Blanco-Morales se niega a bajar impuestos y confía en el “potencial de crecimiento” de Extremadura

Imagen del pleno de la Asamblea de Extremadura celebrado este jueves

La vicepresidenta primera y consejería de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, ha dejado claro este jueves que, “aunque preocupante por su magnitud”, la inflación “no ha anulado el potencial de crecimiento” de la economía extremeña, y, además, ha advertido que una bajada de impuestos pondría en riesgos los servicios públicos y la pagarían “los de siempre”.

Blanco-Morales ha comparecido, a petición del PP y de Cs, ante el pleno de la Asamblea de Extremadura y ha lanzado un mensaje de tranquilidad, aunque ha reconocido que la inflación “desbarata las previsiones de ingresos y gastos”, pero cualquier presupuesto “cuenta con instrumentos necesarios para incorporar, modificar o ampliar sus créditos, de modo que quede garantizada la óptima aplicación de los fondos disponibles”.

Además, ha recordado que las comunidades reciben entregas a cuentas mensuales del sistema de financiación autonómica, cuyo importe ya está determinado y no se ve afectado por el incremento de los precios, al igual que ocurre con los fondos europeos, fundamentalmente los Next Generation, que se aplican y ejecutan “con diligencia extrema”.

Blanco-Morales ha destacado que las líneas programáticas de los presupuestos extremeños de 2022 son las mismas que inspirarán “cualquier medida que el Gobierno adopte para paliar las consecuencias de la inflación”. En ese sentido, ha precisado que irán dirigidas a “consolidar la recuperación económica” para que esta llegue a todos los ciudadanos y para “modernizar el modelo productivo regional” y “posicionar a Extremadura ante los desafíos medioambientales y económicos”. Se trata también, ha agregado, de “hacer realidad el potencial transformador de los fondos europeos”, para abordar el reto demográfico o para “reafirmar el liderazgo de lo público ante la crisis”.

La vicepresidenta ha valorado la capacidad de la sociedad para “aunar esfuerzos” a la hora de hacer frente a las situaciones difíciles y ha explicado que evitar un escenario de “estanflación depende, en buena parte, de la vocación de sacrificio y concordia” de quienes con sus decisiones sobre la fijación de precios y salarios pueden evitarla. Por ello, ha reiterado el apoyo a quienes “desde sus intereses y perspectivas, pero con el mismo ánimo generoso constructivo, abogan y trabajan por un pacto de rentas”, un acuerdo que “permita repartir los costes de esta crisis y compartir mañana los frutos de la recuperación”, para lo que ha pedido el apoyo también de los grupos parlamentarios.

Más recaudación

Pilar Blanco-Morales ha expuesto en su comparecencia los datos que avalan la buena evolución del empleo y de las exportaciones en Extremadura y ha hecho un análisis de la recaudación del impuesto de IRPF, que, a su juicio, es el que mejor refleja la evolución de la coyuntura económica y cómo incide la inflación con demora. En Extremadura el incremento fue en 2021 de 11,3% (787 millones de euros) y la cifras relativas al primer trimestre de 2022 revelan una subida del 9,7% de la recaudación neta, según los datos facilitados por la consejera, para quien el “buen comportamiento” de este impuesto se debe a la buena evolución del empleo.

Igualmente, ha resaltado que el Impuesto de Sociedades aumentó un 67,9% en 2021 respecto del año anterior, debido al aumento de los beneficios empresariales, que se incrementaron un 73,8%; y que el IVA mejoró su recaudación en España un 14,5%, un aumento que en la región se situó en el 5,4%.

En política fiscal, Blanco-Morales ha señalado que priman “la eficacia frente a la demagogia” y que se niegan a adoptar rebajas de impuestos que pongan en peligro los servicios públicos, además de aclarar que es un error intentar bajar la inflación mediante bajadas generalizadas de impuestos, que “pagan los de siempre”, quienes más necesitan del gasto público.

Por parte de Cs, José María Casares, ha mostrado su preocupación por la “inflación desbocada” y su impacto en los presupuestos de 2022, que nacieron “muertos”, algo que se pone de manifiesto, a su juicio, en que sin llegar a la mitad del año han sufrido casi 100 modificaciones.

Luis Alfonso Hernández Carrón ha manifestado que “la inflación es el impuesto de los pobres” y por eso hace especial daño a los extremeños. Tras recordar que la escalada de los precios ha llegado en la región hasta un 10,3%, ha indicado también que la inflación obliga a revisar el coste de suministro, obras y servicios en el gasto público, por lo que hará crecer el déficit y situará las cuentas públicas en una situación de “gran vulnerabilidad”, como ha advertido ya la AIReF.

Álvaro Jaén, de Unidas por Extremadura, ha abogado por un incremento de los sueldos y por cláusulas de revisión salarial en los convenios para impedir que los trabajadores sigan perdiendo poder adquisitivo y esto tenga un impacto en la economía.

Finalmente, la diputada socialista Estrella Gordillo ha criticado el “populismo fiscal” de la derecha y ha resaltado que ningún país de la UE ha ido a bajadas de impuestos para reducir la inflación. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats