La portada de mañana
Acceder
El Gobierno ocultó a la ONU la venta de armas a Arabia Saudí en 2018
La agónica lucha de las células contra el coronavirus en los que murieron
Opinión - La directora, por María Ramírez

Feijóo advierte que las medidas del Gobierno para Navidad son de "alto riesgo" 12 horas después de que la Xunta votase a favor

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, al comienzo de la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello, esta mañana en Santiago de Compostela.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, considera que permitir reuniones de 10 personas durante las celebraciones navideñas es de "alto riesgo" y defiende "ser más rigurosos" en Galicia. El Gobierno gallego endurece el tono solo unas horas después de que el Consejo Interterritorial celebrado ayer aprobase, con el voto favorable del representante gallego, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, un plan para las fiestas. Entre los puntos pactados están limitar a una decena los individuos que se pueden encontrar -aunque Galicia presentó alegaciones sobre este aspecto-, establecer un toque de queda a las 1:30 horas en Nochebuena y Nochevieja y el cierre perimetral de las comunidades del 23 de diciembre al 6 de enero.

Feijóo propone que las limitaciones a las reuniones de Navidad sean por número de unidades de convivientes y no de personas

Feijóo propone que las limitaciones a las reuniones de Navidad sean por número de unidades de convivientes y no de personas

Tras la reunión del Consello de la Xunta, Feijóo dijo ante los medios que "es mejor tener un marco difuso y muy genérico que no tener nada" y que, en ese sentido, el documento pactado "es un avance". No obstante, aseguró que "no es una norma", sino "una recomendación", y señaló que no hubo votación. Pero sí la hubo y fuentes del Servizo Galego de Saúde (Sergas) indican que en la misma Galicia votó a favor. Hubo un voto en contra, el de Madrid, y una abstención, la de Cataluña.

Tras el encuentro entre las comunidades y el Ministerio de Sanidad, Comesaña mostraba, a través de un comunicado, una postura menos crítica para referirse al acuerdo: valoró "positivamente" la existencia de un "documento marco" y se limitó a señalar que la Xunta había presentado dos alegaciones sobre el número de personas que se podrán reunir. Por una parte, pidió que el tope de aforo "no se limite a un número de personas, sino que se contabilice un máximo de dos unidades familiares" y que los niños de menos de 10 años no cuenten para hacer el cálculo. Para la primera propuesta, añadió, parece haber "receptividad".

Feijóo agregó hoy que es "un riesgo muy alto" dejar que se junten 10 allegados. Sobre este término apuntó que no sabe decir exactamente a qué se refiere, pero entiende que "no a personas con vínculos familiares". La recomendación de las autoridades sanitarias gallegas, repitió, es que no se reúnan personas de más de dos unidades de convivientes distintas. Y "lo más seguro" es celebrar solo con las personas con las que ya se comparte techo.

El pasado 26 de octubre, cuando el borrador del Gobierno central para las fiestas navideñas apuntaba a un tope de seis personas, Feijóo cuestionó la propuesta con el argumento de que "el riesgo es menor entre 12 personas de dos familias que entre seis de tres familias".

El presidente gallego se refirió a la situación en la hostelería y pidió "un esfuerzo para entender la norma". La Xunta ha establecido un sistema de fases para bares y restaurantes. Dependiendo de la situación epidemiológica de cada municipio, pueden abrir con distintos aforos y horarios y las reuniones de no convivientes varían entre cuatro y seis. Feijóo apeló a que los medios de comunicación están difundiendo estas reglas y admitió que "se puede tardar cierto tiempo en habituarse". "Son aforos y horarios, no hay más", zanjó.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats