eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PERFIL

Humillado en Francia, Manuel Valls inaugura una segunda vida en España

El ex primer ministro francés labró su carrera política con su imagen de mano dura contra la inmigración y restrictiva con los refugiados

Parecía destinado a competir por la presidencia de Francia, pero al final no le quisieron los socialistas ni el nuevo partido de Macron

79 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Valls ve "excelente" la nominación de Borrell como ministro de Exteriores

Valls hace una foto en un coloquio sobre el futuro de Europa en junio. EFE

La política ofrece situaciones inesperadas. En un país como España, donde el 86% de la gente dice está  a favor de acoger a los refugiados que huyen de las guerras y donde la inmigración no ha causado tensiones sociales graves, un político francés que labró su fama como tipo duro en su rechazo a esas ideas es recibido en algunos medios como un competidor serio a la alcaldía de Barcelona, cuya candidatura puede confirmar en los próximos días.

Bien como cartel electoral de Ciudadanos o de forma independiente apoyado por ese partido, Manuel Valls, nacido en Barcelona hace 56 años cuando su familia ya vivía en Francia, quiere cruzar los Pirineos y resucitar una carrera política que en su país había quedado muerta y enterrada.

En el plano personal, todo lo ocurrido en los últimos años a Valls ha tenido un aire de gran humillación. La descomposición de la presidencia de François Hollande se lo llevó por delante cuando era primer ministro, mientras que encumbró a Emmanuel Macron que, como ministro de Economía, era su subalterno. Hollande y Valls se hundieron hasta el fondo y vieron pasar perplejos en dirección contraria a la que era la nueva estrella de la política francesa.

Por alguna razón, Ciudadanos  o la burguesía de Barcelona pretenden que Valls sea el Macron de la política local. Es probable que no le haga ninguna gracia si se lo comentan en la campaña.

En la derecha de la izquierda

Hubo un tiempo en que Valls parecía tener un camino bastante despejado hacia la presidencia francesa. Como miembro del ala más moderada del Partido Socialista, podía considerársele heredero político de Michel Rocard, y por tanto en desventaja para competir por el liderazgo del partido. Pero la victoria de Hollande en las elecciones presidenciales le colocó al frente del Ministerio de Interior en 2012. En Francia el discurso de ley y orden tiene muchos partidarios. 

"Es lo más parecido a Tony Blair que tienen en Francia", dijo de él un político británico amigo suyo. The Economist le denominó "el Sarkozy socialista" por ser tan duro como sus predecesores conservadores. Eso quedó demostrado con un incidente que avergonzó a muchos dirigentes socialistas que se preguntaban qué hacía Valls en el Gobierno con su política de deportaciones y sus críticas a los gitanos por no integrarse en la sociedad francesa, es decir, por no cumplir la idea de Valls de lo que debe ser un francés. 

Una chica gitana de 15 años fue sacada por la policía de un autobús escolar delante de sus compañeros para ser deportada a Kosovo junto a sus padres y hermanos. Su padre había mentido en su petición de asilo, pero Valls hizo que toda la familia –la madre y los hijos habían nacido en Italia– pagaran por ello. Muchos socialistas pensaron que eso no habría ocurrido si la familia no hubiera sido gitana.

Manuel Valls será candidato a las legislativas en el partido de Macron

Valls cuando era primer ministro, junto a su ministro de Economía, Emmanuel Macron, en 2015. EFE

Lo cierto es que en ese momento Valls era el miembro del Gobierno más popular en las encuestas gracias a que los votantes conservadoras le daban buena nota. Por eso, en 2014 Hollande, hundido en los sondeos, decidió nombrarle primer ministro para que se ocupara del trabajo sucio de imponer la mano dura con la inmigración y de ejecutar un giro económico que incluía bajar los impuestos. 

Una pareja infeliz

La jugada no funcionó para ninguno de los dos. Las reformas económicas de orientación liberal no tuvieron el efecto positivo prometido ni contribuyeron a un descenso significativo del paro. El único, y dramático, respiro político vino con los atentados de 2015, que conmocionaron a Francia con el ataque a la sala Bataclan. Permitieron a Valls ocupar el centro del escenario político, la declaración del estado de emergencia y su ascenso en las encuestas hasta un 40% de apoyo. "Estamos en guerra. Nuestra respuesta será despiadada", dijo Valls.

La comunidad islámica francesa sintió que la habían colocado en el bando de los enemigos. Valls tenía la capacidad de defender el laicismo tradicional de Francia como si fuera un fundamentalista. Quiso prohibir el hiyab en las universidades. El ministro de Universidades dijo que no había ningún problema por su uso en los campus y por tanto ninguna necesidad de crearlo. 

Cuando le preguntaron a Valls si el islam era compatible con los valores de la sociedad francesa, el primer ministro respondió: "Ciertas personas no quieren creerlo, una mayoría de ciudadanos franceses lo dudan, pero estoy convencido de que es posible". Sólo posible, pero aún no había encontrado pruebas de que fuera así.

El responsable de una organización contra la islamofobia respondió a Valls: "Estamos hartos de ser estigmatizados y de este discurso populista que es peor que el de la extrema derecha". 

El impulso en los sondeos tras los atentados había sido un espejismo. Hollande y Valls volvieron a caer y muy rápido. Valls se fue hasta el 22%. El primer ministro prorrogó una y otra vez el estado de emergencia, concedió más poderes a la policía y endureció su discurso contra la inmigración, pero los franceses daban más importancia a la situación económica. 

La amenaza exterior

Valls se convirtió en uno más de los políticos que dicen que es imperativo hacer frente a la extrema derecha, pero adoptando una parte de su retórica. Unos meses después de la crisis de los refugiados en el verano de 2015, insistió en Davos en que había una amenaza exterior: "Hoy, cuando hablamos en Europa, unos pocos segundos después  eso se escucha en los teléfonos móviles en los campos de refugiados". Por tanto, había que impedir que tuvieran esperanzas, más de las pocas que les concedía Valls.

"Francia necesita a la izquierda", dijo al dimitir como primer ministro y  presentar su candidatura a la presidencia. Pero la izquierda ya se había olvidado de él. Era el más conocido en las primarias socialistas y aun así fue derrotado por Benoît Hamon, que tampoco tenía mucho futuro en los comicios. Luego recomendó votar a Macron y  se mostró convencido de que formaría parte del nuevo movimiento político.

El destino natural de Valls era aportar su experiencia a la campaña de Macron, pero hasta eso estaba ya fuera de sus posibilidades. El futuro presidente parecía interesado en contar con él, pero sus asesores le convencieron de que no tenía sentido reclutar a un político tan desprestigiado.

Valls se sintió algo engañado. Tampoco podía confundirse. Era uno de los símbolos de un grupo de políticos fracasados y derrotados por un neófito. La única ventaja que tenía Valls sobre los demás es que él había nacido en Barcelona, lo que le concedió la opción de un fichaje con vistas a jugar en una Liga extranjera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha