La portada de mañana
Acceder
Israel se revuelve contra el reconocimiento de Palestina con más ataques en Gaza
Sánchez se vuelca en la política exterior en plena campaña del 9J
Opinión - Verdad y democracia, según Feijóo. Por Esther Palomera

Ecologistas en Acción pide que en los bares y restaurantes se ofrezca agua del grifo

Ecologistas en Acción pide que en los bares y restaurantes se ofrezca agua del grifo

Rioja2

0

Ecologistas en Acción recomienda que los bares y restaurantes ofrezcan agua del grifo. Defienden que “el agua de grifo gana en calidad, ecología y economía comparada con la embotellada”.

“Detrás de una botella de agua hay un auténtico negocio”, apuntan los ecologistas. El precio de venta medio de un litro de agua embotellada puede llegar hasta 2 o 3 euros en un restaurante. En Logroño el litro de agua cuesta 0,0013 euros, es decir, varios cientos de veces más económico. A la cuestión económica se suman los impactos ambientales y sobre la salud.

Piden que aumente la información sobre las ventajas económicas, sociales y ambientales que tiene el agua de grifo y los impactos que genera el agua embotellada: más calidad y salubridad, menos residuos y protección de un bien común frente a la depredadora mercantilización.

Además, consideran que debe aumentar la concienciación del sector de la hostelería a través de una demanda social que exija en los establecimientos disponer en primer lugar de agua de grifo. No servir agua de grifo puede penalizar su actividad y disminuye la clientela.

“La hostelería debe avanzar en materia de prevención y reutilización”, defienden, por lo que apoyan la posibilidad de que se realicen campañas en hoteles, restaurantes y cafeterías para reducir residuos como los del agua embotellada.

“La obligación de la Administración es priorizar el interés común sobre intereses privados del lobby de la industria agroalimentaria”, apunta Ecologistas en Acción, “por eso en diferentes países europeos hay una legislación nacional que obliga a servir agua de grifo en la hostelería”. En España no hay una legislación nacional pero algunas autonomías han iniciado este proceso como Andalucía, Baleares, Navarra y parcialmente Cataluña.

Los ecologistas explican que “las administraciones autonómica y locales de La Rioja, deben fomentar el consumo de agua de grifo frente a la embotellada y adoptar medidas básicas de abastecimiento de agua en la vía pública”.

¿Por qué consumir agua del grifo?

1. Se favorece la protección de un bien común

El agua es un bien básico para la vida. La conservación de los ecosistemas hídricos es clave para que podamos disponer de agua en condiciones saludables. A su vez, el acceso universal al abastecimiento y saneamiento del agua, de forma equitativa y sostenible, es reconocido como un Derecho Humano por las Naciones Unidas. En cambio, para las grandes empresas es un recurso económico que genera importantes beneficios, pasando a un segundo plano la función social y ambiental del agua

2. Mejor calidad y control sobre su salubridad

El agua de grifo es más saludable porque tiene más controles sanitarios que la embotellada ya que se controlan parámetros microbiológicos y químicos. En España se cifra en un 99,5 % del total el agua para consumo que cumple con las garantías de calidad sanitaria. No se puede decir lo mismo en el caso del agua embotellada, cuya explotación está regulada por la Ley de Minas y no por la Ley de Aguas, más estricta en relación a la calidad y conservación. Un dato: el 93 % de las aguas embotelladas han presentado micropartículas de plástico.(Orb Media stud) que proceden del envase y del proceso de embotellamiento.

El plástico PET utilizado para fabricar botellas y garrafas de agua embotellada contiene diferentes cantidades de antimonio, según estudios científicos. Su concentración en el agua se incrementa por el tiempo de almacenamiento, la exposición a la luz solar y la temperatura. La utilización de botellas PET recicladas aumenta la exposición de sustancias tóxicas como los Ftalatos.

3. Se reduce la producción de residuos

Según los datos de la Estrategia Europea para el plástico, el 59 % de los residuos plásticos generados en Europa son envases. Las cifras en España son de un consumo de 3.500 millones de botellas de plástico al año. Estas cifras dan lugar a un problema ambiental de primer orden: en los océanos hay 5 billones de trozos de plásticos flotando.

El reciclaje no puede resolver con eficacia tal magnitud de residuos. En Europa, solo un 30 % se envía a reciclar y supone en muchos casos la pérdida de calidad del material resultante. Casi la mitad de los plásticos recogidos en Europa son exportados, en su mayor parte a Asia, donde no se asegura su reciclaje.

Resolver el grave problema de los residuos de plásticos pasa por buscar alternativas menos contaminantes. De aquí la importancia de reducir el consumo de agua embotellada en plástico y promocionar el uso del agua del grifo en la hostelería y otros espacios públicos.

4. Favorecer que el agua no sea una mercancía

Se conoce el agua como el «oro azul». Su mercantilización produce millonarios beneficios para las grandes compañías del agua embotellada. Un bien común de la humanidad y de la naturaleza, un derecho humano, se transforma así en mercancía. Puede utilizarse para la acumulación de riqueza a costa de la destrucción de los ecosistemas y de la desigualdad. El 95 % de los manantiales reconocidos en España están explotados por compañías que pertenecen, mayoritariamente a empresas transnacionales de la alimentación. Entre ellas Nestlé, Danone, Coca-Cola, Pascual, Vichy Catalán y Mahou-San Miguel.

Etiquetas
stats