Cómo llevar una vida normal tras 15 años desconectados de la red eléctrica

Paisaje desde el Rincón de los Cerezos / http://elrincondeloscerezos.blogspot.com.es

Hace ya 31 años que colocaron en casa su primera placa solar. La idea fue creciendo, y lo que comenzó siendo un experimento les ha convertido en consumidores de electricidad autosuficientes.

Carmen y Mario llevan 15 años desconectados de la red eléctrica. Tienen una finca de 15 hectáreas en Berzocana, en la comarca cacereña de Villuercas. Toda la energía que necesitan la obtienen de sus placas fotovoltaicas, y la ayuda de unas baterías que guardan la energía que les regala el sol a diario.

Se trata de un verdadero ejemplo de autonomía energética, porque en la finca ‘El rincón de los Cerezos’ hacen una vida completamente normal, con la salvedad de que no les llega la temida factura de la luz cuando empieza el mes.

De hecho su consumo energético es superior al de una familia convencional, porque trabajan a diario una explotación agroecológica. Con las placas fotoeléctricas tienen capacidad para poner en funcionamiento los molinos de granos, los extractores de miel o las cámaras frigoríficas. También tienen potencia suficiente para que tiren las bombas de agua, encender el ordenador o echarse un café.

Su pico de potencia es de 4.400 vatios, aunque el sistema del que disponen les permitiría incrementarla hasta los 9.000 vatios.

Lo hacen por una cuestión ideológica. Quieren demostrar que se puede tener una vida normal sin la necesidad de tener una dependencia externa a una gran empresa eléctrica. Comenta Mario que la idea principal es que la gente entienda que la población “no tiene por qué ser dependiente a la hora de tener sus necesidades básica cubiertas”.

Su idea, que la captación de energía no tiene por qué estar concentrada en un único punto, como puede ser una central nuclear o una hidroeléctrica. “El sol impacta de manera difusa en todos lados, y nosotros tenemos una pequeña central en casa que nos suministra energía”.

Las placas han avanzado, los equipos de fotovoltaicas se han abaratado y tienen más rendimiento. Son más asequibles que hace unos años, cuando esa familia comenzó a incorporarse al mundo de las renovables.

De hecho piensan que la locura no es estar desconectado de la red eléctrica, sino llevar líneas convencionales eléctricas hasta los lugares más inhóspitos del territorio extremeño, pese a que la tecnología y los medios -comenta- posibilitarían a muchas familias ser completamente autosuficientes.

Más argumentos: las placas están hechas de silíceo, un producto muy abundante en la corteza terrestre, de manera que sigue siendo mucho más sostenible que la obtención de energía de los combustibles fósiles u otras energías contaminantes.

Más ejemplos

En otros casos hay familias que han optado por instalar paneles para abastecer el calentador de la casa. Así lo han hecho por ejemplo Carmen y Juan Carlos, que viven en La Codosera (Badajoz). Con dos placas de alto rendimiento y un calentador de 300 litros tienen más que suficiente para estar abastecidos. Ellos y las visitas.

Esta pareja, militantes de Equo, advierte que el autoconsumo es algo que está al alcance de todos. De hecho, ellos pagan a plazos la inversión que hicieron de unos 3.600 euros. "Pensamos que hay que disfrutar de la energía como un derecho", comenta Carmen. Insiste en que, mientras que las grandes distribuidoras, agrupadas en oligopolios, controlan el canal de distribución "el sol está al alcance de todos".

Etiquetas
Publicado el
1 de septiembre de 2015 - 23:41 h

Descubre nuestras apps

stats