La Xunta y el Ayuntamiento de Vigo confirman su incapacidad para reunirse y salvar las relaciones institucionales

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, en una fotografía de archivo.

Beatriz Muñoz


1

Los desencuentros entre el Ayuntamiento de Vigo y la Xunta de Galicia son habituales y ganan intensidad con la perspectiva de las convocatorias electorales. Este lunes los responsables de ambas administraciones confirmaron su incapacidad para reunirse y salvar las relaciones entre las instituciones. El presidente gallego, Alfonso Rueda, había convocado al alcalde de la ciudad, Abel Caballero, a un encuentro, pero este rechazó acudir porque estaba también prevista la asistencia de la delegada del Gobierno gallego en Vigo, Marta Fernández-Tapias, que es, además, la candidata del PP para las municipales de 2023. Para el regidor este gesto supone un menosprecio a los gobiernos municipales, pues considera que este tipo de citas deben ser bilaterales.

Abel Caballero, el "soberbio teórico" de la economía reconvertido en apóstol de la Navidad

Abel Caballero, el "soberbio teórico" de la economía reconvertido en apóstol de la Navidad

Rueda había citado a Caballero para verse en la tarde de este viernes. El alcalde llevaba semanas lanzando críticas a “las formas” del presidente gallego, pero no había confirmado hasta horas antes que no acudiría. Por su parte, el jefe del Gobierno autonómico había retratado al regidor recientemente con alguien instalado en la crítica. Este lunes incluyó en su agenda un acto al mediodía en Vigo y aprovechó para responder en tono desafiante a la negativa de Caballero: “Como siempre, el alcalde de Vigo está con esa situación de que lo que le interesa es decir que tiene una confontación con la Xunta. Tantas veces nombrando a la Xunta y cuando tiene la oportunidad de decírselo a la cara al presidente, esa reunión no puede tener lugar”.

Le ha afeado a Caballero que no enviase una comunicación oficial de que no se presentaría a la reunión y dijo haber llegado a la conclusión de que no habría encuentro por lo que ha leído en los medios de comunicación. Agregó que el resto de alcaldes, algunos del PSOE como Caballero, han aceptado la novedad de que las reuniones sean en presencia de los diferentes delegados territoriales de la Xunta. Y defendió la decisión de ser él quien se desplace a las ciudades en lugar de recibir a los regidores en la Xunta como “un gesto” que “todo el mundo entiende y aprecia”.

El regidor, por su parte, ha recriminado a Rueda que tratase de imponer la forma de la reunión en lugar de negociarla y consideró que la intención del presidente era generar un problema de forma para no tener que entrar en el fondo de lo que él define como “la desatención de la Xunta en Vigo”. En 2015, con Feijóo al frente del Gobierno gallego, Caballero se reunió con él, pero considera que no cumplió ninguna de las promesas hechas para la ciudad. En 2020, según contó el mismo alcalde, rechazó otro encuentro para evitar “regalarle una foto” y que lo “engañase”.

Entre el anuncio de que Rueda tenía intención de reunirse con todos los alcaldes de las siete principales ciudades gallegas, empezando por la más poblada, Vigo, mediaron semanas de intercambios de cartas y declaraciones. Finalmente el encuentro no se ha producido. Este episodio se suma a la lista de polémicas y enfrentamientos entre el Gobierno del PP en Galicia y el Ayuntamiento vigués por asuntos que van desde el transporte metropolitano a los conciertos del Xacobeo. Como telón de fondo está la siguiente cita electoral, las municipales previstas para 2023, en las que el PP quiere remontar su peor resultado histórico en la ciudad -cuatro concejales- frente a un Abel Caballero que ha ido ampliando su mayoría absoluta -tiene 20 de los 27 asientos del pleno-.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats