China ratifica la polémica ley de seguridad de Hong Kong criticada por las asociaciones de derechos humanos

Cordón policial durante una protesta del movimiento prodemocrático en Hong Kong

EFE

0

El Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo) de China ha ratificado este martes la controvertida ley de seguridad de Hong Kong, según medios hongkoneses.

Fuentes citadas por el diario South China Morning Post aseguran que la ley ha sido ratificada esta mañana durante la reunión del Comité Permanente. La legislación podría entrar en vigor el miércoles, 1 de julio, fecha en la que se conmemora la retrocesión del territorio de la soberanía británica a la china en 1997.

Según el rotativo, la ANP debate ahora la inserción de la ley en el anexo III de la Ley Básica hongkonesa, considerada la "mini-constitución" de la ciudad semiautónoma, e incluiría penas de hasta cadena perpetua para "actos de secesión, subversión, terrorismo y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en peligro la seguridad nacional".

El diario añade que la ley fue ratificada con el voto unánime de los 162 miembros del Comité Permanente y que la agencia estatal de noticias Xinhua ofrecerá esta tarde "más detalles" sobre el contenido de la nueva normativa.

Por su parte, la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam, ha rechazado responder a preguntas relacionadas con la ley hasta que sea aprobada y figure en el anexo III para que Hong Kong la promulgue.

"Sería inapropiado responder cualquier pregunta sobre la ley en este momento. Lo único que puedo decir es que, cuando se apruebe, haremos todo lo posible para explicar cómo se pone en marcha y cómo se cumple", ha afirmado.

Una "gran amenaza" para los derechos humanos

La ONG Amnistía Internacional ha expresado en un comunicado que la aprobación de la ley representa una gran "amenaza" para los derechos humanos en Hong Kong y que, "desde ahora, China tendrá el poder de imponer sus leyes contra cualquier persona que considere sospechosa de cometer un crimen".

"La rapidez y el secretismo con el que China ha impulsado esta legislación agudiza el miedo de que Pekín ha creado un arma de represión para usarla contra críticos del Gobierno, incluyendo a gente que sólo expresa sus puntos de vista de manera pacífica", ha asegurado el jefe de la organización para China, Joshua Rosenzweig.

Añade que el objetivo de Pekín es "gobernar Hong Kong desde el miedo" y que la ley podría acabar castigando a los candidatos del movimiento prodemocrático que se presentan a las elecciones para el Consejo Legislativo hongkonés el próximo septiembre.

Por su parte, Japón ve "lamentable" la ratificación de la ley de seguridad de Hong Kong. En su rueda de prensa diaria, el ministro portavoz del Gabinete de Japón, Yoshihide Suga, dijo que estaba siguiendo el tema "con gran preocupación".

Penas de prisión

Todavía se desconoce el texto sobre el que trabaja el Legislativo chino, pero South China Morning Post citó el lunes a dos fuentes que aseguraron que la ley incluiría penas de hasta cadena perpetua para "actos de secesión, subversión, terrorismo y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en peligro la seguridad nacional".

Anteriormente se hablaba de penas máximas de 10 años de prisión, pero China parece apostar por la mano dura contra el movimiento prodemocrático. Una de las fuentes citadas por ese medio aseguró que la nueva norma "cubrirá más que la secesión y la subversión. La ley no va a ser un 'tigre sin dientes'".

Otro de los asuntos que se ha debatido en el seno del Comité Permanente, según esas fuentes, es la posibilidad de que la ley tenga efectos retroactivos una vez sea promulgada.

El texto legal tendría el objetivo de "salvaguardar la seguridad nacional" frente a la tan temida "injerencia extranjera" que Pekín considera que está detrás de las multitudinarias protestas que arrancaron hace más de un año. Abogados y activistas hongkoneses creen, sin embargo, que la ley terminará por cercenar las libertades de que goza la ciudad.

EEUU retira el "estatus especial" de Hong Kong

Estados Unidos ha revocado el "estatus especial" de Hong Kong ante el riesgo de que se desvíe tecnología estadounidense "sensible" a las autoridades chinas, según el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

En ese sentido, Ross explicó que "con la imposición por parte del Partido Comunista de China de nuevas medidas de seguridad en Hong Kong, el riesgo de que tecnología sensible de EE.UU. sea desviada al Ejército de Liberación Popular o el Ministerio de Seguridad del Estado (chino) ha aumentado, todo ello socavando la autonomía del territorio".

Antes de la retrocesión de Hong Kong en 1997 del Reino Unido a China, EEUU aprobó una ley que estipulaba que el Gobierno estadounidense seguiría tratando ese territorio bajo las mismas condiciones aplicadas cuando era colonia británica.

Sin embargo, en noviembre pasado y al calor de las ola de protestas prodemocracia y la represión policial en la urbe, Trump suscribió una ley apoyada por el Partido Demócrata y el Republicano que establecía que el Departamento de Estado debía comunicar anualmente al Congreso si EEUU debía continuar su relación especial con Hong Kong.

A finales de mayo, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, comunicó al Congreso del país que ya no podía considerarse a Hong Kong autónomo de China, como paso previo a la pérdida de su estatus especial.

La revocación de dicho estatus ha tenido consecuencias inmediatas ya que Pompeo informó este lunes de que su país dejará de exportar a partir de este martes equipamiento militar a Hong Kong.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats