Ayuso anuncia que suprime impuestos menores de la Comunidad que recaudaban 3,4 millones al año

Fátima Caballero

0

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado este miércoles que su Gobierno pretende eliminar todos los tributos propios con los que contaba hasta ahora la región, unos impuestos menores por los que el Ejecutivo regional recauda 3,4 millones de euros al año. Se trata, concretamente, de la supresión del impuesto sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados y del impuesto sobre Depósito de Residuos.

La reforma depende del apoyo de Vox, ya que debe ser aprobada en la Asamblea de Madrid. El Gobierno tiene previsto presentar en “octubre o noviembre” una proposición de ley en el parlamento regional para que la medida empiece a funcionar en enero de 2022, ha precisado Ayuso durante una rueda de prensa en la Puerta del Sol. La medida, según ha explicado la presidenta regional, afecta a una tasa “obsoleta” y a otra que se “solapa” con una estatal de próxima aprobación, lo que obligaría a suspenderla en cualquier caso.

“Madrid se convertirá en la única comunidad autónoma de régimen común sin tributos propios”, ha asegurado Ayuso. Para la portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Hana Jalloul, sin embargo, el anuncio de la presidenta madrileña es “puro humo” y lo ha tildado de “populismo”. “Madrid es la única Comunidad que mantiene el impuesto sobre máquinas de hostelería; el impuesto sobre residuos queda solapado por uno de ámbito estatal y el IAE carece de recargo desde 2009”, ha criticado Jalloul.

También ha lamentado la medida la líder de la oposición, Mónica García, portavoz de Más Madrid. “Su gran anuncio es la supresión de unos impuestos que, o bien pasan a ser estatales, o eran irrelevantes. Es un nuevo ejercicio de marketing”, ha criticado la diputada madrileña.Es una nueva pantomima neoliberal”, ha concluido.

En el caso de Carolina Alonso, la portavoz Unidas Podemos, considera que “la vuelta al cole de Ayuso se traduce en una barra libre a la ludopatía y una desprotección al medio ambiente”. Y ha añadido: “Propone la eliminación de unos impuestos clave, que ya no eran recaudatorios, sino disuasorios, lo que va a suponer un aumento de la ludopatía y una desprotección del medio ambiente”.

3,4 millones anuales

Según los datos facilitados por el Ejecutivo regional, en la Comunidad de Madrid, la recaudación por estos impuestos apenas supone el 0,02% del total, es decir, 0,7 euros por habitante frente a una recaudación total de 3.415 euros por contribuyente. En 2020, la tributación total por ambos impuestos fue de 3,4 millones de euros, lo que supone el 0,2% del presupuesto regional.

El impuesto sobre las máquinas en locales de hostelería autorizados grava la instalación de máquinas recreativas, con o sin premio, en este tipo de establecimientos. Se trata de un impuesto que para el Gobierno de la Comunidad ha quedado obsoleto tras la creación del impuesto estatal sobre el juego.

Actualmente, la Comunidad de Madrid es la única región que tiene un impuesto de estas características, siendo su recaudación residual ya que el grueso de la tributación se queda en la tasa fiscal sobre el juego. Así, en 2020, se tributó 1,2 millones de euros por el impuesto propio mientras que por la tasa fiscal se recaudó 144,6 millones.

Por su parte, el impuesto sobre depósito de residuos, destinado a la protección del medio ambiente, quedará solapado por el impuesto estatal que va a poner en marcha el Gobierno de España. En 2020, la recaudación en la Comunidad de Madrid por el tributo propio fue de 2,2 millones.

Por otro lado, la Comunidad de Madrid cuenta con un recargo del 0% sobre el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) desde el año 2009. Este impuesto grava el ejercicio de actividades empresariales, profesionales o artísticas en territorio nacional. La gestión es compartida entre el Estado y las comunidades.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado este miércoles que su Gobierno pretende eliminar todos los tributos propios con los que contaba hasta ahora la región, unos impuestos menores por los que el Ejecutivo regional recauda 3,4 millones de euros al año. Se trata, concretamente, de la supresión del impuesto sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados y del impuesto sobre Depósito de Residuos.

