permite que ayude a que el cuerpo los absorba mejor.

¿Significa esto que puede aliviar los dolores de cabeza? Aunque las investigaciones en este campo intentan resolver el vínculo entre la cafeína y las migrañas, las respuestas no son tajantes.

Una viene de la mano de la Fundación Americana para la Migraña, que nos dice que los efectos de la cafeína en el cerebro pueden variar de forma significativa según la frecuencia con la que se usa

Así, un consumo ocasional puede proporcionar un alivio moderado del dolor de cabeza agudo. Sin embargo, cuando la exposición a la cafeína es diaria, el cerebro puede desarrollar tolerancia a la cafeína, lo que significa que, con el uso repetido, una dosis es menos efectiva.

Cuando se da una situación de dependencia y el cerebro no recibe la dosis adicional, se produce una especie de síndrome de abstinencia que incluye dolor de cabeza como síntoma principal, además de fatiga, dificultad para concentrarse y náuseas.

Cómo actúa la cafeína

La cafeína actúa afectando la actividad de la adenosina, una sustancia cerebral natural y necesaria. Durante los ataques de migraña, aumentan los niveles de adenosina en la sangre. La cafeína puede bloquear receptores de células cerebrales específicos a los que la adenosina se une, deteniendo sus efectos. 

Además, la cafeína también tiene propiedades vasoconstrictoras que pueden restringir el flujo sanguíneo. Debido que los vasos sanguíneos se vasodilatan o aumentan antes de un ataque de migraña, la cafeína puede ayudar a contrarrestar este efecto y disminuir el dolor. 

Otra respuesta, esta procedente de una investigación publicada en American Journal of Medicine, nos dice que beber más de tres tazas de café al día aumenta los riesgos de sufrir un ataque de migraña en 24 horas.

Algo que asocian al hecho de que una sola taza de café contiene unos 96 miligramos de cafeína, que el cuerpo tarda unas cinco horas en metabolizar la mitad de la ingesta total. 

Cuanta más cafeína tenga el torrente sanguíneo, más probabilidades de desarrollar dependencia a la cafeína y más problemas que agraven los síntomas de migraña como:

  • Cambios en la presión arterial
  • Problemas de sueño
  • Ritmo cardíaco rápido y aumento de la circulación sanguínea 

Otra respuesta a esta posible asociación la da un resumen sobre la evidencia disponible en cuanto a la relación entre la cafeína y las migrañas. En ella, los expertos concluyen que no hay pruebas suficientes que permitan recomendar el cese de la cafeína a todas las personas con migraña.

Aunque sí confirman que el consumo excesivo puede llevar a la cronificación de la migraña y que la abstinencia repentina puede desencadenar ataques de migraña. 

Asimismo, advierten que las personas con migraña deben ser conscientes de que la cantidad de cafeína que consumen no debe exceder de los 200 miligramos diarios.

De nuevo, en palabras de la Fundación Americana de la Migraña, si la cafeína puede ayudar con las migrañas es algo que depende de la frecuencia con la que se tome:

  • En el caso de migrañas episódicas, la cafeína sí puede ayudar, pero solo si se limita el consumo a no más de 200 miligramos por día. Por encima de esta cantidad, el riesgo de desarrollar migraña aumenta.
  • En el caso de dolores de cabeza diarios debe evitarse la cafeína por completo.

Como vemos, el papel de la cafeína en el desencadenamiento de las migrañas puede ser particularmente complejo, porque su impacto depende sobre todo de la cantidad y la frecuencia

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines 

Etiquetas
stats