Biden firma varios decretos para combatir el racismo sistémico en EEUU

El presidente de EE.UU., Joe Biden, habla este 26 de enero de 2021, desde la Casa Blanca, en Washington. EFE/Doug Mills

Joe Biden ha firmado este martes un paquete de cuatro órdenes ejecutivas que pretende ser un primer paso para cumplir con su compromiso de acabar con el racismo sistémico en Estados Unidos, tras un año en el que las protestas de los movimientos antirracistas se expandieron por todo el país. "Es hora de actuar porque eso es lo que la fe y la moral nos llaman a hacer", ha afirmado el presidente en un discurso en el que ha recordado la muerte del afroamericano George Floyd en manos de la policía.

Las nuevas medidas pretenden reducir la discriminación en la búsqueda de vivienda, luchar contra la xenofobia sufrida por la población estadounidense de origen asiático, aumentar la soberanía de las tribus nativas americanas y frenar los nuevos contratos del Departamento de Justicia con prisiones privadas. El presidente ha matizado que esta serie de decretos conforma solo el principio de un largo camino contra la discriminación estructural.

"Una vez más, no prometo que podamos acabar con esto mañana, pero les prometo: vamos a seguir avanzando para eliminar el racismo sistémico, y todas las ramas de la Casa Blanca y el gobierno federal serán parte de ese esfuerzo", ha afirmado Biden, cuya campaña electoral estuvo marcada por sus promesas para atajar la xenofobia en el país, azuzada por su predecesor.

El presidente ha ordenado al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano a corregir "el historial de prácticas discriminatorias" en las políticas de vivienda del gobierno federal sobre las que pesa, en palabras del presidente, un "racismo histórico". En relación a la orden para respetar la soberanía de las poblaciones indígenas, Biden ha solicitado a la agencia federal que revitalice el proceso de consulta de estas comunidades.

"El respeto por la soberanía indígena será la piedra angular de nuestro compromiso con las comunidades nativas americanas", ha destacado el presidente, quien ha matizado que esta orden es un nuevo avance en relación a la ampliación del acceso de las comunidades a la Reserva Nacional Estratégica por primera vez, para "asegurar que reciban ayuda de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para combatir la pandemia". 

Biden ha centrado una de sus nuevas medidas en la población estadounidense de origen asiático y los isleños del Pacífico recordando el incremento del racismo que han sufrido durante la pandemia de un virus al que Donald Trum denominaba una y otra vez como "el virus chino". El actual presidente ordena ahora a las agencias federales "combatir el resurgimiento" del racismo contra este colectivo provocado durante la crisis sanitaria.  "Esto es inaceptable y no es estadounidense. Le he pedido al Departamento de Justicia que fortalezca su vínculo con la comunidad asiático-americana y de las islas del Pacífico para prevenir esos crímenes de odio", ha explicado.

Por último, uno de los decretos más aplaudidos, se basa en la reformar el sistema de encarcelamiento con el objetivo de terminar con el uso de instalaciones de detención gestionadas por el sector privado, a partir de una directriz dirigida al Departamento de Justicia. "La orden ejecutiva ordena al Fiscal General que se niegue a renovar contratos con instalaciones criminales operadas de forma privada, un paso que comenzamos a dar al final de la administración de Obama y que fue revertido bajo la administración anterior", explica Biden.

"Este es el primer paso para evitar que las empresas se beneficien del encarcelamiento, que además es menos humano y menos seguro, como muestran los estudios. Y es solo el comienzo del plan de mi administración para abordar los problemas sistémicos en nuestro sistema de justicia penal", añade el presidente, en un claro guiño a una de las demandas más sonadas durante las protestas desatadas en EEUU el año pasado tras la muerte del afroamericano George Floyd asfixiado por un agente policial.

En un discurso en el que ha criticado de forma directa al "supremacismo blanco", Biden ha recordado también el fallecimiento de Floyd al inicio de su discurso. "Esos 8 minutos y 46 segundos que le quitaron la vida a George Floyd abrieron los ojos de millones de estadounidenses y millones de personas alrededor, en todo el mundo. Era la rodilla en el cuello de la justicia, y no se olvidaría. Conmovió la conciencia de decenas de millones de estadounidenses y, en mi opinión, marcó un punto de inflexión en la actitud de este país hacia la justicia racial", ha destacado el presidente.

Etiquetas
Publicado el
27 de enero de 2021 - 11:33 h

Descubre nuestras apps