La reforma depende del apoyo de Vox, ya que debe ser aprobada en la Asamblea de Madrid. El Gobierno tiene previsto presentar en “octubre o noviembre” una proposición de ley en el parlamento regional para que la medida empiece a funcionar en enero de 2022, ha precisado Ayuso durante una rueda de prensa en la Puerta del Sol. La medida, según ha explicado la presidenta regional, afecta a una tasa “obsoleta” y a otra que se “solapa” con una estatal de próxima aprobación, lo que obligaría a suspenderla en cualquier caso.

“Madrid se convertirá en la única comunidad autónoma de régimen común sin tributos propios”, ha asegurado Ayuso. Para la portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Hana Jalloul, sin embargo, el anuncio de la presidenta madrileña es “puro humo” y lo ha tildado de “populismo”. “Madrid es la única Comunidad que mantiene el impuesto sobre máquinas de hostelería; el impuesto sobre residuos queda solapado por uno de ámbito estatal y el IAE carece de recargo desde 2009”, ha criticado Jalloul.

También ha lamentado la medida la líder de la oposición, Mónica García, portavoz de Más Madrid. “Su gran anuncio es la supresión de unos impuestos que, o bien pasan a ser estatales, o eran irrelevantes. Es un nuevo ejercicio de marketing”, ha criticado la diputada madrileña.Es una nueva pantomima neoliberal”, ha concluido.

En el caso de Carolina Alonso, la portavoz Unidas Podemos, considera que “la vuelta al cole de Ayuso se traduce en una barra libre a la ludopatía y una desprotección al medio ambiente”. Y ha añadido: “Propone la eliminación de unos impuestos clave, que ya no eran recaudatorios, sino disuasorios, lo que va a suponer un aumento de la ludopatía y una desprotección del medio ambiente”.

3,4 millones anuales

Según los datos facilitados por el Ejecutivo regional, en la Comunidad de Madrid, la recaudación por estos impuestos apenas supone el 0,02% del total, es decir, 0,7 euros por habitante frente a una recaudación total de 3.415 euros por contribuyente. En 2020, la tributación total por ambos impuestos fue de 3,4 millones de euros, lo que supone el 0,2% del presupuesto regional.

El impuesto sobre las máquinas en locales de hostelería autorizados grava la instalación de máquinas recreativas, con o sin premio, en este tipo de establecimientos. Se trata de un impuesto que para el Gobierno de la Comunidad ha quedado obsoleto tras la creación del impuesto estatal sobre el juego.

Actualmente, la Comunidad de Madrid es la única región que tiene un impuesto de estas características, siendo su recaudación residual ya que el grueso de la tributación se queda en la tasa fiscal sobre el juego. Así, en 2020, se tributó 1,2 millones de euros por el impuesto propio mientras que por la tasa fiscal se recaudó 144,6 millones.

Por su parte, el impuesto sobre depósito de residuos, destinado a la protección del medio ambiente, quedará solapado por el impuesto estatal que va a poner en marcha el Gobierno de España. En 2020, la recaudación en la Comunidad de Madrid por el tributo propio fue de 2,2 millones.

Por otro lado, la Comunidad de Madrid cuenta con un recargo del 0% sobre el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) desde el año 2009. Este impuesto grava el ejercicio de actividades empresariales, profesionales o artísticas en territorio nacional. La gestión es compartida entre el Estado y las comunidades.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado este miércoles que su Gobierno pretende eliminar todos los tributos propios con los que contaba hasta ahora la región, unos impuestos menores por los que el Ejecutivo regional recauda 3,4 millones de euros al año. Se trata, concretamente, de la supresión del impuesto sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados y del impuesto sobre Depósito de Residuos.