Los vascos empiezan a ponerse la vacuna de la gripe: "No quiero arriesgarme a cogerla y menos este año"

Catalina Velázquez espera a que su marido salga de vacunarse, mientras que el resto de personas van entrando de una en una

Desde primera hora de este martes cientos de personas citadas por Osakidetza han acudido a los 300 puntos habilitados para vacunarse contra la gripe -y evitando posibles contagios de coronavirus-. Para ello, sanitarios se han instalado en lugares como frontones, hogares de jubilados o casas de la cultura -incluso en la plaza de toros de Vitoria- desde este martes y durante las próximas seis semanas, con el objetivo de vacunar al 75% de las personas de más de 65 años, unas 300.000 en Euskadi, y a otros grupos de riesgo como personas con patologías crónicas o embarazadas. Por el momento. Osakidetza ha adquirido 558.000 vacunas, pero la consejera de Salud. Gotzone Sagardui, ha adelantado que, si la demanda superase estas previsiones y fuese necesario, comprará más dosis.

En Bilbao, este martes están citadas 4.000 personas, que han acudido a lugares habilitados como el Centro Municipal de Basurto a vacunarse. Una de ellas era Catalina Velázquez, que espera a que terminen de atender a su marido para entrar ella. Ambos han tenido que volver de su segunda residencia en Aranda de Duero tras recibir la llamada de Osakidetza que no obliga, pero recomienda realizarse la vacunación por ser persona de riesgo. "Nunca he tenido la gripe, pero no quiero arriesgarme a cogerla y menos este año, con todo lo que está pasando con el coronavirus. Nosotros hasta ahora estamos bien. Nos fuimos en junio y nos hemos quedado en el pueblo por si acaso, que ya somos muy mayores", cuenta Catalina, que acaba de cumplir 82 años.

Según han insistido este martes desde el Departamento de Salud, estas primeras tres semanas "será Osakidetza la que se pondrá en contacto con los colectivos de riesgo para darles cita". A partir del 31 de octubre, aquellas personas que quieran vacunarse y no sean de riesgo podrán solicitarlo pidiendo cita en su ambulatorio. Esta última se trata de una medida "excepcional" tomada por el Servicio Vasco de Salud para que la campaña contra la gripe sirva para inmunizar al mayor porcentaje de población posible.

José Manuel Marín, médico de familia que ha participado en la vacunación en el Centro Municipal de Basurto este martes, ha explicado que los centros de barrio de este tipo, al ser tan cercanos a las personas, "la gente es menos reacia a venir aquí que al centro de salud", ya que, según ha explicado Marín, una de las razones por las que las personas optan por no vacunarse es por no acudir a los hospitales. "La población tiene pánico a acudir a los centros de salud", ha lamentado. A pesar de ello, ha recalcado que "hay gente que hasta ahora no se ha vacunado que me ha dicho que este año no duda en vacunarse".

Como Clara, que tras haber vivido un caso cercano de coronavirus -ella tuvo que realizar cuarentena a pesar de que su PCR fuera negativo- no ha dudado en llamar ella misma para solicitar una cita. "Es la primera vez que vengo a vacunarme, porque lo pasé bastante mal. Tienes miedo de contagiarte tú y de contagiar a los tuyos y si se pueden juntar las dos enfermedades ya ni te cuento. mejor prevenir que curar", cuenta a elDiario.es/Euskadi esta bilbaína.

Algunas protestando por no poder entrar a la sala con su pareja y tener que esperar fuera, pero entendiendo la distancia de seguridad que se debe guardar debido a la pandemia, las personas citadas han ido pasando de una en una a la sala habilitada para la vacunación, en cuya entrada se leía el lema escogido por Osakidetza para concienciar a la sociedad de la importancia que tiene, sobre todo este año, vacunarse: "Este año más que nunca, ¡aléjate de la gripe!".

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2020 - 21:15 h

Descubre nuestras apps

stats