Etiquetas

No todos los días se cumplen años y no todos los años se cumplen 125. El PNV, el principal partido vasco, sopla este 31 de julio 125 velas. Surgió en 1895. Solamente el PSOE, cuya primera agrupación en Euskadi apareció en 1886, tiene una trayectoria más larga. Condicionada por la pandemia, sí, pero habrá celebración. Además, llega en un momento dulce, tras una cómoda victoria electoral el 12 de julio. La historia de este partido y la del país se dan la mano en muchos momentos.

Orígenes: Sabino Arana, Dios y ley vieja

El 31 de julio de 1895 se considera como el momento fundacional del PNV, coincidiendo con la constitución del primer Bizkai Buru Batzar liderado por Sabino Arana y Goiri. Pero en una Europa de finales del siglo XIX en la que los nacionalismos habían aflorado -incluidas las unificaciones de Italia o Alemania- y en una España en la que estaban surgiendo movimientos políticos nuevos –como el socialismo-, el germen de lo que luego sería el PNV ya se venía incubando desde años atrás.

En concreto, el punto de inflexión se ubica en 1876 con la abolición de los fueros vascos y la instauración de un sistema fiscal alternativo, el Concierto Económico. “Todos cuatro estados euskerianos de aquende el Bidasoa padecen hoy la misma infortunada suerte de estar dominados por la nación española”. Con estas palabras, el 8 de junio de 1893 A. eta G.’tarr S., es decir, el propio Arana, ya sentó las bases de su ideario en el primer número de ‘Bizkaitarra’, una hoja impresa escrita en “euskera de Bizkaya” en una columna y en la lengua “de España” en la otra. Por si quedaban dudas –“como hay algunos que todavía no han comprendido la significación de las ideas bizkaínas”- Arana remarca que es “anti-liberal” y “anti-español”, que es “lo que todo bizkaíno debe ser según el lema Jaungoikua eta Lagizarra”.

Ese lema, que se puede traducir como “Dios y ley vieja” y que recuerda al “Dios, patria, fueros” del carlismo, es fundamental para entender la historia del Partido Nacionalista Vasco. Sus siglas en euskara son JEL y el nombre del partido es Euzko Alderdi Jeltzalea, algo así como partido de Euzkadi (con ‘zeta’) seguidor de JEL. Los simpatizantes y cuadros del PNV son conocidos como ‘jeltzales’ y algunos siguen cerrando su correspondencia con “saludos en JEL”.

Los primeros pasos: los símbolos vascos y un sindicato propio

Los primeros años del PNV no fueron sencillos. Ya el 10 de agosto de 1895 Arana recibió una primera condena por sus artículos. En ellos, dejaba constancia de sus pensamientos. “De ese roce del maketo con el bizkaino solo brotan en este país irreligiosidad é inmoralidad”, decía sobre los inmigrantes de otras partes de España. Incluso en la propia web del PNV se reconoce su misoginia, pero lo contextualiza en la época en que vivió y rechaza que pueda ser utilizada para atacar a un partido anclado en el siglo XXI. Arana pisó la cárcel. Y el primer ‘batzoki’ –calle Correo, 22, Bilbao- fue clausurado en septiembre de 1895, operación en la que las autoridades se incautaron de su ikurriña, un símbolo diseñado por el fundador y por su hermano, Luis, e izado por vez primera en 1894 en esa primera sede. En buena medida, los iconos diseñados por los hermanos han sido asumidos como los propios del país. Arana falleció en 1903. En 1908 se crearía el Euzkadi Buru Batzar (EBB) como prolongación del Bizkai Buru Batzar (ABB). También nacería la organización de Gipuzkoa (GBB). Hasta diciembre de 1911 no se fundarían el Araba Buru Batzar y el Napar Buru Batzar. Ese mismo año el PNV impulsó su propio sindicato Eusko Langileen Alkartasuna-Solidaridad de los Trabajadores Vascos (ELA-STV), inicialmente Solidaridad de Obreros Vascos (SOV) y pensado para controlar la influencia creciente de organizaciones socialistas como UGT o anarquistas como CNT debido al “roce” con los trabajadores mineros o industriales que se iban instalando en el País Vasco. Ahora ELA y el PNV son enemigos íntimos.

Inicios del siglo XX: entrada en las instituciones y escisiones

Los primeros cargos públicos del PNV los obtuvo en 1898 y 1899, en un contexto de crisis nacional en España tras la independencia de Cuba y Puerto Rico un año atrás. El primer electo fue el propio fundador, diputado provincial en Bizkaia tras obtener 4.545 votos en Bilbao. En las municipales, el PNV sacó cinco concejales en Bilbao y representación en Bermeo, Arteaga o Mundaka. En 1918, el industrial nacido en Castro Urdiales Ramón de la Sota se convirtió en el primer diputado del PNV en el Congreso. Solamente el PSOE, que accedió a las Cortes Generales en 1910 de la mano de Pablo Iglesias, tiene una trayectoria más larga en el Parlamento español. Sin embargo, fueron años convulsos. El PNV había pasado a denominarse Comunión Nacionalista Vasca en 1916, mientras que los más radicales mantuvieron la denominación de Partido Nacionalista Vasco. En las elecciones municipales de Bilbao de 1922 el PNV logró 9 escaños y CNV 4. Luis Arana, hermano del fundador, dejó CNV para integrarse en el PNV. El 16 de noviembre de 1930, en un cine de Bergara, ambas familias se reunificaron. “Ya no hay más que un partido jelista. Nuestros corazones estallan de júbilo. Ha llegado el día feliz en que todos los patriotas sabinianos nos sintamos hermanos”, se leía en la revista ‘Euzkerea’. Sin embargo, dos semanas después se crearía Acción Nacionalista Vasca (ANV) con los cuadros más progresitas de ambas familias.

II República: religiosidad y un ministro en España

En la II República, el PNV insistiría en el estatutismo pero también se encontró siendo una fuerza confesional en un régimen aconfesional. Cuenta Koldo San Sebastián que el 14 de abril de 1931 el GBB llamó a la defensa de la religión. En Navarra, se presentó en coalición con tradicionalistas a las elecciones de 1931. Es también la época del primer Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca), celebrado en Domingo de Resurrección y no en una fecha fija porque fue en esa fecha tan señalada en el calendario católico cuando Sabino Arana, aparentemente, descubrió que su verdadera patria era la vasca (o la vizcaína). El 18 de julio de 1936, los historiadores aluden a que el EBB debatió sobre la sublevación militar, aunque finalmente, el 19 de julio, se posicionó “al lado de la ciudadanía y de la República”. El acuerdo completó esta accesible en la web del partido. Unos pocos meses después, se aprueba el Estatuto de Autonomía. El 7 de octubre se constituye el primer Gobierno de Euzkadi, con el ‘jeltzale’ José Antonio Aguirre al frente pero con consejeros del PSOE, de ANV o de fuerzas republicanas. Manuel de Irujo fue nombrado ministro en los gabinetes de Francisco Largo Caballero y Juan Negrín. En plena Guerra Civil, llegó a asumir una responsabilidad de Estado: la cartera de Justicia. En la contienda, batallones de ‘gudaris’ del PNV combatieron contra el bando franquista como también lo hicieron grupos del PSOE, de la UGT y de formaciones republicanas o anarquistas. La derrota en la Guerra Civil se consumó con el pacto de Santoña con los italianos fascistas, aliados de Franco como los nazis alemanes.

La dictadura: exilio, la CIA y clandestinidad

El final de la guerra trajo oscuridad y exilio para los nacionalistas. Aguirre se ocultó en Cataluña, Francia, Bélgica, Berlín (sí, creyó que lo más seguro era ocultarse donde nadie imaginaría que estaba) y, finalmente, en Nueva York. En Estados Unidos, el dirigente nacionalista inicialmente recibió una fría acogida, pero pronto se convirtió en un interlocutor fiable para los recién creados servicios secretos, entonces llamados OSS y ahora conocidos como CIA. Aguirre puso al servicio de Estados Unidos toda la estructura del Servicio Vasco de Información configurado por el PNV en la guerra. Los archivos de la CIA son testigos de la función de los agentes vascos. Aguirre quiso de Estados Unidos “armas, munición, explosivos y otro equipamiento” para tratar de derrocar a Franco en 1942. En 1945, un batallón de ‘gudaris’ que jugó un papel relevante en la II Guerra Mundial, el Gernika, se reconfiguró en organización paramilitar entrenada por la CIA bajo el nombre de Airedale. Aguirre falleció en París en 1960 y Jesús María Leizaola dio continuidad al Gobierno de Euzkadi en el exilio. Leizaola consta como agente secreto en los ficheros de la inteligencia británica. En el interior, la organización clandestina del PNV se mantenía con dificultades. En la década de 1950, un grupo de jóvenes se escinden de EGI (la organización juvenil del partido) y crean EKIN. Este grupo sería uno de los gérmenes de ETA, nacida en 1959.

La democracia: el principal partido vasco

En 1974, de incógnito, Leizaola participó en Gernika en el Aberri Eguna. Pero su regreso el 15 de diciembre de 1979 fue un símbolo de la restauración de la democracia. Pronunció el primer discurso del actual Parlamento Vasco. La Constitución se aprobó en 1978 y el Estatuto el 25 de octubre de 1979. En este período, el PNV ha sido el principal partido de Euskadi. Ha gobernado 37 de 40 años –y en esos tres años, 2009-2012, era la principal fuerza parlamentaria-. También ha amasado poder local y foral. Y ha jugado un papel clave en la política española, donde ha exprimido su media docena de diputados para decidir mociones de censura, presupuestos y grandes acuerdos. A nivel político, pendula entre su alma soberanista –que se hizo fuerte en Lizarra (1998) y en el ‘plan Ibarretxe’ (2004)- con su alma pragmática –coaliciones con el PSE-EE y figuras como Iñigo Urkullu-. Xabier Arzalluz ha sido el gran líder contemporáneo, el que más ha enardecido a la bases en las carpas del Alderdi Eguna, que se celebra desde 1977. Falleció en 2019. La escisión de EA en 1986 -que incluyó espionaje al lehendakari Carlos Garaikoetxea- fue un momento traumático. No ha escapado a las investigaciones de corrupción que han carcomido a los grandes partidos de España, entre las que ha sobresalido el 'caso De Miguel'. El PNV llega a sus 125 años tras haber ganado con holgura las elecciones del 12 de julio, en las que casi ha rozado sus mejores registros históricos en escaños.

Etiquetas
Publicado el
26 de julio de 2020 - 20:40 h

Descubre nuestras apps

stats