La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

Trabajadoras de comedores escolares celebran el primer día de huelga para exigir al Gobierno vasco un aumento en la plantilla y medidas para garantizar la seguridad

Comedor escolar

Trabajadoras de comedores escolares de escuelas públicas, concertadas y privadas de Euskadi se han concentrado este miércoles en las tres capitales vascas para denunciar su situación laboral, agravada por la COVID-19 y para exigir al Gobierno vasco "negociaciones" para que mejoren sus condiciones de trabajo y un aumento en la plantilla. Este miércoles ha sido el primero de los tres días de huelga convocados por los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT para este sector, que celebrará los próximos paros el 27 y 29 de octubre, puesto que la reunión mantenida con el departamento de Educación un día antes de la primera jornada de huelga no resultó satisfactoria.

Los sindicatos no darán su brazo a torcer y mantendrán las jornadas de huelga "por la falta de tiempo con la que ha sido convocada la reunión y porque la huelga no tiene como objetivo conseguir una reunión, sino materializar las reivindicaciones de las trabajadoras". En Bilbao, una manifestación que ha reunido a cientos de personas ha recorrido la Gran Vía hasta terminar frente a la sede del Gobierno vasco, mientras que en San Sebastián y Vitoria, las concentraciones se han celebrado frente a las delegaciones del departamento de Educación en ambas ciudades.

"Movilizarnos ha dado resultados. Ha hecho falta un aviso de huelga para que el departamento sepa que nosotras también existimos, que también tenemos derechos (...) Las convocatorias de huelga han sido necesarias para que el Gobierno vasco nos llamara a una reunión, pero no nos equivoquemos, la convocatoria de huelga no tenía como fin último conseguir una reunión. Nos tienen que recibir, sí, pero nos tienen que escuchar. Queremos unos servicios seguros y acordados. Exigimos el respeto que las trabajadoras subcontratadas de comedores de colegios públicos, concertados y privados nos merecemos, con unas medidas negociadas y no impuestas", ha denunciado Noemí Etxebarria del sindicato ELA en representación de todos los sindicatos.

Respecto al seguimiento de la primera jornada de huelga, los sindicatos LAB, ELA, CCOO y UGT, con representación en las subcontratas de los comedores escolares de centros públicos, privados y concertados de Euskadi, lo han calificado de "muy elevado" pese a los servicios mínimos "abusivos" establecidos por el Gobierno vasco y "el llamamiento obligatorio mediante orden por escrito" remitida por las empresas a las trabajadoras para que acudieran a sus puestos de trabajo.

Etxebarria ha señalado que tras las asambleas celebradas previas a la convocatoria de huelga, preveían en un principio un seguimiento elevado, en torno al 70%, "pero es cierto que los servicios mínimos decretados han sido abusivos, lo que ha obligado a muchas trabajadoras que tenían previsto salir a la huelga, a verse obligadas por las empresas a tener que acudir a sus puestos", ha denunciado momentos antes de la manifestación de Bilbao.

Agurtzane lleva 18 años trabajando en comedores escolares y según explica a este diario, la situación laboral que está viviendo es de "incertidumbre total". "No se han tomado medidas de seguridad antes del comienzo de los comedores escolares. De normal en los comedores hay problemas en el tema de las ratios y ahora pues más. Se han tenido que doblar turnos, en la mayoría de los comedores se dan de comer a tres turnos de niños en dos horas por lo que los niños están comiendo en un cuarto de hora. Estamos las mismas trabajadoras que antes del coronavirus y tenemos que desinfectar, montar, desmontar mesas, etc. Desde los centros han mandado cartas a los padres diciendo que es mejor no mandar a sus hijos al comedor porque no se da esa seguridad y nos estamos viendo que no se están guardando los grupos burbuja y es muy complicado en los comedores cumplir las medidas porque somos las olvidadas", ha lamentado esta trabajadora.

Durante la concentración en San Sebastián, Maribel Alberdi, trabajadora de un centro escolar ha explicado que a raíz de la COVID-19 "la carga de trabajo ha aumentado bastante y el trabajo está siendo un poco improvisado". "El funcionamiento de los comedores se ha dejado en manos de las direcciones que están haciendo lo que pueden". Además, ha censurado los "abusivos" servicios mínimos decretados por el Ejecutivo Vasco para la huelga convocada para este miércoles y los días 27 y 29 en los comedores escolares, en los que se marca "el cien por cien al personal de cocina y al personal que trabaja con los niños de dos y tres años". "Si tan imprescindibles y necesarias somos en nuestro trabajo que se nos tenga en cuenta", ha exigido Alberdi.

Respecto al anuncio de Educación de contratar a 600 trabajadores para reforzar el servicio, Etxebarria ha negado que esos trabajadores sean de nueva contratación. "Los sindicatos mantenemos que esa cifra no es real porque esos 600 supuestos nuevos puestos de los que hablan son puestos que están cubriendo trabajadoras que hasta esta fecha eran fijas discontinuas y que, por la falta de medidas en los comedores, se han quedado sin su empleo", ha denunciado la representante de ELA.

Etiquetas
Publicado el
21 de octubre de 2020 - 20:53 h

Descubre nuestras apps

stats