La portada de mañana
Acceder
El Gobierno descarta cambios en las leyes de salud pública
El resultado del 12J enciende las alarmas en Unidas Podemos
Conjugar el verbo dimitir, por Esther Palomera

La Diputación recibirá al Alarde Mixto de Irun para apoyar la participación de las mujeres

Una representación del Palacio Foral, con Martin Garitano a la cabeza, acudirá este domingo al Ayuntamiento de Irun a recibir al alarde mixto de la ciudad fronteriza para reivindicar la presencia de la mujer como soldado en el desfile. La directora foral de Igualdad, Laura Gómez ha señalado que “con esta recepción la Diputación Foral de Gipuzkoa quiere manifestar todo su apoyo al alarde igualitario y reconocer la lucha realizada por los y las irunesas durante años, reclamando el derecho a participar tanto en las fiestas como en todos los ámbitos de la vida sin ningún tipo discriminación”.

La Diputación Foral solicita también la presencia en esta recepción de José Antonio Santano, alcalde de la localidad, ya que de lo contrario “estará negando su condición de ciudadanas a las mujeres que quieren participar en al fiesta sin ser discriminadas” según las palabras de la directora foral de igualdad.

Hace dos décadas, la ciudad de fronteriza abría una polémica entorno a la participación de la mujer en el alarde de la ciudad. Hasta entonces, la figura femenina, hacía su aparición como cantinera de cada compañía, teniendo un lugar protagonista dentro de la misma; el conflicto llegaría con la reivindicación de su participación también como soldado dentro del desfile, y así la ciudad quedó dividida entre los defensores y los detractores de su presencia de este segundo modo.

Las discrepancias se tradujeron en la creación de dos alardes diferenciados. El tradicional, tal y como se había desarrollado hasta entonces; y el alarde mixto, que incorporaba a las mujeres en sus filas de “escopeteras”. En la memoria colectiva, dos fechas clave, 1996 y 2005, cuando la polémica entre ambos alardes dejó en la ciudad enfrentamientos difíciles de olvidar para los iruneses. Duras peleas ciudadanas entre ambos bandos, que tiñen de bochorno el hasta entonces buen ambiente festivo.

La ciudad recuerda cada 30 de junio la victoria de las tropas irunesas en la batalla de San Marcial del año 1522, en la que consiguieron impedir que las filas se hicieran con el control de la zona fronteriza. El ejecutivo de Urkullu, que también se ha posicionado de manera clara a favor de la participación de la mujer en el alarde, aseguraba en un pleno de control del Gobierno vasco hace apenas una semana que ya “buscan acuerdos para que este año la celebración del alarde se desarrolle en un clima de convivencia y respeto”.

Etiquetas
Publicado el
29 de junio de 2013 - 12:08 h

Descubre nuestras apps

stats