Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lo que Feijóo entiende por calidad democrática, por Esther Palomera
El gol de un negro: de la final de la Eurocopa a la realidad del racismo en el deporte
OPINIÓN | 'La cacería', por Marco Schwartz

The Guardian en español

El goteo incesante de donantes que retiran su apoyo a Biden: “Si no renuncia, los demócratas perderán y será nefasto”

Fotografía del presidente estadounidense, Joe Biden.

Jonathan Yerushalmy

4

En los minutos posteriores a que Joe Biden y Donald Trump pisaran el escenario del primer debate de la campaña presidencial de 2024, la gran narrativa de este año electoral se salió de su eje y, en palabras del veterano locutor de la CNN John King, cundió entre los demócratas “un pánico profundo, amplio y agresivo”.

Una semana después, Biden ha dicho que no se va a ir a ninguna parte, pero el goteo de grandes donantes demócratas que se pronuncian contra el presidente se ha convertido en un torrente.

Este jueves, Abigail Disney –heredera de la fortuna de la familia Disney e importante donante del partido– anunció que retiraría sus donaciones a menos que Biden abandonara la carrera.

“Esto es realismo, no falta de respeto”, dijo Disney a la CNBC: “Si Biden no dimite, los demócratas perderán. De eso estoy absolutamente segura. Las consecuencias de la derrota serán realmente nefastas”.

En sus declaraciones, Disney dijo que la vicepresidenta, Kamala Harris, podría ser una candidata alternativa para vencer a Trump. “Si los demócratas toleraran cualquiera de sus defectos percibidos incluso una décima parte de lo que han tolerado los de Biden... Podemos ganar estas elecciones por mucho”, dijo.

Por ahora, Disney representa a una minoría de donantes, pero dentro de la campaña de Biden se está realizando un esfuerzo claro y concertado para aplacar el pánico entre los financiadores de la campaña.

El lunes, la campaña celebró una llamada programada apresuradamente con cientos de los principales donantes demócratas, según la agencia de noticias Reuters. En la llamada, el equipo de Biden prometió, al parecer, hacer más visible al presidente en apariciones públicas y mediante entrevistas para tranquilizar al votante.

A pesar de sus palabras, la campaña se ha visto obligada a responder a preguntas “incisivas” de los donantes, como: “¿Puede el presidente superar una campaña y otro mandato?”

Según Reuters y Associated Press, otra llamada con unos 40 donantes importantes durante el fin de semana se volvió tensa después de que se preguntara al director de campaña de Biden si la campaña ofrecería un reembolso si Biden no se presentaba.

En los días siguientes, un importante recaudador de fondos para la campaña de Biden dijo que algunos donantes estaban aprendiendo rápidamente la poca influencia que tenían en esta situación. “Hay mucha gente que se cree más importante de lo que en realidad es”, dijo.

Algunos donantes han tomado el mismo camino que Disney: interrumpir la financiación a menos que el candidato demócrata cambie.

El guionista Damon Lindelof, que ha sido un importante contribuyente al partido, propuso el miércoles un “DEMbargo”, retener la financiación hasta que Biden se aparte.

“Cuando un país no se comporta como queremos, aplicamos duras sanciones económicas. Es un toma y daca: un daño a corto plazo para una curación a largo plazo”, escribió Lindelof en Deadline.

Según la CNBC, el filántropo Gideon Stein suspenderá casi todas las donaciones previstas de 3 millones de dólares. “Prácticamente todos los donantes importantes con los que he hablado creen que necesitamos un nuevo candidato para derrotar a Donald Trump”, dijo Stein.

El miércoles, Reed Hastings, cofundador de Netflix y megadonante del partido demócrata, se sumó a los llamamientos para que Biden se retire de la carrera presidencial.

Hastings y su esposa, Patty Quillin, han sido prolíficos partidarios del partido demócrata, donando más de 20 millones de dólares en los últimos años, incluyendo aproximadamente 1,5 millones de dólares a Biden durante su campaña de 2020, según el New York Times.

La campaña de Biden está ansiosa por demostrar que su fuerza recaudatoria se mantiene tras el debate y ha destacado el récord de recaudación de fondos “de base” en los días posteriores al fiasco. El día del debate y el viernes siguiente fueron los mejores días de recaudación de fondos de pequeños donantes hasta la fecha, con más de 27 millones de dólares recaudados en ambos días.

El 59% de los demócratas que respondieron a una encuesta de Reuters/Ipsos afirmaron que el presidente de su propio partido era demasiado mayor para trabajar en el gobierno, y un 32% dijo que debería renunciar a su candidatura a la reelección.

Biden tenía una ventaja de 100 millones de dólares en financiación sobre Trump hace sólo unos meses, pero su campaña y el Comité Nacional Demócrata ingresaron en junio con 212 millones de dólares en el banco, frente a los 235 millones de la operación Trump y el Comité Nacional Republicano.

Sin embargo, los analistas predicen que si Biden puede seguir atrayendo donaciones en las semanas previas a la convención demócrata, podrá ofrecer a los estrategas del partido y a sus colegas del Congreso una razón para seguir siendo el candidato.

Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn e influyente donante, ha seguido apoyando a Biden, diciendo a su red de donantes en un correo electrónico que le parecía contraproducente estar “reflexionando sobre los defectos de Biden” y que deberían estar “organizándose en torno a los defectos de Trump”.

Etiquetas
stats